TRUCO AGUA LIMPIA FREGONA | Adiós a cambiar el agua de la fregona: el truco higiénico para dejar cada estancia reluciente

Un suelo bien fregado debería ser como el espejo del alma. Su brillo, aunque a veces complicado al ser la parte de la casa más castigada, genera un aspecto limpio inigualable. No obstante, a menudo no obtenemos el resultado que deseábamos al pasar la fregona por el suelo. Esto tiene un motivo: la mala ejecución.

Adiós a las manchas en el colchón: utiliza esta solución para dejarlo como nuevo

Y es que muchas veces abusamos del mismo agua para cada estancia y no tenemos en cuenta que arrastramos toda la suciedad de la superfiice con la fregona. Por lo tanto, llegará un momento en el que, en lugar de estar limpiando, estaremos generando más suciedad todavía.

¿Cómo podemos ponerle solución a este problema tan habitual? Puedes encontrar muchos métodos que te ayudarán a sacarle partido a la limpieza, pero muchos de ellos te exigirán que uses dos cubos distintos o incluso que cambies el agua constantemente. Aquí te dejamos un truco con el que no te harán falta ninguno de los dos.

Suelos relucientes

En este caso, lo que debes hacer es tan sencillo como meter otro cubo de menor tamaño dentro. Debes colocarlo justo debajo del escurridor, así que sácalo y pon tu envase. Una vez lo tengas colocado, habrás ideado una solución en un solo cubo para evitar que el agua se mezcle. Ahora, si escurres tu fregona, todo el agua irá a parar a este envase adicional, de tal forma que si quieres seguir fregando el suelo tras escurrir bien tu artilugio, podrás hacerlo con agua limpia.

Por cierto, es importante que, una vez hayas terminado de fregar, te deshagas del agua sucia, ya que esta podría generar un olor bastante desagradable en la cocina. Además, no te olvides de sacar la fregona de su interior si no quieres que se llene de humedad y finalmente tengas que deshacerte de ella.

Debes tener en cuenta que el mocho de tu fregona también absorbe la suciedad a medida que lo vas utilizando. Su material, que es como el de una bayeta, irá deteriorándose a medida que lo sumerges en agua, lo mojes, y lo vuelves a sumergir. Por eso, es fundamental que no des por terminada tu labor una vez hayas fregado el suelo, sino que te asegures de escurrirla bien y dejarla abierta sobre dicho escurridor para que los tejidos respiren con facilidad.

Si te interesan esta clase de consejos, en nuestra sección de Decoración tienes disponible multititud de trucos para el orden y la limpieza de la estancia. Aquí puedes encontrar consejos que vendrán a sacarte de problemas cotidianos con solo un par de artículos caseros que, bien aplicados, funcionarán como un producto de limpieza creado para cumpir dicha función.

Deja un comentario