Los primeros humanos modernos dominaron la caza con arco hace 54.000 años

Basándonos en una investigación en la cueva Mandrin de Francia, en febrero de 2022 publicamos un estudio en la revista Science Advances que retrasó la evidencia más temprana de la llegada del primer Homo sapiens a Europa a hace 54 000 años, 11 milenios antes de lo que se había establecido previamente.

En el estudio, describimos nueve dientes fósiles excavados en todas las capas arqueológicas de la cueva. Se determinó que ocho eran de los neandertales, pero uno de una de las capas intermedias pertenecía a un Homo sapiens paleolítico. Con base en este y otros datos, determinamos que estos primeros Homo sapiens de Europa fueron reemplazados más tarde por poblaciones de neandertales.

El único diente de Homo sapiens se descubrió en una capa arqueológica notable y rica que también incluía aproximadamente 1.500 pequeñas hojas de piedra o hojas, algunas de menos de 1 centímetro de largo. Todos formaban parte de la tradición “neroniana”, nombrada en 2004 por uno de nosotros, Ludovic Slimak, en honor a la cueva de Néron en la región francesa de Ardèche. Las herramientas de piedra de Neronian son distintivas y no se encontraron puntos similares en las capas dejadas por los neandertales que habitaron el refugio rocoso antes y después. También tienen sorprendentes paralelismos con los realizados por otros Homo sapiens a lo largo de la costa este del Mediterráneo, como se ejemplifica en el sitio de Ksar Akil al noreste de Beirut.

Vista de las excavaciones arqueológicas en la entrada de la cueva Mandrin de Francia. Ludovic Slimak, CC BY-ND

Este mes en la revista Science Advances, publicamos un estudio que anuncia que los humanos que llegaron a Europa hace unos 54.000 años dominaban el uso de arcos y flechas. Este descubrimiento hace retroceder el origen en Eurasia de estas notables tecnologías en aproximadamente 40.000 años.

El surgimiento en la prehistoria de armas propulsadas mecánicamente (lanzas o flechas lanzadas lanzando palos (atlatl) o arcos) se percibe comúnmente como uno de los sellos distintivos del avance de las poblaciones humanas modernas hacia el continente europeo. Sin embargo, el origen del tiro con arco siempre ha sido arqueológicamente difícil de rastrear porque los materiales utilizados tienden a desaparecer del registro fósil.

Invisibilidad arqueológica

Las armaduras (puntas duras hechas de piedra, cuerno o hueso) constituyen la principal evidencia de las tecnologías de armas en el Paleolítico europeo. Sin embargo, los materiales asociados con el tiro con arco (madera, fibras, cuero, resinas y tendones) son perecederos y, por lo tanto, rara vez se conservan. Esto dificulta el reconocimiento arqueológico de estas tecnologías.

El equipo de tiro con arco parcialmente conservado se encontró en Eurasia solo en tiempos más recientes, hace entre 10 y 12 milenios, y en suelo congelado o turberas, como en el sitio de Stellmoor en Alemania. Según el análisis de armaduras, el tiro con arco ahora está bien documentado en África hace aproximadamente 70,000 años. Si bien algunas armaduras de pedernal o de asta de ciervo sugieren la existencia de tiro con arco desde las primeras fases del Paleolítico superior en Europa hace más de 35.000 años, su forma y cómo estaban empuñadas, unidas a un eje o mango, no permiten confirmar que fueran eran propulsados ​​por un arco.

Las armaduras más recientes del Paleolítico superior europeo tienen similitudes entre sí, lo que no nos permite determinar claramente si fueron propulsadas por un arco o un atlatl. Esto hace que la posible existencia del tiro con arco durante el Paleolítico superior europeo sea arqueológicamente plausible, pero difícil de establecer.

Réplicas Experimentales

Las puntas de piedra encontradas en la cueva de Mandrin son extremadamente ligeras (el 30% pesa apenas unos gramos) y pequeñas (casi el 40% de estas diminutas puntas presentan un ancho máximo de 10 mm).

Para determinar cómo podrían haber sido propulsados, el primer paso fue hacer réplicas experimentales. Luego convertimos las puntas recién hechas en astas y probamos cómo se comportaban cuando se les disparaba con arcos y lanzas, o simplemente empujándolas. Esto nos permitió probar sus características balísticas, límites y eficiencia.

Las diminutas puntas experimentales se utilizaron como puntas de flecha y se dispararon con arco o atlatl, y las fracturas resultantes se compararon con las cicatrices encontradas en el material arqueológico. Laure Metz, Slimak Ludovic, CC BY-ND

Después de disparar nuestras réplicas experimentales, examinamos las fracturas resultantes y las comparamos con las encontradas en el material arqueológico. Las fracturas y cicatrices muestran que tenían un mango distal, unidos al extremo partido de un eje. Su pequeño tamaño y su ancho especialmente estrecho nos permiten concluir cómo fueron disparados: solo era posible la propulsión a alta velocidad por un arco, según determinó nuestro análisis. Los datos de la cueva Mandrin y las pruebas que realizamos enriquecen nuestro conocimiento de estas tecnologías en Europa y ahora nos permiten hacer retroceder la era del tiro con arco en Europa en más de 40.000 años.

Ludovic Slimak vía AP

Nuestro estudio también arroja luz sobre el armamento de estas poblaciones neandertales, que fueron contemporáneos de los humanos modernos neronianos. Los neandertales no desarrollaron armas propulsadas mecánicamente y continuaron usando sus armas tradicionales basadas en el uso de enormes lanzas con punta de piedra que se empujaban o lanzaban con la mano y, por lo tanto, requerían un contacto cercano con el juego que cazaban. Las tradiciones y tecnologías dominadas por estas dos poblaciones eran, por lo tanto, distintas, lo que ilustra una notable ventaja tecnológica objetiva para las poblaciones modernas durante su expansión en Europa.

Estos descubrimientos no solo remodelan profundamente nuestro conocimiento de los neandertales y los humanos modernos en Europa occidental, sino que también plantean muchas preguntas sobre la estructura y organización de estas diferentes poblaciones en el continente. Las elecciones técnicas no son únicamente el resultado de las capacidades cognitivas de las diferentes poblaciones de homínidos, sino que también pueden haber dependido del peso de las tradiciones dentro de estas poblaciones humanas modernas y neandertales.

Laure Metz es Archéologue et chercheuse en antropologie en la Aix-Marseille Université (AMU). Jason E. Lewis es profesor de antropología y subdirector del Instituto de la Cuenca de Turkana en la Universidad de Stony Brook (Universidad Estatal de Nueva York). Ludovic Slimak es miembro permanente del CNRS en la Université Toulouse – Jean Jaurès. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.