TRUCO ZAPATILLAS BLANCAS | El truco para limpiar tus zapatillas blancas: En pocos pasos limpia toda la suciedad

Los zapatos blancos son un básico en casi cualquier armario, su facilidad para combinar los hacen imprescindibles. Pero un excesivo uso van haciendo que se pierda el blanco natural, ya sea por el paso del tiempo o por la suciedad. Uno de los remedios que se puede pensar de primeras, es meterlos en la lavadora, pero no es recomendable, ya que se pueden estropear.

La mejor manera de limpiarlos es haciéndolo a mano y con cuidado. La vida útil de los zapatos es una incógnita, puesto que depende de muchos factores como la calidad con la que estén hechos, el uso que tengan o la frecuencia con la que se suelen limpiar. Es aconsejable, darles un cuidado después de cada uso, para así mantenerlos en perfecto estado el mayor tiempo posible.

Existen productos en el mercado específicos para su limpieza, pero suelen ser caros y, dependiendo del tipo de calzado varían, teniendo que comprar de varios tipos distintos. No obstante, hay remedios caseros que suplen esos productos, consiguiendo unos resultados muy similares.

El mejor truco para quitar la suciedad de las zapatillas blancas y dejarlas como nuevas

Limpiar los zapatos con jabón de lavavajillas y crema de agua oxigenada

En TikTok se pueden encontrar recomendaciones de todo tipo para la limpieza del hogar o de la ropa. En este caso, la cuenta @mimodemami ofrece un truco para recuperar el blanco de los zapatos. Tan solo se necesitan dos productos.

Utilizando jabón de lavavajillas y crema de agua oxigenada se puede conseguir un resultado espectacular en pocos minutos. Lo primero que hay que hacer es retirar los cordones, que se lavarán por separado. Luego, en un cubo y con la ayuda de un cepillo, se echa jabón de lavavajillas y se frotan los zapatos para extraer la suciedad más externa. Luego se aclaran las zapatillas y se les echa crema de agua oxigenada y otra vez jabón de lavavajillas y se le vuelve a aplicar a las zapatillas, dejándolas reposar media hora.

Mientras se espera, en la misma mezcla de antes, se pueden sumergir los cordones, con un poco de agua hasta que estén cubiertos, para que se queden limpios. Una vez pasado los treinta minutos, se vuelven a frotar y se aclaran. El último paso consiste en dejarlos secar en algún sitio, intentando que no les dé el sol directamente, ya que los puede dañar. De esta forma, recuperaras las zapatillas, que lucirán como si fuesen recién compradas.