16 muertos cuando misiles rusos atacan Odesa en el sur de Ucrania

16 muertos cuando misiles rusos atacan Odesa en el sur de Ucrania

Un ataque ruso con misiles balísticos destruyó viviendas en la ciudad de Odesa, en el sur de Ucrania, el viernes, seguido de un segundo misil que apuntó a los socorristas que llegaron al lugar, dijeron las autoridades. Al menos 16 personas murieron.

El ataque ocurrió mientras los rusos votaban en una elección presidencial que seguramente extenderá el gobierno de Vladimir Putin por otros seis años después de que aplastó la disidencia, y mientras la guerra en Ucrania se prolonga hacia su tercer año.

Entre los muertos se encontraban un paramédico y un trabajador del servicio de emergencia. Al menos otras 53 personas resultaron heridas por los misiles Iskander-M, dijeron las autoridades.

Al menos 10 casas en Odesa y algunos equipos del servicio de emergencia resultaron dañados en el ataque, que provocó un incendio, según el Servicio de Emergencia de Ucrania y el gobernador regional Oleh Kiper.

La táctica de disparar un segundo misil al mismo lugar con la intención de alcanzar a los rescatistas se conoce en términos militares como “doble toque”. Estos ataques suelen afectar a civiles.

Kiper anunció que el sábado se celebrará un día de luto en Odesa, el segundo día de luto en menos de dos semanas.

El 2 de marzo, un dron ruso atacó un edificio de varios pisos y mató a 12 personas, incluidos cinco niños.

Desde el verano pasado, Rusia ha intensificado sus ataques contra Odesa, una ciudad portuaria del sur con una población de alrededor de 1 millón de habitantes.

Los ataques se han dirigido principalmente a la infraestructura portuaria, con el objetivo de interrumpir la exportación de mercancías después de que Ucrania lograra restablecer la navegación marítima con una serie de operaciones exitosas en el Mar Negro.

Los funcionarios de Moscú también han afirmado que están apuntando a instalaciones donde se almacenan drones marinos ucranianos para atacar a la flota rusa del Mar Negro.

Los puertos de la región de Odesa fueron clave para el acuerdo internacional del año pasado que permitió a Ucrania y Rusia enviar su grano al resto del mundo.

Los residentes de la ciudad hablan en gran medida ruso y su pasado está entrelazado con algunas de las figuras más veneradas de Rusia, como Catalina la Grande, el autor León Tolstoi y la poeta Anna Ajmátova. Su catedral ortodoxa pertenece al patriarcado de Moscú y, al menos hasta que el Kremlin anexó ilegalmente la cercana península de Crimea en 2014, sus playas eran amadas por los turistas rusos.

Mientras tanto, en la región fronteriza rusa de Belgorod, el gobernador regional Vyacheslav Gladkov dijo que un miembro de las fuerzas regionales de defensa territorial murió y dos personas resultaron heridas en el bombardeo ucraniano el viernes.

En la región central de Ucrania de Vinnytsia, dos personas murieron y tres resultaron heridas después de que Rusia atacara un edificio con un dron, según el gobernador regional Serhii Borzov.

La fuerza aérea ucraniana dijo que derribó los 27 drones Shahed que Rusia lanzó sobre las regiones de Kharkiv, Vinnytsia, Kirovohrad, Mykolaiv, Khmelnytskyi y Kyiv.

Arhirova escribe para Associated Press.

Subir