Policiales en Salta y Jujuy

Están presos en la Alcaidía de Orán y denuncian que sufren torturas

Tras las reiteradas quejas de los internos, el abogado Hernán Mascietti denunció supuestas torturas en la Alcaidía N° 3 de Orán. Los familiares de los detenidos aseguran que sufren maltratos y golpes de parte del personal del Servicio Penitenciario Provincial, y el letrado presentará un hábeas corpus.

De acuerdo a la publicación de Salta/12, las familias también denunciaron que en el marco de las visitas, las mujeres, entre ellas una niña de 12 años, habrían sido sometidas a requisas vaginales.

El letrado pudo ingresar a la Alcaidía ayer por la tarde. Contó a Salta/12 que pudo hablar con dos internos que le relataron las torturas y tratos crueles e inhumanos que viven. Mascietti indicó que hay un detenido con leishmaniasis al que no le brindan atención médica ni tratamiento y dijo que de ello surge «un abandono de persona agravado». También familiares de este hombre manifestaron que los miembros del servicio penitenciario «lo patean en el brazo izquierdo sabiendo que tiene clavos de platino por una quebradura anterior».

Mascietti señaló que otro interno relató que un cabo lo obligaba a «hacer lagartijas y le pegaba en el estómago». Además, los detenidos y sus familiares le contaron que las jornadas «empiezan a las 5, los despiertan para hacerlos bañar, les pegan en la cabeza. Cuando van al baño los insultan los tratan de ´putos´, de ´maricas´».

Según hizo constar en la denuncia el abogado, la familia de un detenido le relató que «todos los días reciben, él y todos los internos del pabellón A, planta alta: cachetadas en la cabeza, empujones, sobre todo cuando salen y en las requisas diarias, e insultos cuando los llevan al baño». Dos familiares dijeron haberle visto los moretones al interno debajo del brazo en el lateral de su torso. En este caso, el damnificado contó a su familia que los agresores son un oficial de apellido Ikim, un sargento de apellido González; los sargentos José María Wualancay y Fabián López; los cabos Guillermo Fernández, Cristian Verón y otro de apellido Garnica, y el agente Gómez.

Mascietti también denunció «las condiciones infrahumanas de suciedad de los baños, y de las celdas en general». Detalló que los internos señalaron que «les sacaron los colchones y las camas no tienen varillas, no tienen colchas en el ‘chancho’ (como se llama en la jerga a la celda de aislamiento), ni colchón, y ahí deben dormir parados como tortura».

Los familiares entregaron a Mascietti un documento firmado por los internos, fechado el 19 de septiembre, dirigido al fiscal Gustavo Ramiro Morizzio, en el que denunciaron «abuso de autoridad, lesiones a internos con un cable de cobre causando coágulos de sangre». También afirmaron que «no hay buena atención médica (…), los baños no están en buen estado, los colchones están en muy mal estado, en las cuchetas no hay flejes, no quieren dar llamado telefónico, ahora están mermando el ingreso de comida que trae la visita y otros elementos».

Los internos especificaron en la nota que «en el pabellón de castigo se quitan los colchones y las mantas» y «en algunos momentos tenemos que dormir parados».

La pareja de un detenido relató a Salta/12 que su marido cumple una condena hace 6 meses en la Alcaidía, y dijo que desconoce por qué está allí y no en la cárcel, que es donde deberían cumplir la condena personas con sentencias ya dictadas. Dijo que antes su pareja estuvo más de dos años detenido en una comisaría de Pichanal, primero con una prisión preventiva y luego ya con condena desde noviembre de 2021.

La mujer dijo que su marido le relató que recibe golpes de penitenciarios, igual que otros internos. «La comida es muy poca, me dice que es como la comida del perro, con la verdura flotando y con aceite», indicó. También dijo que hay 14 internos por celda, hacinados.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba