Policiales en Paraná

La estafaron y robaron los ahorros que tenía para cumplir el sueño de su casa

El famoso “cuento del tío” pasa por las redacciones como un hecho policial, porque claramente lo es. Pero detrás de cada noticia, hay personas, y esa plata que se llevan es mucho más que eso: es el robo de los sueños, de las ilusiones, del esfuerzo de toda la vida.
Eso le pasó a Mamina, que con sus 90 años a cuestas, fue una víctima más del cuento del tío. Un llamado al azar, los gritos desesperados de alguien y un efecto casi mágico, hipnótico que hace que uno actúe por inercia para satisfacer a sus verdugos.
Mamina recibió el llamado, creyó escuchar el grito de su hija y terminó entregando todos sus ahorros destinados a cumplir el sueño de tener su casa los últimos años que le quedan por vivir.

Solita, nerviosa, agarró los 38.000 dólares que tenía guardados, los envolvió tal cual le indicaron y con su rodilla rota caminó bajo la lluvia para dejar los dólares en el lugar exacto que le habían indicado.
Cuando llegó su hija Laura, con quien vive, automáticamente se dio cuenta de lo que había pasado: la habían engañado. Eso que siempre le advertían sus nietas, eso que siempre creyó que no le iba a pasar, le pasó. Y como Mamina, hay miles de víctimas, algunas mayores, otras no tanto, que quedan con ese sabor amargo de sentirse engañados, vulnerados, creyendo que el cuento del tío se lo hacen a otros, que nunca van a caer. Fuente: (tn)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba