AUMENTAR ESPACIO CASA | Cómo hacer tu casa más grande: el truco de limpieza para conseguir más espacio

La limpieza es uno de los elementos más esenciales, por no decir el principal, para que la casa esté en perfecto estado y se convierta en un lugar donde poder convivir de forma correcta. Además, también sirve para dar un aspecto distinto al hogar como, por ejemplo, el de parecer más grande de lo que realmente es. ¿Cómo se consigue?

La respuesta es simple y no tiene más misterio que el de tener las ventanas de casa limpias en todo momento. La luz es uno de los elementos principales para sentir que estas en un espacio amplio. Pero no solo sirve con la luz artificial de la casa, tiene que ser con la de fuera, la natural que entra por las ventanas. No deja de ser un efecto visual que da la sensación, pero el resultado es completamente cierto.

Conseguir alterar la percepción de lo que nos rodea es clave. Si por el contrario, la suciedad se acumula en la ventana puede ser hasta nocivo para la salud ya que se genera una sensación de estar en un espacio más pequeño de lo que se supone. Para que no ocurra esto, te dejamos una serie de consejos para dejar tus ventanas impolutas.

Limpieza con bicarbonato y vinagre blanco

Así que vamos a explicarle cómo conseguir que sus contraventanas y persianas queden limpias en un abrir y cerrar de ojos con esta herramienta tan común. Para limpiar podemos utilizar productos químicos, pero también los más sencillos y naturales que tenemos en casa. Como, por ejemplo, bicarbonato sódico y vinagre blanco.

Estos dos limpiadores básicos sirven para eliminar muchos tipos de suciedad. Pero siempre es mejor utilizar también un detergente específico.

Quitamos el polvo de la superficie con la escoba y luego ponemos 200 ml de vinagre blanco en un cubo lleno de agua. Removemos con un cucharón. Y ahora sumergimos un utensilio de limpieza muy habitual. Se trata de la fregona.

Luego la escurrimos bien y fregamos las contraventanas y persianas. También utilizamos una esponja abrasiva húmeda para quitar las manchas. También añadimos un poco de jabón líquido para platos.

Para las manchas de grasa podemos mezclar agua y bicarbonato sódico, creando una pasta que debería poder actuar durante treinta minutos sobre las contraventanas y persianas. Especialmente estas últimas deben lavarse después con agua y detergente líquido.

Cómo garantizar la limpieza de contraventanas y persianas en un santiamén con esta herramienta común

Para limpiar las contraventanas, las cerramos bien y luego quitamos todo el polvo de la superficie con una escoba. También procuramos que las cerdas se introduzcan entre las rendijas.

Limpiamos con la fregona y repetimos con un barreño lleno de agua tibia y jabón. Ahora intentamos deshacernos de las incrustaciones más antiguas con la ayuda de un estropajo jabonoso. Para limpiar contraventanas muy sucias, utilizamos una solución de agua y amoniaco.

Si son de madera, utilizamos aceite de oliva a lo largo de las ranuras. Luego limpiamos la correa con un paño bien escurrido. Si tenemos persianas venecianas, las limpiamos cada quince días con un guante de algodón húmedo. Luego las secamos con un guante de tejido antiestático.