TRUCOS CAFÉ LIMPIEZA | Café para limpiar: ¡No tires los restos del café! Úsalos en estos sitios y te sorprenderás

Para muchas personas tomar un café por la mañana suele ser una de las primeras acciones del día. La cafeína que contiene una buena taza puede significar un revulsivo para hacerse con el día siempre y cuando, eso sí, no se consuma en exceso. Han surgido multitud de formas de consumirlo y cada vez surgen nuevas recetas y productos que contienen cafeína y se adaptan a todos los gustos.

Los efectos de la cafeína son temporales, pero cuenta con numerosas ventajas -siempre y cuando no se superen los 300 miligramos recomendados diariamente-. Además de aportar energía, este elemento ciertos beneficios: aumento del metabolismo basal; protección del cerebro y prevención de enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer; mejora del estado de ánimo, etc. Sin embargo, abusar de su consumo puede traer consecuencias negativas, como: dolores de cabeza, mareos, o insomnio.

Puede que a más de uno le sorprenda viniendo de un producto vinculado al consumo humano que también tenga sus ciertas aplicaciones en el hogar. No es tan de extrañar si se tiene en cuenta que en los clásicos trucos caseros de limpieza se suele hacer uso de algunos elementos presentes en toda cocina. El vinagre y el bicarbonato no son los únicos partícipes en la tarea de eliminar manchas, sacar brillo o este tipo de funciones que vienen a cumplir gracias a las propiedades de cada ingrediente.

También hay trucos sorprendentes como meter una esponja en la lavadora o introducir un rollo de papel higiénico en la nevera.

El truco de usar restos de café para limpiar

Por eso, si quieres darle una segunda oportunidad a las sobras del café después de tomarte una taza, aquí tienes algunos de los usos que le puedes dar al grano molido en la limpieza de casa:

Sartenes y ollas. Si tus utensilios de cocina tienen trozos de grasa pegados, puedes calentarlas con un poco de agua en su interior. Después, vacíalas y pasa un estropajo en movimientos circulares con el café para que este raspe esa suciedad.

Neutraliza el mal olor. En este caso, tendrás que introducir en un bote o un pequeño saco unas cucharadas de café molido -sin usar, seco- y ponerlo en el armario o en el espacio donde quieres que atrape los olores. Si tu problema está en el inodoro, puedes incluir en un litro de agua unos cuantos posos para neutralizar el hedor.

Limpiar las tuberías. El café molido puede ayudar a desatascar las tuberías cuando los restos se acumular en su interior y no dejan pasar el agua.

Acaba con la suciedad de tus utensilios de cocina. Al igual que con las ollas y sartenes, también puedes frotar superficies o utensilios con restos de café. Luego tan solo tendrás que enjuagar y limpiar como habitualmente.

Disimula las manchas de los muebles. Si en tu mesa han quedado las manchas de los vasos puedes optar por esparcir los posos del café por encima para teñir la superficie.

Evita las plagas. El polvo de café repele a las hormigas.