Policiales en Mendoza

Giro en la causa: la autopsia final a Carlos Amieva benefició a los acusados y podrían ser liberados

A pocos días de cumplirse 3 meses de la pelea callejera en Tunuyán que terminó con la vida de Carlos Amieva (52), se incorporó una prueba clave en la investigación que favoreció a los acusados Matías Javier Sicre (24) y su tío Diego Cristian Sicre (30). El informe final de la necropsia coincide plenamente con la declaración que hicieron los sospechosos de matar al reconocido entrenador de vóley y la defensa solicitó la libertad argumentando que no hubo intención homicida.

En los últimos días, el Cuerpo Médico Forense (CMF) envió a la Justicia la autopsia completa que realizó sobre el cadáver y además declaró uno de los médicos que lideró la medida. Los datos que brindó fueron claves para terminar de entender cómo murió Carlos Amieva. La lesión fatal fue una fractura que sufrió en la base del cráneo producida por una caída desde su propia altura. El profesional detalló que es muy difícil causar esa lesión con golpes de una persona, por lo que quedó descartada la versión de que Amieva fue golpeado varias veces en el suelo.

De hecho, las únicas lesiones visibles que tenía era un golpe en un ojo -que fue el que lo hizo caer al suelo- y marcas de agarrones en los brazos que evidenciaron un forcejeo con al menos uno de los sospechosos.

Justamente, los Sicre declararon en la causa hace varias semanas donde relataron que el entrenador de vóley agarró al mayor de ellos por el cuello, intervino su sobrino para defenderlo y allí fue que le pegó un golpe de puño en la cara por el cual Amieva terminó cayendo al piso y golpeándose la cabeza.

Tal vez te interesa:  Una mujer fue asesinada a golpes en la cabeza y buscan al ex yerno

Para el abogado defensor de los acusados, Daniel Sosa Arditti, esto cambia radicalmente la situación y solicitó la libertad de sus clientes, tal como lo había hecho en el comienzo de la investigación. El letrado sostuvo que Diego Sicre debe ser sobreseído ya que no participó de la pelea y que Matías Sicre debe ser imputado por homicidio preterintencional.

Esta última calificación legal prevé penas de 1 a 3 años de cárcel -es decir, es excarcelable- para quien mate a otra persona «cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte». En la práctica de este caso, Matías Sicre no tenía la intención de quitarle la vida a Carlos Amieva con un sólo golpe en el rostro. Distinto hubiera sido si la agresión continuaba cuando la víctima estaba inconsciente en el suelo.

Este lunes se realizó una audiencia ante el juez Oscar Balmes quien escuchó a la defensa y luego al fiscal del Valle de Uco, Jorge Quiroga, quien sostuvo su teoría de que se trató de un homicidio simple. La resolución del magistrado será el próximo lunes a la mañana, según adelantaron fuentes judiciales.

Golpiza en Tunuyán

En la noche del sábado 15 de enero pasado, cerca de las 23, Carlos Amieva iba junto a su pareja en su auto por calle Hipólito Yrigoyen, a dos cuadras de la calle principal de Tunuyán, donde tuvo una pelea verbal con al menos dos hombres que circulaban en una camioneta detrás de él.

Lo que originó el enojo fue que Amieva estaba siendo encandilado por las luces del vehículo mayor. Sin embargo, la situación no se limitó al cruce verbal ya que los hombres se adelantaron y encerraron al también periodista deportivo. Los protagonistas se bajaron de sus rodados y se trenzaron en una pelea donde Carlos Amieva terminó inconsciente en el suelo.

Tal vez te interesa:  Video: tremendo vuelco de un camión en la Ruta 7

El entrenador sufrió fuertes lesiones en su cabeza que provocaron una severa inflamación de su cerebro. Primero fue internado el el hospital Scaravelli, pero por la complejidad de su cuadro lo derivaron al Hospital El Carmen, en Godoy Cruz, donde fue operado, pero finalmente murió en la madrugada del jueves 20.

.

  • Carlos Amieva
  • Crimen en Tunuyán
  • Golpiza


Botón volver arriba