TRUCO CORRE PERSIANAS | Adiós a las correas negras de la persiana: así debes limpiarla para eliminar toda la mugre

Las persianas son un lugar esencial de cualquier estancia y, a pesar de que su aspecto no parece que vaya a marcar mucho la diferencia, lo cierto es que podría ser un antes y un después.

Adiós a cambiar el agua de la fregona: el truco higiénico para dejar cada estancia reluciente

Lo más significativo en cuanto a estética de estos esenciales para cualquier habitación de la casa es su color blanquecino. Si bien la cara interior, la visible para los usuarios de la casa, suele conservar su color original, cabe echar un vistazo a la exterior. Esta parte retiene todos los restos que, cuando la persiana está bajada, van en dirección a la ventana.

No obstante, no hay persiana válida sin una correa en condiciones. Es esencial conservar en el mejor estado posible este elemento para evitar accidentes como una ruptura que nos obligue a llamar a un especialista para que cambie todo el mecanismo por completo.

Persianas impolutas

¿Sabes cómo limpiar su tejido al completo sin dañarlo y sufrir en el intento? Aquí te dejamos un método para sacarle todo el partido posible. Lo único que necesitas es un spray quitagrasas, jabón para lavar los platos y un estropajo para frotar todas las zonas. En primer lugar, echa el spray a lo largo de la correa y deja actuar al quitamanchas durante cinco minutos. Recuerda que es fundamental limpiar la cuerda tanto por delante como por detrás para conservarla en el mejor estado posible. Una vez haya transcurrido ese tiempo, comienza a pasar el estropajo en la solución de agua y jabón para los platos y frota de arriba a abajo. Después, tan solo tendrás que dejarlo secar y estará listo.

En el caso de la limpieza de las persianas, debes tomar todas las cautelas posibles. En primer lugar, porque asomarse por fuera del marco de la ventana para limpiarlo no es nada recomendable; bien porque no alcanzarás todas las zonas, o bien por no correr el riesgo de caerte. Lo que debes hacer, por lo tanto, es echar mano del tambor.

Quita la tapa del mismo y comienza a subir lentamente la persiana. Puedes elegir si limpiarla de arriba a abajo o de abajo a arriba, dependiendo de cuánto la levantes. Lo que estarás limpiando en este caso es la cara exterior, puesto que la interior podrás limpiarla sin mayor dificultad en su posición habitual.

Recuerda que en nuestra sección de Decoración contamos con una abultada lista de trucos para la limpieza de cualquier rincón de la casa. Tan solo necesitarás aplicar la lógica y un par de artículos que tengas por casa para dejarlos en perfecto estado sin invertir demasiado tiempo o dinero.

Deja un comentario