PERCHERO IKEA | El artilugio de Ikea para la entrada de casa que se agota: lucirás el mejor aspecto antes de salir

Ikea cada vez acostumbra más a sus clientes a cubrirles varias necesidades al mismo tiempo. Lo hace mediante el lanzamiento de muebles y artículos de doble función con los que los compradores pueden atajar dos problemas de una sola vez. Se ha convertido en algo tan habitual que hasta los juguetes para los niños o las camas se interpretan con una doble lectura. Si por algo es conocida la marca sueca, además de por los precios de sus artículos, es por la amplia variedad de productos que la empresa pone a disposición de su público. Si echas un vistazo por sus tiendas, ya no encontrarás tan solo muebles. La marca se abre cada día a más ideas para hacer del hogar un lugar mucho más confortable por un precio asequible.

Aunque su popularidad viniera en un principio motivada por sus muebles, lo cierto es que es en la amplia variedad donde muchos clientes encuentran su atractivo. Sus precios bajos y su sistema de montaje autónomo ahorran dinero -aunque no tanto tiempo- a todos los compradores, que acuden a la gran superficie para encontrar todo tipo de artículos para decorar su hogar con ese estilo propio que identifica a cada persona gracias a la amalgama de colecciones existentes.

En este caso el producto que ha tenido en cuenta para sus clientes es un nuevo artículo que no solo contribuirá a la organización y decoración del recibidor de tu casa. Y es que estos percheros que ha lanzado Ikea no solo sirven para colgar las prendas de abrigo a las que tienes que echar mano antes de salir de casa, sino que cuentan con un espejo incorporado. Este nuevo artículo recibe el nombre de Plombo e incluye dos espejos redondos en los que puedes mirarte antes de salir de casa para cubrir los últimos detalles. La estructura que los rodea es de color gris oscuro y están diseñados para encajar en la percha Bumerang.

Además, sirve para adornar en cualquier parte de la casa donde quieras tener ropa a mano, ya sea el baño o la habitación. Los espejos son de distinto tamaño y aguantan una carga máxima de 6 kilogramos. Su precio es de 12,99 euros