Policiales en Santa Fe

Piden 34 y 22 años de prisión para dos acusados de un crimen ligado a disputas entre bandas

Con la venta de drogas al menudeo y disputas entre bandas como trasfondo, dos jóvenes comenzaron a ser juzgados la mañana de este miércoles por el crimen de Gonzalo Barrionuevo, un joven de 20 años al que persiguieron a lo largo de todo un día de mayo de 2019 hasta que a la noche lo encontraron desguarnecido al salir de la casa de una amiga y lo acribillaron con más de diez disparos calibre 9 milímetros. Gastón Galli y Nicolás Almaraz, detenidos dos meses más tarde, fueron acusados como quienes cercaron a la víctima en una moto y ahora un equipo de fiscales pidió una pena unificada de 34 años de prisión para el primero y de 24 años para el segundo. En el caso de Galli, además, fue implicado en otro ataque a tiros cometido un año antes contra Franco “Milanesa” Almaraz, señalado como líder de una banda barrial y primo del otro acusado, con quien estaba enemistado.

Las altas penas de prisión por esos hechos fueron requeridas por tres fiscales en sus alegatos de apertura del juicio oral ante los jueces Rodolfo Zvala, Nicolás Vico Gimena e Ismael Manfrin. Galli, de 22 años, y Almaraz, de 24, fueron detenidos en julio de 2019 por el crimen que había ocurrido el 18 de mayo de ese año en Teniente Agneta y Esquiú, en el barrio Empalme Graneros. Fueron arrestados tras una serie de allanamientos en el barrio Parque Casas y desde entonces están detenidos. Galli llegó a juicio acusado como el conductor de la moto usada en el ataque criminal y Almaraz como el tirador.

El homicidio fue de madrugada, alrededor de la 1.45 de un sábado, cuando Gonzalo Barrionuevo salía con su novia de la casa de una amiga. Cada uno había llegado hasta allí en su auto. Por eso al salir la pareja de Gonzalo subió a su vehículo mientras el muchacho se acercaba hasta su Suzuki Swift. No alcanzó a abrir la puerta: dos hombres encapuchados que aparecieron de la nada le dispararon sin mediar palabras.

>>Leer más: Fue a buscar a su novia a casa de una amiga y lo mataron

Al caer desvanecido Barrionuevo golpeó contra un portón sobre Teniente Agneta al400 bis y lo abrió. Los policías que llegaron al lugar lo encontraron ya sin vida, con tres disparos en el cuerpo. Detectaron marcas de proyectiles en el auto y de un balazo que atravesó el portón y recogieron siete vainas servidas 9 milímetros. Por relatos de los allegados a la víctima supieron que al muchacho lo habían estado siguiendo durante el día hasta que a la noche, finalmente, lo encontraron expuesto a las balas. Sobre los motivos del crimen, desde el primer momento se especuló con un ajuste por la venta de drogas y se supo que quien había disparado era Almaraz, a quien le dicen “Chuave”.

“La novia estaba blanca, shockeada, inmóvil dentro del auto”, contó la mañana siguiente a este diario una vecina que presenció el ataque. Y precisó que los familiares de Gonzalo que se acercaron a la escena comentaban que la moto estuvo esperándolo en la esquina. Al momento de explicar el móvil del ataque en el juicio, los fiscales aludieron a broncas y conflictos previos entre la víctima y Almaraz, sindicado como el tirador. Es primo de “Milanesa” Almaraz _preso por homicidio y cuyo nombre resurgió ayer tras otro crimen de un chico de 19 años en Ludueña_ aunque se encontraba enfrentado con él.

>>Leer más: Dos detenidos por el crimen de un joven en Empalme Graneros

Los fiscales Viviana O’Connell, Ademar Bianchini y Gastón Avila pidieron 24 años de prisión para Almaraz como coautor de un homicidio agravado por el uso de arma y la portación ilegal de un arma de guerra. Para Galli solicitaron una pena más alta a 32 años porque además está acusado de otro intento homicida contra el propio Milanesa y de un robo calificado por ser cometido en poblado y en banda. Como tenía un antecedente de condena a 3 años de prisión efectiva -dictada en noviembre de 2020 cuando era menor de edad-, solicitaron que las penas se unifiquen en 34 años.

El segundo episodio que se trata en este juicio, y por el que sólo está acusado Galli, ocurrió el miércoles 18 de julio de 2018 en la zona de Einstein al 6100. Tuvo como víctimas a Milanesa Almaraz y sus hermanos Víctor y Adrián, quien sería asesinado tres años después, el 3 de julio pasado. Aquel día los hermanos bajaban de un auto para dirigirse a su casa cuando fueron sorprendidos por dos atacantes en una moto XR blanca y roja. Según la acusación, al verlos el conductor de la moto gritó “es ese, tirale, tirale” y entonces Galli, que iba como acompañante, extrajo una pistola calibre 40 y abrió fuego.

Un tiro le atravesó el codo derecho a Víctor Almaraz y le ingresó por las costillas. Otros dos lo hirieron en el muslo izquierdo y un cuarto en el glúteo derecho. Pese a la gravedad de las heridas, logró recuperarse tras su traslado al Hospital Eva Perón. Los disparos siguieron hacia otro de los hermanos que bajó del auto y corrió hacia un pasillo sin que lo alcanzaran las balas.

>>Leer más: Obligó a una vecina de Ludueña a vender droga para él y le dieron 15 años de prisión

Por este incidente había sido condenado en julio pasado César “Tuti” Moledo, un joven de 26 sentenciado por dos homicidios que cometió cuando era menor. En un juicio abreviado aceptó 15 años de prisión por el intento homicida hacia los Almaraz y por obligar a una vecina de Ludueña a vender droga para él.

Por fuera de la sala del Centro de Justicia Penal donde por estos días se sustancia el juicio que lo tiene como una de las víctimas, el sobrenombre de Milanesa volvió a sonar fuerte esta semana en Ludueña. Fue tras el crimen de Gonzalo Martín Godoy, un joven de 19 años que estaba con un grupo de chicos frente a una casa de Ghandi al 5900 y fue víctima de un ataque a balazos desde una moto, en una disputa por narcomenudeo. Franco “Milanesa” Almaraz es señalado como referente de una banda del barrio y está preso por el crimen de un chico de 22 años, Alexis “Pingüi” Ortiz, de julio pasado.

>>Leer más: Comprar, vender y morir a balazos: otro chico asesinado en Ludueña

Los vecinos aseguran que, aunque está detenido, sus familiares intentan recuperar parte del terreno perdido en conflictos por narcomenudeo como los que ahora se juzgan y que les costaron la vida a tres familiares directos de Milanesa: su tío, su padre y su hermano fueron asesinados. El crimen más reciente fue el de su hermano Adrián, apodado “Wino”, quien tenía 25 años y fue asesinado el 3 de julio después de un ida y vuelta de balaceras entre la banda de los Almaraz y el grupo que tenía como cabeza al “Gordo Gastón””. El mismo día, un rato después del crimen de “Wino”, se desató la represalia que culminó con el asesinato de “Pingüi”, cuya ejecución se le atribuye a Milanesa.

En el juicio en curso, en tanto, se debate un tercer y último hecho que sólo se le atribuye al acusado Galli: un robo del 30 de abril de 2018 en zona de calle Magallanes al 500 bis de Rosario. Ese día, según la acusación, Galli llegó a ese lugar en compañía de otras dos personas, forzaron la puerta de ingreso de una casa de pasillo y con una escopeta recortada amenazaron a quien vivía allí para que entregara dinero, pero al constatar que no tenía efectivo se retiraron llevándose un equipo de música. ∏


Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba