TOALLA EN LA ESCOBA | Poner una toalla en la escoba: el secreto que cada vez copia más gente (y con razón)

No siempre es sencillo llegar hasta el techo a la hora de limpiar las baldosas y azulejos del baño o la cocina. Estas superficies suelen ensuciarse, ya sea por los restos acumulados, el polvo o la humedad, y su limpieza es igual de necesaria que la de cualquier otro espacio del hogar. Muchas veces necesitaremos apoyarnos de banquetas que tendremos que ir moviendo conforme avancemos con la limpieza, aunque esto no es siempre algo cómodo de llevar a cabo.

A la hora de llevar a cabo las limpiezas generales en casa hay sitios que quedan sin limpiar. No todos los rincones quedan a la vista o son accesibles, así que la suciedad suele acumularse en ellos durante mucho más tiempo. Cada superficie de la casa requiere de productos y herramientas para la limpieza distintos -no es lo mismo limpiar la mesa de trabajo que el suelo de la cocina-. Sin embargo, existen algunos elementos mucho más adaptables a unas necesidades generales. Hay quienes optan, sin embargo, por las soluciones caseras con las que ahorrarse un dinero y aprovechar algunos elementos por casa; al igual que otros encuentran una segunda finalidad a cualquier útil de limpieza para abarcar más tareas.

La solución más sencilla sería contar con una ayuda que llegara por nosotros a estos lugares más elevados sin necesidad de escalar, tan solo extendiendo la mano. Si bien las mopas y las escobas están pensadas para acabar con los restos que se acumulan en el suelo, lo cierto es que también pueden cumplir con esta función. En redes se ha hecho muy común la difusión de consejos que buscan sacarle ese partido adicional a tus utensilios de limpieza. Por eso, hay quienes recomiendan colocar una media o una bolsa alrededor de la escoba para atrapar más suciedad de una vez.

Este truco está destinado a la limpieza de las zonas más complicadas de la casa. A la hora de limpiar el polvo o las telas de araña del techo y las paredes resulta muy complicado hacerlo sin llevar la suciedad del suelo a esas zonas. Por eso, una usuaria ha apostado por un truco infalible para los rincones inaccesibles: colocar una toalla alrededor de la escoba. Para ello, deberás fijarla con pinzas y después añadir producto de limpieza encima. De esta manera conseguirás llevarte contigo toda la suciedad sin dejar un peor resultado.