Cómo desarmar una Xbox 360 Slim para reparaciones y modificaciones

Hay muchas razones por las que es posible que desees completar un desmontaje de Xbox 360. Si su Xbox 360 es constantemente víctima del infame Anillo Rojo de la Muerte, se puede iniciar una reparación de soldadura simple abriendo la carcasa. Pero no se trata sólo de reparaciones. Puede abrir la carcasa de su Xbox 360 si desea agregar nuevas funciones a su consola completamente funcional.


No importa el motivo, desarmar tu Xbox 360 es posible en solo unos pocos pasos.


Antes de poder responder la pregunta de cómo abrir tu Xbox 360, necesitarás reunir las herramientas adecuadas. Específicamente, necesitará las siguientes herramientas:

  • Un destornillador de punta plana
  • Un destornillador Torx T10
  • Un clip sin doblar
  • Un spudger, pero si no tienes uno, tu destornillador de punta plana es aceptable

Algunos prácticos contenedores para tornillos tampoco están de más, y seguramente te agradecerás en la fase de reensamblaje si todos tus tornillos están bien organizados.

Recuerde conectarse a tierra mientras trabaja tocando una superficie metálica sin pintar dentro de la Xbox 360. Esto reducirá la probabilidad de que la electricidad estática dañe los componentes internos. También existe la opción de una pulsera antiestática para protegerte contra posibles golpes que podrían dañar o incluso quemar tu Xbox 360.

Pasos para el desmontaje de Xbox 360

Una vez que haya reunido sus herramientas, estará listo para abrir su Xbox 360. A diferencia de muchas consolas comparativas, acceder al funcionamiento interno de su Xbox 360 es algo difícil. Deberá quitar la placa frontal, las rejillas de los extremos, el panel inferior y el panel superior antes de tener acceso a los componentes internos.

El proceso de apertura de tu Xbox 360 variará según el modelo. La Xbox 360, la Xbox 360 S (Slim) y la Xbox 360 E tienen carcasas notablemente diferentes. Como resultado, las ubicaciones de los soportes que mantienen unido el estuche difieren. En este artículo, hemos desmontado una Xbox 360 S.

1. Retire las cubiertas laterales

En cierto modo, derribar la Xbox 360 S es más sencillo que sus versiones anteriores. Deberá comenzar quitando las dos cubiertas laterales. La cubierta lateral inferior tiene un pestillo que le permite hacer clic y soltarla. Luego, deberá soltar suavemente la otra parte del panel lateral. A menudo es posible hacer esto tirando suavemente, pero puedes usar tu spudger para soltar los clips si tienes dudas.

Una vez que hayas quitado la cubierta lateral inferior, deberás quitar la cubierta lateral superior. La cubierta lateral superior no tiene ningún pestillo y, en cambio, está sujeta al chasis de Xbox en todos los lados. Introduzca su spudger o destornillador en la unión entre la cubierta lateral superior y la Xbox 360 hasta que comience a levantarse.

2. Retire las placas frontales laterales

Ahora que has quitado las cubiertas laterales en ambos extremos de tu Xbox 360, necesitarás quitar las placas frontales laterales subyacentes. Desafortunadamente, estos pueden ser bastante difíciles de eliminar. Tendrás que pasar el spudger por debajo de los orificios situados más a la izquierda, en el medio y a la derecha a cada lado de la placa frontal. Inclina la hoja del spudger hacia arriba hasta que el clip que sujeta la placa frontal se suelte.

Es difícil no sentir que estás rompiendo algo durante este paso. En última instancia, quitar las dos placas frontales por primera vez requerirá un poco de presión.

3. Desinstale el adaptador Wi-Fi y el disco duro

Una vez retiradas las cubiertas laterales y las placas frontales, está listo para retirar el adaptador Wi-Fi y el disco duro. El adaptador Wi-Fi se encuentra debajo de la placa frontal superior, mientras que el disco duro está debajo de la placa frontal inferior. Necesitará usar su destornillador Torx T10 para quitar el adaptador Wi-Fi. Retire el tornillo, luego extraiga suavemente el adaptador Wi-Fi de su puerto y sáquelo del chasis.

Una vez que hayas dejado a un lado el adaptador Wi-Fi, deberás quitar el disco duro de tu Xbox 360. Descubrirá que quitar el disco duro es mucho más fácil que quitar el adaptador, ya que incluye una cómoda lengüeta. Coloque la Xbox 360 de lado para que el disco duro mire hacia arriba, luego tire directamente hacia arriba de la pestaña hasta que el disco duro se desconecte de sus puertos. Deje el disco duro y el adaptador Wi-Fi a un lado sobre una superficie limpia y segura.

4. Retire los marcos y separe el panel posterior

Ahora que has quitado el adaptador Wi-Fi y el disco duro, estás casi listo para acceder al chasis interno de tu Xbox 360 Slim. Antes de hacer eso, deberá quitar los marcos de los paneles laterales superior e inferior que alguna vez mantuvieron las placas frontales y las cubiertas laterales en su lugar. Al igual que con las placas frontales, puedes lograr esto colocando el destornillador detrás de los clips debajo del marco mientras lo retiras de la Xbox.

Después de quitar ambos marcos, puedes acceder al chasis interno de tu Xbox 360 separando el panel posterior. Usa tu spudger para aplicar presión debajo de los dos clips que sujetan el marco trasero en su lugar. Es posible que tengas que mantener los lados separados para evitar que se vuelvan a unir. Una vez que estén separados, deberás pasar el spudger o el destornillador por la costura de la Xbox 360 hasta que la parte inferior de la parte posterior se divida por completo.

Finalmente, voltea tu Xbox 360 y busca y suelta el clip interno que sujeta la parte superior de la parte posterior. Una vez que se haya soltado este clip interno, puedes dividir las dos mitades separándolas con la mano o usando tu spudger para separarlas. Generalmente es recomendable utilizar el spudger, ya que es bastante frustrante separar el panel posterior de la Xbox 360 a mano.

Cualquier garantía activa en su Xbox 360 se anulará tan pronto como complete este paso porque es necesario romper la etiqueta del sello de Microsoft para continuar.

5. Retire los tornillos internos de la caja.

Después de haber quitado el panel inferior, deberías ver el chasis metálico subyacente de tu Xbox 360. Seis tornillos sujetan la parte superior de la carcasa interna en su lugar, incluidos dos tornillos en el lado derecho, dos tornillos en el lado izquierdo y dos tornillos en el lado izquierdo. tornillos en las hendiduras del medio. Retire todos los tornillos con su destornillador T12 y déjelos a un lado en un recipiente seguro. Es vital asegurarse de quitar los tornillos correctos; en este caso, los seis que se muestran arriba. Cada tornillo mide 2,5″ de largo. No podrá quitar el panel superior de su Xbox 360 hasta que retire los seis tornillos T12.

6. Retire el panel frontal

Finalmente, estás listo para quitar el panel frontal. Deberá soltar dos clips a cada lado del panel frontal para permitir que se suelte. Coloque su Xbox 360 de lado de modo que el panel lateral inferior mire hacia arriba, luego inserte su spudger y aplique presión en la parte posterior del clip interno. Cuando se suelte, voltea tu Xbox 360 nuevamente y suelta el clip debajo del panel lateral superior.

Separe con cuidado el panel frontal de su Xbox 360, pero no intente quitarlo por completo. El panel frontal todavía está conectado a tu Xbox mediante un cable importante y delicado. Coloque con cuidado el panel frontal a un lado para que tenga acceso, luego use un spudger o unas pinzas delicadas para desbloquear el conector de la pantalla.

Tome precauciones al acceder a los componentes internos

Recuerde tener cuidado al trabajar con su Xbox 360. Una vez que abre la Xbox 360, es fácil causar daños irreversibles a su consola a través de errores simples, como no conectarse a tierra antes de tocar el hardware. Su acceso inmediato a la unidad de DVD, la placa RF y la placa base significa que todos los componentes están en riesgo.

Si aún no lo has hecho, conéctate tocando una superficie metálica sin pintar en el chasis interior de la Xbox 360 mientras trabajas. Evite usar prendas propensas a la estática hechas de telas como lana, piel, algodón o seda. Si tiene equipo ESD disponible, como una muñequera antiestática o un tapete de escritorio, utilícelo mientras trabaja para reducir la probabilidad de daños por ESD.

Lo más importante es que investigue cuidadosamente cualquier reparación o modificación que desee realizar. Ciertas soluciones populares, como el «truco de la toalla de Xbox 360», son rudimentarias y presentan un grave riesgo potencial de incendio. Si bien los métodos adecuados pueden no ser tan fáciles como las soluciones populares, proporcionarán resultados fantásticos.

Desmonta tu Xbox 360 con facilidad

Si bien el desmontaje de Xbox 360 puede parecer intimidante, en realidad es un proceso simple. La mayor parte del proceso de desmontaje implica retirar las distintas placas que protegen los componentes internos de la consola. Una vez que tenga acceso a la placa base y a los componentes, podrá realizar casi cualquier reparación o modificación imaginable en tan solo unos pocos pasos.