Rubén Mühlberger rompió el silencio tras su excarcelación: “Cuando brillás, van a tratar de opacarte”

Rubén Mühlberger rompió el silencio tras su excarcelación: “Cuando brillás, van a tratar de opacarte”

Rubén Mühlberger rompió el silencio tras las acusaciones y denuncias en su contra. El médico de las estrellas había quedado en el ojo de la tormenta en mayo del 2020 cuando, en plena pandemia, aseguró que comercializaba un kit anti-covid. A raíz de esto, la Justicia allanó su clínica, donde se encontró con una serie de irregularidades, por las que determinó su detención. Pero a los días fue liberado.

A tres años del escándalo, Mühlberger reapareció y dialogó con Intrusos (América), donde aseguró que lo quiere perjudicar por haber creado un imperio. “Muy pronto van a tener un comunicado, pero fijate que no encontraron absolutamente nada. Fue una maniobra de ya sabemos quiénes”, sostuvo. Y aunque se negó a dar nombres, se defendió: “Cuando brillás y ocupás un lugar importante, siempre van a tratar de opacarte. Los que tenemos luz siempre vamos a ser atacados por la oscuridad”.

Leé también: Habló la fiscal que investiga las irregularidades del Dr. Mühlberger: “Hay mucha gente que está asustada”

Reapareció Rubén Mühlberger (Foto: Captura América)

Tras aclarar que tiene miles de pacientes, entre los que se destacan Marcelo Polino y Fátima Florez, Mühlberger se defendió de las acusaciones en su contra: “Tengo 57 mil pacientes que me avalan, pero hacer un imperio molesta”.

El médico de los famosos se mostró indignado con los trascendidos. “Los allanamientos los hicieron por maldad. Lo más difícil fue superar un cáncer. Estaba en el postoperatorio de un cáncer y dijeron barbaridades.... Dijeron que yo estaba atendiendo, que bajaba con un frasco de botox”, recordó. Y advirtió: “Ahora se viene el otro tiempo, el de la Justicia”.

El cronista se hizo eco de los dichos del médico quien aseguró que quieren opacarlo y quiso saber a quién se refería, pero él evitó dar nombres: “Es gente cachivache”. A modo de cierre, fue consultado acerca de si se arrepentía de algo y asintió. “Me vinieron a contratar de skincare de Marbella y no fui. Me arrepiento de no haberme ido”, sentenció.

Un paciente denunció a Rubén Mühlberger por estafa en una operación de alargamiento peneano: “No puedo tener más sexo”

Un año después de su detención, en Los ángeles de la mañana aseguraron que el médico había vuelto a ejercer la medicina. En este marco, conversaron con Ricardo Núñez, un expaciente que lo denunció por estafa en una operación de alargamiento peneano: “No puedo tener más sexo”.

El hombre en cuestión contó que se hizo la cirugía el 19 de marzo y que le costó 2500 dólares. “Fui acompañado por una persona. Nos dieron ese famoso té de frutos rojos con Clonazepam. A ella también la durmieron en la sala de espera”, aseguró.

Video Placeholder

Ricardo Núñez pagó 2500 por la intervención. Nunca tuvo respuesta del médico y los urólogos le dijeron que su situación es irreversible.

Acto seguido relató la intervención: “Entré a una sala de espera, pseudoquirófano, que era una camilla como de cama solar. Me sacaron sangre de ambos brazos y me dijeron que era plasma que me lo iban a introducir junto con la grasa en el miembro. Después entró Mühlberger, estilo estrella de cine, se presentó y me dijo que en una hora o menos ya iba a estar operado”.

Núñez sostuvo que jamás le hicieron un prequirúrgico. Además, recordó que estuvo consciente durante toda la intervención porque tampoco le dieron anestesia: “Escuchaba las conversaciones sobre turismo, de los lugares a los que iban, que tomaban… todo”.

En cuanto a la operación, aclaró que no fue dolorosa y detalló: “Me metieron dos cánulas en el abdomen, me sacaron la grasa y me inyectaron la grasa de mi propio abdomen con el supuesto plasma que me sacaron de los brazos y vendaron el miembro”. Una vez finalizada, lo enviaron de nuevo a su hogar y como indicación le dijeron que se duchara con agua caliente y masajeara la zona.

Sin embargo, con el paso de los días descubrió que la operación no había salido como esperaba: “Pasaron 15 días, al principio era una obra de arte, pero a los veinte días la obra de arte se derritió como si fuera mantequilla”. De manera inmediata, llamó a la clínica para reclamar y logró hablar con Mühlberger, pero cuando tenía la cita médica ocurrió el allanamiento.

“Se lo llevaron y no me pudo revisar. Pero como ya había perdido todo y sumado a todos los dolores que me quedaron de la cirugía, fui a distintos urólogos que me dijeron que no puedo tener más relaciones sexuales y que perdí la libido”.

Subir