EXCLUSIVO: Fuerzas de Eritrea y Tigrayan asesinaron y violaron a refugiados – HRW

NAIROBI, 16 sep (Reuters) – Soldados eritreos y milicias de Tigray violaron, detuvieron y asesinaron a refugiados eritreos en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, dijo el jueves un organismo internacional de vigilancia de los derechos humanos.

El informe de Human Rights Watch detalló los ataques alrededor de dos campamentos en Tigray, donde las fuerzas locales han luchado contra el gobierno etíope y sus aliados eritreos desde noviembre en un conflicto que ha sacudido la región del Cuerno de África.

Decenas de miles de refugiados eritreos viven en Tigray, una provincia montañosa y pobre de unos 5 millones de personas.

Los tigrayanos desconfiaban de ellos porque eran de la misma nacionalidad que los soldados eritreos ocupantes, los eritreos porque la lealtad de los refugiados era sospechosa después de que huyeron de su tierra natal.

«Los horribles asesinatos, violaciones y saqueos contra los refugiados eritreos en Tigray son claros crímenes de guerra», dijo Laetitia Bader, directora del Cuerno de África de Human Rights Watch (HRW), cuyo trabajo, reportado por primera vez por Reuters, se basó en entrevistas con 28 refugiados. y otras fuentes, incluidas imágenes de satélite.

El ministro de Información de Eritrea no respondió de inmediato a las llamadas en busca de comentarios, pero Eritrea ha negado anteriormente las atrocidades y dijo que sus fuerzas no han atacado a civiles.

Un portavoz del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray dijo que las fuerzas formales uniformadas de Tigray se habían trasladado recientemente al área y que era posible que las milicias locales cometieran abusos.

«Es principalmente durante el último mes que nuestras fuerzas se trasladaron a esas áreas. Había una enorme presencia del ejército eritreo allí», dijo a Reuters Getachew Reda. «Si hubiera grupos de justicieros actuando en el calor del momento, no puedo descartar eso».

Los investigadores internacionales pueden visitar el área, dijo.

Antes del conflicto de Tigray, Etiopía acogió a unos 150.000 refugiados eritreos que huían de la pobreza y del gobierno autoritario.

Gran parte del informe se centró en dos campos, Shimelba y Hitsats, destruidos durante los combates. HRW citó las cifras de la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, según las cuales 7,643 de los 20,000 refugiados que vivían entonces en los campamentos de Hitsats y Shimelba siguen desaparecidos.

ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, dijo que estaba «consternada» por los informes de «inmenso sufrimiento» en los campos de refugiados, a los que no pudo acceder de noviembre a marzo.

‘EN CADA CASA, GENTE MUERTO’

Las fuerzas eritreas llegaron a la ciudad norteña de Hitsats el 19 de noviembre, mataron a los residentes y saquearon y ocuparon el campo de refugiados, dijo HRW. Algunos refugiados ayudaron a los saqueadores directos, dijo un residente a HRW.

«En todas las casas, murieron personas», dijo un residente a HRW.

Cuatro días después, los combatientes de Tigrayan atacaron un área cerca de la iglesia ortodoxa etíope del campamento de Hitsats, matando a nueve refugiados e hiriendo a 17, informó HRW.

«Mi esposo tenía a nuestro hijo de 4 años en la espalda ya nuestro hijo de 6 en brazos. Cuando regresó para ayudarme a entrar a la iglesia, le dispararon», dijo un refugiado a Human Rights Watch.

Según los informes, dos docenas de residentes en la ciudad de Hitsats murieron en enfrentamientos ese día, informó HRW.

El informe decía que HRW no había podido determinar hasta qué punto las fuerzas formales de Tigray comandaban directamente sobre las milicias locales de Tigray que operaban alrededor de Hitsats.

Poco después, los soldados eritreos detuvieron a dos docenas de refugiados, a quienes nunca se les volvió a ver, dijo HRW. También llevaron a los 17 refugiados heridos de regreso a Eritrea.

Las fuerzas eritreas se retiraron del campamento de Hitsats a principios de diciembre. Las fuerzas de Tigrayan regresaron el 5 de diciembre, enviando refugiados que huían bajo ataque.

Los refugiados de las aldeas de Zelasle y Ziban Gedena, al noroeste de Hitsats, informaron que les dispararon y atacaron con granadas. Las fuerzas de Tigrayan hicieron marchar a los refugiados que huían de regreso a Hitsats, disparando a algunos rezagados, informaron los refugiados a HRW. Algunas mujeres también dijeron que fueron violadas por combatientes de Tigrayan mientras huían. Una mujer de 27 años dijo que los combatientes de Tigrayan la violaron junto con su hermana de 17 años.

Las fuerzas de Tigrayan se retiraron de Hitsats el 4 de enero, dijo HRW. Las fuerzas eritreas regresaron, ordenaron a los refugiados restantes que se fueran y luego destruyeron el campamento.

En el campamento más al norte, Shimelba, las fuerzas eritreas mataron al menos a un refugiado, violaron al menos a otros cuatro y mataron a residentes locales, dijo HRW.

La violencia y la grave escasez de alimentos obligaron a algunos refugiados a regresar a Eritrea. Otros huyeron al sur a otros dos campamentos, Adi Harush y Mai Aini. Las fuerzas de Tigrayan se apoderaron de esos campamentos en junio y los refugiados han informado de asesinatos y saqueos.

«Estamos extremadamente preocupados por la situación actual de más de 20.000 refugiados eritreos que viven en el campamento de Mai Aini y Adi Harush en el sur de Tigray», dijo ACNUR a Reuters el miércoles, diciendo que había una grave escasez de alimentos y agua y que no había atención médica disponible.

Editado por Andrew Cawthorne

Fuente Reuters.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba