Policiales en Buenos Aires

El colmo: robaron una casa de comidas a metros del Servicio Penitenciario

El robo ocurrido este mediodía en una casa de comidas de barrio Norte no fue uno más. Es que el local se encuentra en la esquina del Servicio Penitenciario Bonaerense, un edificio colmado de uniformados armados.

Lo cierto es que cerca de las 12, a los ladrones poco les importó que a metros de allí, más precisamente en 6 entre 33 y 34, estuviera lleno de efectivos de la fuerza, encargados de brindar seguridad en las cárceles bonaerenses, para dar un golpe en «Mar de Ollas», un local gastronómico que a esa hora estaba comenzando a tomar ritmo.

Se supo que actuaron al menos dos delincuentes, que llegaron en moto y estaban armados. Tras amenazar a los empleados, se llevaron algo de dinero que pudieron rescatar y teléfonos celulares. En tanto, tras el asalto, el local cerró sus puertas porque «los chicos quedaron shockeados», le contó a EL DIA Hernán González, el dueño del comercio -quien también se encontraba en el lugar- y además dijo que la situación de inseguridad «es un infierno». 

«Además de estar el Servicio Penitenciario a unos metros hay un kiosco que estaba lleno de gente», agregó, aún indignado, el propietario.

Todo sucedió cuando uno de los empleados se encontraba lavando en la bacha trasera y escuchó la voz de una persona que ingresó y, con tono amable, dijo «buenos días». Era un joven de unos 25 años que llevaba un barbijo blanco de Tik Tok, pero que de amable no tenía nada ya que inmediatamente sacó un arma y les apuntó, contaron las víctimas a este diario.

«Fue todo muy rápido porque afuera había gente haciendo cola en el kiosco, y había hasta policías esperando», contó González. «Nos mandaron para atrás y nos encerraron. Tiraron al piso la caja registradora y se llevaron la plata y los celulares», agregó, al tiempo que contó que los delincuentes «tenían tremendos bufos».

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba