Policiales en Salta y Jujuy

Sergio Callata: 5 meses desaparecido


Anterior Siguiente

  • Sergio Callata, vecino de barrio Chijra, está desaparecido hace 5 meses, y a pesar del pedido de su esposa e hijos, nadie tiene ni da pistas de su paradero.
  • Desde la policía se aseguró haber intensificado los rastrillajes y la búsqueda, pero aun no hay resultados positivos.

Sergio Callata es un jujeño vecino de barrio Chijra que está desaparecido desde hace 5 meses. Se especuló mucho sobre su paradero, incluso su automóvil fue hallado (a muchos kilómetros de su casa) pero no hay noticias suyas. No se encontró un cuerpo, pistas ni señales.

Su esposa, hijos y familiares continúan pidiendo ayuda a la comunidad, la policía y la justicia.

Esa esposa, Jorgelina Pelo, es la que estuvo en Plaza Belgrano pidiendo su aparición, a 5 meses desde que se lo viera por última vez.

“Hoy es un día triste, se cumplen 5 meses de la desaparición de Sergio y hasta hoy no tengo respuesta sobre su paradero. Son 5 meses de dolor, sufrimiento, angustia; es horrible vivir esta situación”.

“Mis hijos quieren salir a buscar a su papá porque lo esperan día a día, ellos aman a su papá, como todo hijo, y ver que todos los días esperan en la puerta el timbre, una llamada…Me piden que lo llame y les digo que no puedo, que papá no atiende. No tenemos respuestas, como familia sentimos que el Estado está ausente porque nunca, en estos cinco meses, nos llamaron o dijeron que nos acompañaban, que nos ayudaban. Fuimos quienes desde el principio estamos en esto porque buscamos a Sergio”.

“Dicen que siguen buscando, que siguen investigando, pero pasaron cinco meses. Nos prometieron traer canes de otra provincia, pedimos que rastreen su chip pero no se hizo nada. Sentimos que se burlaban de la familia. Se hicieron falsas promesas, seguimos esperando, y son cinco meses que siento que perdimos pistas. Es doloroso estar así día a día”.

Lo recuerdo todos los días; me levanto y quiero hacer mi vida pero no puedo, porque pienso si me está esperando, si está bien, si está mal, o comiendo. Era una persona muy cariñosa conmigo, con sus hijos, amable con la familia. Hoy nos hace falta; ni en la mesa podemos sentarnos tranquilos sin pensar en él. Es horrible vivir el día a día: te sentás a merendar y pensás en él, te sentás a cenar y pensás, te dormís pensando en él, aunque no se puede dormir. No le deseo a nadie la desaparición de un familiar, es lo peor que te puede pasar”.

“Todos los días espero un milagro, tiene que ser un milagro. No sé si seguir esperando una respuesta porque hasta hoy no me dieron nada y eso es doloroso, porque la policía tendría que dame noticias, buscarlo. Hay muchas personas que desaparecieron y no se sabe nada de ellas. Quiero que mis hijos vivan tranquilos y por lo menos sepan qué pasó con su papá”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba