TRUCO CALZADO | Adiós a ampollas y rozaduras: mete esto en tus zapatos y verás cómo ensanchan sin perder la forma

A veces, problemas recurrentes necesitan soluciones no tan difíciles. Los desafíos, de hecho, a menudo los conseguimos superar gracias a los consejos de nuestras abuelas. Y resulta que hay un problemas bastante frecuente: el de los zapatos demasiado apretados o demasiado duros. Y además de un secador de pelo y un congelador, para estirar botas, zapatillas y calzado diverso, dos alimentos que muy habitualmente tenemos en la cocina podrían resultar realmente fenomenales.

Aquí os contamos un sencillo truco para que los apliquéis y podáis utilizar ese calzado que tanto os gusta sin temor a ampollas o rozaduras.

Cuándo no usar secadores o congeladores

Muchos de nosotros utilizamos un secador de pelo para aflojar los zapatos apretados. Es un truco que funciona. Pero no siempre. El calor del secador sólo tiene efecto si los zapatos son de cuero o de gamuza. Y en cualquier caso hay que tener mucho cuidado porque se corre el riesgo de que se vuelvan aburridos. Para otros materiales hay productos mucho más eficaces.

Lo mismo ocurre con el congelador. Nuestras abuelas nos enseñaron a llenar una bolsa con agua, meterla en el zapato y colocarla en el congelador durante unas horas. Podemos probar este remedio para las zapatillas deportivas o de lona. Sin embargo, si lo utilizamos para tejidos más delicados, corremos el riesgo de arruinarlos irremediablemente.

El comodísimo calzado de Zara que arrasa esta primavera y verano

Usar una patata para estirar los zapatos

Menos «peligroso» para los zapatos y más fácil de poner en práctica es el truco de la patata. Coge una patata grande, quítale la piel, sécala y ponla dentro del zapato. Déjelo reposar durante 10-12 horas y luego retírelo. El zapato debe tomar la talla deseada. Si sigue apretado, repita el proceso al día siguiente.

¿Acabamos de comprar por Internet las botas de nuestros sueños o unas zapatillas vintage , por desgracia, nos hemos dado cuenta de que están demasiado apretados?… No temas. Abramos la despensa y saquemos los granos de trigo con los que hacemos pasteles, tartas y galletas.

Poner papel higiénico en los zapatos: el secreto que cada vez copia más gente (y tiene todo el sentido)

Poner papel higiénico en los zapatos: el secreto que cada vez copia más gente (y tiene todo el sentido)

Coge un puñado y ponlo en un vaso de agua. Inmediatamente después llenamos la zapatilla con los granos y dejamos que el trigo actúe en una zona sombreada de la casa. La humedad agrandará los granos y, en consecuencia, el zapato.

Nos ponemos los zapatos cuando todavía están húmedos para desmoldarlos. Ahora podemos secarlos tranquilamente. Esto funciona para todos los tejidos, excepto el ante.

Y así, puedes disfrutar de esas zapatillas, de esos zapatos, o de esas botas que tanto te gustan pero que no te pones por temor a que te hagan daño.