Siete personas quedaron detenidas por los daños ocurridos en la marcha por Agostina Trigo

Parte de los manifestantes por el femicido de Agostina Trigo quedaron detenidos por los hechos de vandalismo.

Siete personas quedaron detenidas como responsables de los daños provocados en San Martín, en medio de la manifestación en reclamo de Justicia por el femicidio de Agostina Trigo. Están a disposición de la Oficina Fiscal 12, donde serán imputados y recuperarán la libertad si no tienen medidas o causas pendientes.

En total fueron 28 las personas que la Policía capturó durante la tarde del miércoles en las calles céntricas de San Martín, y especialmente en los desmanes ocurridos frente al edificio del Ministerio Público Fiscal, donde destrozaron vidrios e hicieron varias pintadas.

El edificio de la Municipalidad también fue vandalizado cuando la movilización, encabezada por la familia de Agostina, pasó por allí, y algunas personas aprovecharon para hacer grafitis en las paredes.

«Justicia», «Vivas nos queremos», «Ni una menos», «Estado cómplice», entre otras frases fueron las que pintaron en calles, veredas y paredes del Estado y Ministerio Público Fiscal. Muchos de los autores usaron pasamontañas para no ser identificados por los policías que lanzaron gases para disuadir.

Las siete personas que quedaron a disposición de la Justicia serán imputadas por los daños ocurridos en los edificios estatales y también en vidrieras de varios negocios.

Pedido de Justicia por Agostina Trigo

La manifestación comenzó a las 16 en calle 9 de Julio y Chubut, en el edificio del Poder Judicial, en San Martín. Cientos de personas conmocionadas por el femicidio de la joven de 22 años, mamá de un nene de 4 años, estaban en silencio e hicieron un círculo que abrazaba a la familia de Agostina, quienes lloraban desgarrados por el dolor.

Pasadas las 16.15, Gladys Domínguez, la abuela que crio desde chica a Agostina, encabezó la marcha, del brazo de un amigo de la familia y rodeada de sus hijas, nietas y sobrinas, que no la dejaron sola ni un segundo.

Gladys tenía la piel de sus ojos roja de tanto llorar. Marchaba con su mirada hacia abajo y con un pañuelo de papel en una de sus manos. Las primeras cuadras fueron en completo silencio, en un impresionante acompañamiento a esa familia, conmocionados por el crimen de una chica que solo había salido de su casa por un trabajo.

Poco antes de llegar a la Municipalidad de San Martín, en calle Alem y 25 de Mayo, comenzaron los cantos, pancartas, y reclamos de justicia. Al llegar al edificio, la marcha se detuvo unos minutos para que las voces del reclamo se sintieran, pero aprovecharon para hacer las primeras pintadas.

Ya desde ese momento la movilización se puso más tensa, y cada vez se sumaban más personas. El segundo episodio fue cuando llegaron a la Oficina Fiscal Nº 12, ubicada en calle Bailen, casi 25 de Mayo, donde lo primero que hicieron fue arrojarle piedras a las policías que custodiaban la puerta del edificio.

Entre medio de los cantos y gritos, varios pidieron que no lanzaran piedras debido a que podían lastimar a los familiares de Agostina, y recordaron que la consigna de ese reclamo de justicia era en silencio y pacífico, como había comenzado.

Gladys Domínguez ingresó a la Oficina Fiscal para tener una conversación con el ayudante Fiscal. Ella necesitaba respuestas y escuchar lo que los investigadores tenían para decirle en cuanto a la causa.

Cuando la abuela de Agostina salió, dijo muy pocas palabras. Reiteró el pedido de justicia y sostuvo que su nieta era una madraza y que nunca dejaría a su hijo de 4 años solo, por eso sabía que algo malo pasaba cuando la joven no regresó el domingo en la noche. Decidió que no hablarían públicamente de la causa hasta que no haya avances, y solo aportó que están tras los pasos de un hombre que sería el autor del femicidio.

Luego de ese momento, la cuadra de la Oficina Fiscal quedó prácticamente vacía. La gente se había retirado y en el lugar solo quedaban familiares, amigos y allegados. Personas que se acercaban para darle un abrazo y el pésame a Gladys.

Fue ese el momento en el cual la manifestación se concentró en calle 25 de Mayo y Arjonilla, frente al edificio del Ministerio Público Fiscal, y provocaron daños en reclamo de justicia y seguridad para las mujeres.

Como consecuencia de lo ocurrido el miércoles, informaron que este jueves no habrá atención presencial en esas oficinas debido a que trabajan en la reparación de las mismas. Esta decisión fue tomada por Alejandro Gullé, procurador de la Corte, indicó en la resolución que “los daños edilicios sufridos imposibilitan la normal prestación del servicio de Justicia. Esta Procuración General estima necesario resolver la inhabilidad con relación a las dependencias del Ministerio Público Fiscal por el día 7 de julio.

El femicidio de la joven madre

El domingo pasadas las 19.30, luego del festejo de cumpleaños de su hijo, Agostina Trigo salió de su casa de San Martín donde vivía con su abuela, para encontrarse con un hombre que le había ofrecido trabajo de niñera.

Hacía tiempo que la joven de 22 años buscaba un trabajo y se había contactado con esta persona a través de Facebook. El hombre le contó que era camionero y que tenía un hijo de 4 años, la misma edad que su nene. Debido a que viajaba mucho, necesitaba de alguien que cuidara del niño durante el día, y ella aceptó.

Ese mismo domingo, le dijo que cuando terminara el cumpleaños fuera hasta la plaza de Buen Orde, por donde él la pasaría a buscar para llevarla hasta la casa y así conocía al nene. Si estaba todo bien, comenzaba a trabajar ese mismo lunes. Si no podía ir, debía esperar una semana más para empezar.

La abuela le pidió que no fuera, que ya era de noche y que ella no conocía la zona, pero Agostina le aseguró que era algo rápido, que iba y volvía. Pero después de las 22, la joven no respondió más su teléfono.

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba