TRUCO ESPONJA COCINA | Cortar una esquina de la esponja: la solución que cada vez hace más gente para lavar los platos

Las esponjas son objetos que utilizamos a diario para la limpieza del hogar. Sin embargo, este objeto tan utilizado es tan útil como peligroso para nuestra salud. Hoy queremos explicarte cómo evitar riesgos innecesarios. A continuación te explicamos por qué cortar la esquina de la esponja puede ayudarnos a solucionar este problema tan común.

Según un estudio reciente, las esponjas figuran entre los objetos más sucios que tenemos en casa. De hecho, una esponja de fregar puede contener hasta más de 50.000 millones de microorganismos por centímetro cúbico de superficie. Esta cifra es muy alta y asusta, por lo que debemos tener cuidado con lo que utilizamos para limpiar nuestros platos.

Adiós a la campana de cocina: la solución que no ocupa espacio ni hace ruido

Cómo desinfectarla

Para utilizar correctamente la esponja de cocina, primero debemos acordarnos de desinfectarla después de cada nuevo uso. La mejor forma de hacerlo es colocarla en un recipiente con agua fría y meterla en el microondas. Tras poner el microondas a máxima potencia, dejamos reposar la esponja así durante al menos 2 minutos. Después podemos sacarla, escurrirla y dejarla secar. Si no tenemos microondas, podemos hervir una taza de agua y luego añadir vinagre blanco. Empapamos nuestra esponja y la dejamos así durante 20 minutos. Después, podemos enjuagarla y ponerla a secar. He aquí por qué cortar la esquina de la esponja puede ayudarnos a resolver este problema tan común

Adiós a la mampara de ducha, la nueva tendencia que arrasa y no exige tanta limpieza

Adiós a la mampara de ducha, la nueva tendencia que arrasa y no exige tanta limpieza

Hemos descubierto que la esponja es un receptáculo de gérmenes. El mayor error que podemos cometer es utilizar la misma esponja para varios usos. Para evitar confusiones, podemos utilizar este truco: cortar la esquina de la esponja. Con una tijera, podemos hacer un pequeño corte en la esponja que queremos distinguir de las demás. De este modo, ya no correremos el riesgo de confundir esponjas destinadas a otros usos. De hecho, utilizar la misma esponja para fregar los platos, limpiar la campana extractora y desinfectar superficies puede llegar a ser muy peligroso para nuestra salud.

En cualquier caso, debemos acordarnos de sustituir las esponjas que utilizamos cada 3 semanas. De este modo, conseguiremos el máximo nivel de higiene y calidad de limpieza con su uso.