Policiales en la Patagonia

Los peritos coinciden en que el proyectil que mató al policía Nahuelcar es calibre 22

En la tercera jornada del juicio que se sigue a los seis imputados por el homicidio del policía Luis Gabriel Nahuelcar Varela, uno de los peritos declaró que el proyectil que se le extrajo es calibre 22 y de este modo encontró coincidencia con un arma larga como la secuestrada. Para mañana, fueron convocados otros cuatro testigos.

cutral co juicio Nahuelcar captura de pantalla de la audiencia segundo dia en Cutral Co

Hoy, después de las 9, el juez de Garantías, Federico Sommer inició el debate en el juicio por jurado popular que se le sigue a Elio Díaz –acusado como autor del disparo-, Miguel Ángel Díaz, José Culliqueo, José Luis Espinoza, Walter Díaz y Elías Campos. Están imputados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, calificado por ser la víctima un policía y por haberse realizado en concurso premeditado de dos o más personas. El fiscal jefe Agustín García planteó esa acusación.

Tanto Elio Díaz como Campos están asistidos por el abogado particular Gustavo Palmieri. Los demás, cuentan con la defensa del Ministerio Público, a través de Diego Simonelli y Vannesa Macedo Font. La familia del policía está representada por el abogado Nahuel Urra.

Hoy, continuaron las declaraciones de peritos que se encargaron de brindar detalles sobre el arma secuestrada, el lugar donde estaba la persona que efectuó el disparo y el proyectil retirado del cuerpo de la víctima. El hecho que se juzga ocurrió alrededor de las 9 del 1 de enero de 2020.

El último perito que declaró fue Cristian Hugo Lepén, quien señaló que hizo un disparo con la escopeta secuestrada, calibre 22 largo y lo cotejó con el que tenía la víctima en la cabeza. “Hay coincidencia entre el proyectil testigo y el que se le extrajo a la víctima”, resaltó. Describió que en un proyectil hay “estrías que no se repiten” y en este caso “encuentro una correspondencia en las estrías del proyectil testigo y el que se le retiró” a Nahuelcar.  

Aunque aclaró que el análisis “no es categórico” porque al presentar deformaciones el proyectil alojado en la cabeza del policía, le faltan elementos para ser analizado. Sin embargo, basado en su experiencia se pueden establecer “coincidencias, pero falta campo de estudio por la deformación que tiene”. Esta circunstancia le impidió ser categórico.

En cuanto, a la distancia del tirador y del cabo Nahuelcar, también coincidió con los otros peritos en que se hizo a 68 metros, basado en los testimonios de uno de los policías que estuvo esa mañana en el barrio Peñi Trapún. “Ve a una persona con un arma, la culata marrón, arriba del paredón”, mencionó mientras que Nahuelcar, a través del testimonio de otro uniformado, “estaba parado de frente, giró a cargar la escopeta, y cae”.

En cuanto a dos vainas calibre 22 que fueron halladas en la vereda de la casa de Espinoza, Lepen dijo que, en su hipótesis de trabajo, no guardan relación con el homicidio de Nahuelcar.

Antes de este testimonio, una policía licenciada en Criminalística también sostuvo que el proyectil que le fue extraído al uniformado tras el ataque esa mañana del 1 de enero fue por “un disparo de un arma calibre 22, que generó la perforación en el casco y fue el elemento que se recuperó en la autopsia”. Para este jueves, fueron convocados cuatro testigos, que son técnicos en su mayoría.

El 1 de enero, alrededor de las 9 en la esquina de Zapala y 9 de Julio del barrio Peñi Trapún, cayó mortalmente herido Nahuelcar. Hasta allí había llegado el motorista junto a otros efectivos por un incendio en una casa en construcción. Sin embargo, al arribar los móviles, un grupo de jóvenes la emprendió con piedras y palos hacia los efectivos. Todo concluyó con el disparo que le entró por la nuca y le perforó el casco al cabo Nahuelcar.

En la jornada del martes pasado, el médico forense Jorge Daroni explicó que ni bien fue alcanzado por la bala sufrió muerte cerebral. Por esa razón cayó tendido de inmediato hacia adelante. A pesar de haberlo trasladado de inmediato en un patrullero, su herida fue irreversible y falleció a las 15 de ese mismo día.


Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba