QUITAR CABLE LAVADORA | Desenchufar la lavadora: adiós al mal olor de la ropa con un gesto que cada vez copia más gente

La lavadora es una herramienta realmente importante en la vida cotidiana. Por desgracia, el moho, la suciedad y los restos de detergente y cal siempre están al acecho. Para remediarlo, con este artículo queremos darte algunos consejos que te permitirán limpiar tu lavadora en un tiempo récord.

Para limpiar nuestra lavadora sólo utilizaremos 3 ó 4 ingredientes que probablemente ya tengas en casa. Primero, sin embargo, tenemos que trabajar con seguridad. Por lo tanto, debes quitar el enchufe. Ahora puedes proceder a retirar el filtro. Como lo más probable es que aún haya agua en su interior, coloca un recipiente poco profundo delante del filtro y recoge el agua.

Poner la lavadora a 60 grados: el giro de rosca que muchos desconocen y deja la ropa como recién comprada

A continuación, abra la tapa del filtro y deje salir el agua poco a poco. Saca el filtro y haz lo mismo con la bandeja del detergente. Ponlo todo en un barreño o en el fregadero y llénalo de agua caliente y detergente lavavajillas. Si hay incrustaciones, sumérgelo todo durante al menos 30 minutos en agua caliente y vinagre blanco o ácido cítrico. Medio vaso es suficiente para obtener un buen resultado.

Utilice una esponja suave o un paño de microfibra para limpiar, y un cepillo de dientes para las esquinas. Para limpiar la carcasa del filtro y la bandeja del detergente, prepara una solución de agua y ácido cítrico. Rocíalo directamente donde sea necesario y frota suavemente con un cepillo de dientes. Este remedio eliminará toda la suciedad y la cal.

¿Las juntas y los ojos de buey están llenos de suciedad y cal? No te preocupes, con una sola pasada quedarán como nuevos

Utilizando lejía podrás eliminar eficazmente todos los restos de suciedad. Utiliza un par de guantes y una mascarilla y pulveriza una solución de agua y lejía sobre un paño. Levanta la junta y límpiala a fondo. El agua y la lejía también son perfectos para limpiar e higienizar la claraboya.

Como alternativa a la lejía, si quieres utilizar un remedio menos agresivo, sustitúyela por simple alcohol de vinagre. El último paso es iniciar un lavado al vacío para limpiar e higienizar todo el aparato. En el compartimento del detergente pon un vaso de lejía, mientras que en el del suavizante añade una solución de agua y ácido cítrico.

Inicie el ciclo de lavado a 90 grados a 600 rpm. Repitiendo este procedimiento una vez al mes conseguirás tener siempre la lavadora perfectamente limpia e higienizada.