Policiales en Paraná

Choque, huida y amenaza de muerte a punta de pistola: lo que incautaron

Un simple choque, prácticamente un roce entre dos autos, terminó con una amenaza a punta de arma de fuego de parte del conductor que colisionó y huyó del lugar, en pleno centro de Paraná. Tras la denuncia, allanaron la vivienda del agresor y le secuestraron varias armas de grueso calibre y casi 300 balas, además de silenciadores cuyo uso está prohibido.

La secuencia del suceso – registrado la semana pasada- comenzó en la esquina calles Colón y La Rioja, y terminó tres cuadras después, en Colón y Avenida Ramírez. En la primera intersección mencionada, una camioneta VW Amarok que circulaba por Colón, fue impactada en el espejo retrovisor por un auto Honda CRV, que iba en el mismo sentido, cuyo conductor no quiso detener la marcha para intercambiar datos del seguro, sino que siguió su recorrido.

El hombre que conducía la camioneta lo siguió, mientras intentaba decirle que parara, y así siguieron ambos vehículos a la par hasta Ramírez, donde los frenó el semáforo y el hombre que escapaba no tuvo más opciones que detenerse. En ese momento, el conductor de la Amarok le dijo que le había dañado el espejo y le pedía que le mostrara los papeles para el trámite de rigor ante la aseguradora. Pero el otro conductor se enojó, sacó una pistola y le apuntó, mientras lo amenazaba de muerte, para que no lo siguiera más, publicó Uno.

En ese momento, la víctima de la amenaza desistió de perseguir a quien lo había chocado y llamó de inmediato al 911. Se formalizó la denuncia en la comisaría segunda, y la fiscal en turno, Mercedes Nin, solicitó al personal policial de la División Robos y Hurtos que localizar a al denunciado.

Tal vez te interesa:  Una mujer fue condenada por abusar de sus hijos: el hermano mayor fue partícipe

Así fue que los efectivos de la Dirección Investigaciones pudieron identificar al agresor y ubicar su domicilio. Con esta información, la Justicia autorizó el allanamiento a la vivienda ubicada en calle Maciá, donde encontraron no sólo el arma utilizada para la amenaza, sino otras más, numerosas municiones y los silenciadores.

Según se informó del detalle de lo incautado en la casa, se trataba de una carabina de repetición Remington 700, calibre 30-06, con mira telescópica; otra carabina neumática Hatsan calibre 22, con mira telescópica; una pistola semiautomática Glock, calibre 40, con dos cargadores, uno con 15 cartuchos y el otro con 10; otra pistola semiautomática Bersa calibre 22 con un supresor metálico negro colocado, lo cual funciona como silenciador, y dos cargadores, uno con 19 balas en total. Además, había ocho cajas con casi 300 balas, de los calibres 40, 22, 9 milímetros y 30-06, además de otro supresor metálico negro, lo que se denomina silenciador.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba