Policiales en Paraná

Hubo dos nuevas balaceras en Rosario, una de ellas a una concesionaria de autos

Las balaceras y los ataques a tiros en Rosario parecen no tener fin. A los seis homicidios y constantes ataques armados este miércoles se sumaron dos más. El más reciente fue contra una concesionaria de autos en avenida San Martín y Uriburu a plena tarde y en una zona muy transitada. El otro, en tanto, se registró unos minutos antes ante la zona de Vélez Sarsfield al 6400 donde desconocidos atacaron dos casas y un auto.

Al menos seis disparos contra el frente del inmueble fue el resultado de una nueva balacera en Rosario. En esta ocasión, fue en la zona de San Martín y Uriburu, donde una concesionaria de autos fue atacada por un desconocido que se movilizaban en moto. Las pesquisas recolectaron al menos 9 vainas servidas.

El ataque a esta agencia de autos, que fue alrededor de las 18, fue la tercera en pocos meses. La mecánica la de siempre. Un hombre llegó en un moto Enduro color blanco, se paró delante del local y disparó a mansalva. Las huellas del ataque quedaron reflejadas en los vidrios del frente del local, más allá de que en el interior no había ningún vehículo.

El motivo por el cual esta agencia de autos no tenía autos en su interior es porque el último sábado había sufrido el segundo ataque a tiros en los últimos meses. Este segundo ataque hizo que el dueño del local tomara la decisión de retirar todos los vehículos que había en la empresa para evitar que los mismos sean alcanzados por los disparos.

Hace unos meses atrás esta concesionaria ya había sido atacada por desconocidos y el propietario de esta concesionaria había declarado que había sido amenazado previamente.

Otro en Vélez Sarsfield al 6400
Minutos antes había habido otra ataque armado en la zona de Vélez Sarsfield al 6.400 cuando desconocidos, a bordo de un Chevrolet corsa negro o Ford Fiesta negro, abrieron fuego contra un vehículo y dos casas que estaban en la zona, uno de las cuales es lindera con un merendero.

De acuerdo a los primeros testimonios no se reportaron heridos y las autoridades policiales reportaron al menos diez vainas servidas.

En el momento del ataque había chicos jugando a la pelota en la vía pública y por fortuna ninguno resultó herido

“Somos gente de trabajo y no soportamos más esta situación”, lamentó una mujer en diálogo con Radio Dos, quien a su vez reclamó “tranquilidad para que los chicos puedan salir a jugar a la pelota sin riesgos”.

En cuanto al violento episodio, la dueña de una de las casa lidera a la que fue alcanzada por las balas, manifestó: “Este es un barrio tomado y controlado por los narcos. Tengo mucho miedo. No sé qué pensar. Tengo ganas de vender mi casa e irme. Lo que vivo hace dos años a esta parte no tiene nombre”.

Y agregó: “Por suerte las personas que vienen al merendero no estaban en la calle por la lluvia”.

Ante la consulta sobre si sabía a que se dedicaba el hombre que vive en la casa atacado, dijo: “No sé a qué se dedica el vecino. Anda con ropa de albañil”.

“Fueron 20 tiros tranquilamente. Esto no da para más. No se puede estar afuera, ni salir a hacer los mandados. Mi sobrino se dedica a la construcción. no hay heridos gracias a dios. En el momento del ataque estaba acostado, y por el ruido pensé que que era una chispería de un cable”, manifestó el tío del joven que vive en la propiedad baleada. (La Capital)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba