La victoria de Trump en Iowa lo encamina hacia un intento de regreso

El expresidente Trump ha superado el primer hito en lo que sus aliados esperan que sea una marcha rápida hacia una tercera nominación presidencial.

El lunes, los republicanos de Iowa pusieron al derrotado expresidente, que enfrenta cuatro casos penales relacionados con acusaciones de múltiples delitos graves, en camino de tener otra oportunidad de llegar a la Casa Blanca.

La victoria de Trump en las asambleas electorales de Iowa se produjo gracias a la determinación de sus partidarios acérrimos, que acudieron a la reunión en una noche extremadamente fría que los funcionarios estatales describieron como uno de los peores climas para una asamblea electoral en medio siglo.

Incluso antes de que comenzara la votación en algunos lugares de los caucus, Associated Press y las cadenas de televisión proyectaron la victoria de Trump basándose en encuestas de votantes que ingresaron a los sitios del caucus y los resultados de los distritos clave.

El rápido anuncio provocó una reacción airada del gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien estaba enfrascado en una reñida carrera por el segundo lugar con la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley.

En una declaración del director de comunicaciones de su campaña, DeSantis acusó a los medios de comunicación de “interferencia electoral”.

«Los medios están apoyando a Trump, y este es el ejemplo más atroz hasta ahora», decía el comunicado.

Trump dijo que se sentía «muy honrado por una llamada tan temprana».

«Queremos hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande, el mejor eslogan de todos los tiempos, y el hecho es que eso es lo que hicimos», dijo en una entrevista con Fox News Digital.

A diferencia del primer puesto, la lucha por el segundo puesto se mantuvo muy reñida durante el recuento de votos. Haley y DeSantis obtuvieron cada uno alrededor de una quinta parte de los votos. Vivek Ramaswamy quedó muy atrás en el cuarto lugar.

El casi empate en el segundo lugar podría significar que el resultado de Iowa no tendrá mucho impacto en la capacidad de la campaña de Haley o DeSantis para avanzar a la próxima contienda, en New Hampshire la próxima semana.

Haley ha ido ganando fuerza en las últimas semanas, según múltiples encuestas. En la encuesta de ingreso a la cadena, ella fue la primera opción entre los votantes que tomaron una decisión en las últimas dos semanas.

Está bien posicionada para superar a Trump en New Hampshire, donde los votantes moderados y los independientes constituyen una proporción mucho mayor del electorado que en Iowa.

Después de eso, sin embargo, sus perspectivas se desvanecen. Trump sigue teniendo una gran ventaja en el estado natal de Haley, que vota en febrero, así como en muchos de los 15 estados que votan el 5 de marzo, el Súper Martes de este año.

En California, por ejemplo, Trump cuenta actualmente con el apoyo de dos tercios de los probables votantes republicanos para las primarias del 5 de marzo, según una encuesta del Instituto de Estudios Gubernamentales de UC Berkeley, copatrocinada por Los Angeles Times, que se publicó el lunes por la mañana. Trump está en camino de ganar todos los delegados del estado para la convención republicana, que representan el 14% de los votos necesarios para la nominación.

Los demócratas no celebraron una asamblea presidencial el lunes. El partido fracasó tanto en los caucus de 2020 que nunca se nombró formalmente a ningún ganador. En medio de preocupaciones de que la población abrumadoramente blanca de Iowa no representaba la cambiante demografía del país, el año pasado los demócratas decidieron comenzar su competencia por la nominación con primarias en Carolina del Sur y Nevada.

Después de que se convocara la carrera para Trump, el Partido Demócrata de Iowa emitió un comunicado describiendo el caso que los demócratas planean presentar contra el expresidente.

Mientras hacía campaña en Iowa, “Trump nos mostró exactamente lo que le haría a Estados Unidos si tuviera la oportunidad: prohibir el aborto en todo el país, recortar la Seguridad Social y Medicare, hacer que nuestras comunidades sean menos seguras y dar limosnas a los ricos mientras aumenta los costos de los sectores medios. familias de clase media”, decía el comunicado.

Los resultados del lunes mostraron que Trump conserva el ferviente respaldo de sus leales. Se espera que su margen de victoria rompa el récord de un disputado grupo republicano de Iowa, establecido en 2000 por George W. Bush.

A diferencia de las primarias, donde los votantes pueden emitir su voto en cualquier momento durante el día de las elecciones (y en muchos estados durante semanas antes de las elecciones), los caucus requieren que los votantes asistan a una hora específica, generalmente a partir de las 7 p.m., y se paren frente a sus vecinos. para anunciar a quién respaldan.

En los 1.657 sitios de caucus a nivel de distrito electoral en todo el estado, los partidarios de los candidatos pronunciaron discursos, a menudo expresando las quejas y la ira que han animado a muchos votantes republicanos por la frontera, los cierres de la era de la pandemia y el sesgo percibido contra los conservadores.

En las encuestas preelectorales, los votantes de Trump estaban mucho más entusiasmados con su candidato que los partidarios de los otros candidatos, y ese entusiasmo se trasladó a la noche del caucus.

“En este momento se está produciendo un gran despertar en todo el país”, dijo Kathryn M. Heilesen, contadora pública certificada en Denison, una pequeña ciudad en el oeste de Iowa, que fue capitana del caucus de Trump. No aclaró su referencia al “Gran Despertar”, una frase que data de la evangelización del siglo XVIII en Estados Unidos pero que en los últimos años ha sido retomada por los devotos de las teorías de conspiración de QAnon.

El voto de Heilesen por el ex presidente fue una cuestión de fe pero también de profecía, afirmó. «Y sólo hay que escuchar a los profetas; si los escuchaste en 2016, ellos predijeron esto».

Aunque la población del condado de Crawford, donde se encuentra Denison, es casi un 30% latina, la participación en el caucus fue casi en su totalidad de votantes blancos no latinos.

Casi la mitad de los partidarios de Trump se describieron como “extremadamente entusiastas” con su candidato, según una encuesta de Des Moines Register/NBC/Mediacom entre votantes de Iowa realizada la semana pasada. Por el contrario, sólo el 9% de los partidarios de la ex embajadora de la ONU Haley estaban igualmente emocionados, al igual que el 23% de los votantes de DeSantis.

Trump lideró entre todos los grupos demográficos evaluados en la encuesta, pero fue especialmente fuerte entre los votantes que se identificaron como cristianos evangélicos y los 4 de cada 10 probables votantes del caucus que se etiquetaron como partidarios del movimiento “Make America Great Again” de Trump. Entre los partidarios de Trump, el 60% se autodenominaba “ultra MAGA” o “MAGA normal”, según la encuesta.

Aproximadamente la mitad de los partidarios de Haley se identificaron como “anti-MAGA”, mientras que 1 de cada 10 dijo que eran partidarios de MAGA.

Los votantes de DeSantis se ubicaron entre esos dos polos, y más de la mitad dijeron que eran neutrales hacia el movimiento MAGA, mostró la encuesta.

Kurt Moore, de 54 años, partidario de DeSantis en Ames, sede de la Universidad Estatal de Iowa, dijo que no se había reunido en elecciones pasadas porque “a veces sabes que no vas a cambiar nada”. Esta vez, dijo, habría “atravesado una tormenta de nieve” para participar.

«Muchos de nosotros pensamos que estamos llegando a nuestro fin como país si no tomamos una nueva dirección», dijo. “Tenemos un gran país… sólo si no lo destruimos. Ahora, con toda esta gente cruzando la frontera… el dinero de los impuestos de la gente se utiliza para albergar a extranjeros ilegales en las escuelas. No sabemos qué es un hombre o una mujer. Es un desastre y tenemos que arreglarlo”.

Los votantes están “dispuestos a salir con un clima de dos grados para solucionarlo”, añadió, mirando a las aproximadamente 120 personas reunidas en la abarrotada cafetería de una escuela primaria para su caucus.

Cerca de allí, otros dos partidarios de DeSantis, Ami y Rolf Duvick, dijeron que apoyaban al gobernador de Florida porque Trump había respaldado los cierres durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

“En pocas palabras, realmente nos gustó Trump, pero DeSantis lideró mucho mejor en lo que respecta a COVID”, dijo Ami. Trump debería haber despedido al Dr. Anthony Fauci, exdirector del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del gobierno federal, añadió.

En Iowa, como en otros lugares, Haley parece estar consolidando el apoyo de quienes han rechazado a Trump, incluidos republicanos descontentos, independientes y algunos demócratas que se cruzaron y participaron en el caucus republicano, lo que permiten las reglas de Iowa.

Parecía estar obteniendo mejores resultados en distritos electorales con altos porcentajes de votantes con educación universitaria, un resultado consistente con las encuestas preelectorales que mostraron que tenía su mayor apoyo entre dos grupos que se han resistido consistentemente a Trump: los votantes suburbanos y las mujeres blancas con títulos universitarios. .

La encuesta de Des Moines Register encontró que aproximadamente la mitad de los partidarios de Haley eran independientes o demócratas cruzados, y sólo el 23% dijo que votaría por Trump en una revancha contra el presidente Biden en noviembre. Por el contrario, el 43% dijo que votaría por Biden, mientras que el resto respaldó a uno de varios candidatos independientes o de terceros partidos.

La responsabilidad penal de Trump no molestó a la gran mayoría de los probables asistentes al caucus, según la encuesta: 6 de cada 10 dijeron que si Trump fuera condenado, no tendría ningún impacto en su apoyo a él en noviembre, y 2 de cada 10 dijeron que una condena los convertiría en más probable que vote por él. Aproximadamente tres cuartas partes de los probables votantes del caucus dijeron que esperaban que Trump, a pesar de sus problemas legales, venciera a Biden.

Sólo 2 de cada 10 probables votantes del caucus dijeron que una condena los haría menos propensos a apoyar a Trump, pero entre los votantes de Haley, 4 de cada 10 dijeron que una condena los haría menos propensos a respaldarlo.

Mehta informó desde Des Moines, Lauter desde Washington y Pinho desde Ames. El redactor del Times, Jack Herrera, contribuyó a este informe desde Denison.

Deja un comentario