“Las gotas de Dios”, un viaje al refinado y fecundo universo de los vinos

Bajo un título no demasiado seductor, la miniserie Las gotas de Dios propone una excursión al enjundioso e incluso poético mundo del vino. Cuenta la historia de Camille, a quien su padre, el talentoso enólogo Alexander Léger, enseñó desde muy niña a cultivar su olfato y detectar toda clase de olores con los ojos vendados.

Camille Léger tiene un don, puede distinguir perfumes de flores y plantas pero también de piedras, maderas y residuos, toda clase de elementos inimaginables en la formulación de un vino. Un episodio ocurrido en su niñez, sin embargo, le produce un trauma que le impide en adelante todo contacto con el alcohol.

Leé también: “Succession”, el esperado final de una serie que mostró el otro lado de los negocios, la codicia y el fracaso

Tras el divorcio de sus padres Camille pierde todo contacto con Alexander, quien vive en Tokio y se ha convertido en un prócer de la industria, el multimillonario creador de la célebre guía Léger y dueño de la colección privada de vinos más importante del mundo. Poco antes de morir suplica a Camille que vaya a verlo; los separan veinte años y un océano de distancia: Camille vive en París con su madre.

En Tokio vive también el joven Issei Tomine, quien avergüenza a los suyos por dedicarse al mundo del vino desdeñando el poderoso negocio familiar de los diamantes. Issei ha sido el discípulo más destacado de Alexander Léger y ahora intenta poner en marcha su propia empresa con suerte diversa.

«Las gotas de Dios» es una serie muy particular. (Foto: Apple TV)

Así planteadas estas dos historias paralelas se llega al núcleo del relato: la lectura del testamento de Alexander Léger. La herencia en juego es su portentosa colección de vinos y la continuación de la Guía Léger, una obra de importancia internacional. Se calcula su valor total alrededor de los 150 millones de dólares. Pero Alexander dejó instrucciones muy precisas: para recibir la herencia Camille e Issei deben participar en una muy elaborada, muy difícil competencia que incluye varias etapas de alta exigencia, académicas y prácticas.

A lo largo de esta competencia la serie se sumerge en las zonas más técnicas y las más elevadas del mundo de los vinos. Al mismo tiempo despliega las pasiones personales, la historia y la naturaleza de los vínculos de los personajes involucrados: los fervores de Camille y la austera distinción de Issei.

Leé también: “Atracción fatal”, la nueva serie basada en la perturbadora película de Adrian Lyne sobre una infidelidad

Las gotas de Dios es una producción franco japonesa creada por Quoc Dang Tran y está inspirada en un manga del mismo nombre de los hermanos Shin y Yuko Kibayash. Está hablada en francés, inglés y japonés. Fleur Geffrier es Camille Léger, Tomohisa Yamashita es Issei Tomine y completan el elenco Tom Wozniczka, Stanley Weber y Diego Ribon. Es una exquisita serie de ocho episodios que puede verse por Apple TV.