Los terremotos pueden hacer que los ríos cambien de curso: pregúntele al Ganges

Los terremotos pueden hacer que los ríos cambien de curso: pregúntele al Ganges

Los ríos hacen todo tipo de cosas extrañas, desde fluir hacia atrás hasta cambiar de curso y, a veces, estos cambios pueden ser provocados por eventos sísmicos como los terremotos. Un nuevo estudio ha revelado cómo un gran terremoto ocurrido hace 2.500 años provocó que uno de los ríos más grandes del planeta cambiara abruptamente de curso: una pequeña masa de agua que conocemos como Ganges.

El descubrimiento es un gran avance, ya que si bien sabemos desde hace mucho tiempo que los ríos cambian de curso (algo que la ciencia conoce como avulsiones), hasta ahora no se había confirmado que los terremotos pudieran ser la fuerza impulsora. Y ciertamente no por algo tan inmenso como el río Ganges.

Hoy en día, el Ganges recorre más de 2.575 kilómetros (1.600 millas) desde el Himalaya hasta la Bahía de Bengala. Forma el segundo sistema fluvial más grande del mundo, ya que se asocia con otros ríos, incluidos el Brahmaputra y el Meghna, superado sólo por el Amazonas en términos de caudal.

Un signo clásico de un paisaje alterado por un terremoto: una veta de arena que ha sido empujada hacia arriba a través de sedimentos de colores más oscuros.

Crédito de la imagen: Liz Chamberlain.

Es difícil imaginar que un gigante acuático así se mueva, pero los cambios de curso que abarcan décadas o varias inundaciones son parte integrante de la vida de un río. Esto se debe a que los sedimentos arrastrados río arriba pueden cambiar la disposición del terreno, elevando el lecho del río hasta que el agua encuentra un camino de menor resistencia al fluir en una dirección ligeramente diferente.

Sin embargo, las avulsiones no tienen por qué ser procesos tan prolongados, ya que este nuevo estudio ha revelado cómo los terremotos pueden provocar cambios de rumbo que ocurren casi instantáneamente. Al observar imágenes de satélite, el equipo descubrió lo que parecía ser un antiguo canal principal del Ganges que discurría paralelo al río tal como recorre hoy unos 100 kilómetros (62 millas).

Estaban explorando el área en 2018 cuando vieron algo interesante a lo largo del flanco del río retirado: volcanes de arena. Conocidos como sismitas, se caracterizan por franjas de arena que emergen verticalmente a través de capas horizontales de barro y son un efecto secundario conocido de los terremotos.

delfín del río ganges

La región podría sufrir pronto otro gran terremoto, que podría ser devastador para los seres humanos y la vida silvestre residentes.

Haber de imagen: Binoy B Gogoi/Shutterstock.com

Encontraron sismitas en una gran extensión de tierra y todas parecían tener patrones similares, lo que indica que fueron creadas al mismo tiempo. El análisis químico de las sismitas reveló que datan de hace 2.500 años, cuando lo que los investigadores sugieren fue un terremoto de magnitud 7 u 8 reformó el paisaje.

En cuanto a la fuente del terremoto que desplazó el Ganges, podría haberse originado en una zona de subducción al sur y al este, donde parte de la corteza oceánica se abre camino debajo de Bangladesh, Myanmar y el noreste de la India. Alternativamente, las grandes fallas en la base del Himalaya pueden haber sido la fuerza impulsora, una posibilidad preocupante ya que las investigaciones sugieren que estas zonas podrían deberse a otro terremoto de magnitud similar al que cambió el curso del Ganges.

Los terremotos son increíblemente mortales y tienen la capacidad de desplazar el agua hacia el interior y hacia el mar mientras desatan tsunamis catastróficos. Como tal, se están realizando muchas investigaciones para tratar de predecir mejor cuándo se producirán estos desastres naturales, incluida la investigación de la geología de las zonas de subducción que pueden desencadenar megaterremotos.

Es una investigación innovadora, tanto en sentido figurado como literal.

El estudio se publica en la revista Nature Communications.

Subir