Vialidad: el fiscal citó una frase del Papa Francisco en la anteúltima jornada de su alegato

«El corrupto no percibe la corrupción», dijo el fiscal Diego Luciani cuando analizó los alcances de la asociación ilícita que a su criterio «tuvo como principal responsable a Cristina Kirchner. Pero aquellas palabras corresponden a un discurso del Papa Francisco que retomó la fiscalía durante su alegato del viernes. Cuando ponderó el rol de la vicepresidenta acusada de ser jefa de lo que denominaron «una organización criminal», habló de su incidencia «sobre los funcionarios cómplices y el empresario fiel».

Los alegatos de este viernes, la octava jornada asignada al Ministerio Público Fiscal, contó con una llamativa cita cuando se analizó la hipótesis central de la vicepresidenta al defenderse en esta caso, que investiga los contratos viales a favor de Lázaro Báez que no era empresario de la construcción.

El 2 de diciembre de 2019 Cristina Kirchner le dijo a los jueces del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso, que todo el proceso penal sólo respondía al lawfare, una persecución política con el único fin de perjudicarla y que los acusó de ser un «brazo ejecutor» de ese plan.

La fiscalía retomó esa tesis para desestimarla. Sergio Mola indicó que el lawfare «no existe, es sólo marketing para desestimar procesos penales», sin negar la existencia de casos de persecución política «en épocas de dictadura militar», pero reiteró que es una terminología que utilizan «los acusados por corrupción, por narcotráfico y en casos de lesa humanidad».

La hipótesis de defensa de Cristina Kirchner fue retomada por el fiscal Luciani quien después de analizar la responsabilidad penal que le corresponde a la vice, dijo: “Después de exhibir este escandaloso cuadro probatorio ¿cómo sostienen que no se han producido actos de corrupción?”.

“Han llegado a autopercibirse perseguidos políticos”, continuó diciendo el fiscal y leyó una cita de un «líder mundial», sin mencionarlo, pero se refirió a un discurso del Papa Francisco pronunciado ante la Asociación de Derecho Penal Internacional y que transcripto por Roberto Carles y también Eugenio Zaffaroni.

“El corrupto atraviesa la vida con los atajos del oportunismo, con el aire de quien dice: “No he sido yo”, llegando a interiorizar su máscara de hombre honesto. Es un proceso de interiorización. El corrupto no puede aceptar la crítica, descalifica a quien lo hace, trata de disminuir cualquier autoridad moral que pueda ponerlo en tela de juicio, no valora a los demás y ataca con el insulto a quién piensa de modo diverso. Si las relaciones de fuerza lo permiten, persigue a quien lo contradiga”.

Continuó la lectura de las palabras del Papa Francisco: “La corrupción se expresa en una atmósfera de triunfalismo porque el corrupto se cree un vencedor. En ese ambiente se pavonea para rebajar a los demás. El corrupto no conoce la amistad o la fraternidad, sino la complicidad y la enemistad. El corrupto no percibe su corrupción. Se da en cierto sentido lo que sucede con el mal aliento: difícilmente quien lo tiene se da cuenta de ello; son los demás quienes se dan cuenta de ello y se lo tienen que decir».

El tramo final de aquellas palabras fue más contundente aún: «Por tal motivo difícilmente el corrupto podrá salir de su estado por remordimiento interior de su conciencia. La corrupción es un mal más grave que el pecado. Más que perdonado, este mal debe ser curado. La corrupción se ha convertido en algo natural”.

El fiscal Luciani resaltó: «el corrupto se cree vencedor, la corrupción acá se convirtió en un acto natural” y habló de un «nuevo establishment del delito que es la gran corrupción con la participación directa de la política, sus contornos son la rentabilidad e impunidad, un marco ilegal ad hoc que configuren un escollo para la investigación y la permanencia de la más idónea condiciones para delinquir”.

De todo eso responsabilizó a Cristina Kirchner «que dirigió una organización que se formó para perjudicar no sólo el erario público, sino también la imagen que la administración pública debe dar a la ciudadanía, porque crearon un estado paralelo al margen de la ley”.

En el tramo final indicó: “Estamos convencidos que los hechos ocurrieron tal y como los explicamos. Fueron doce años de arbitrariedades de un apartamiento sistemático de las leyes. Realizaron acciones corruptas, ilegales durante años”, y añadió: “Hubo un sistema coordinado y sistemático de corrupción”.

Cristina Kirchner, indicó la fiscalía, “Intenta otorgar a su actuación un carácter neutral, corriéndose en ese desvío de fondos y sus consecuencias al daño patrimonial” pero este argumento de defensa “no puede prosperar porque se corroboró que la decisión para que se llevara a cabo la maniobra dependió de los ex presidentes de la Nación, el suyo fue un aporte doloso que permitió el llamado a licitación, se garantizara el flujo constante fondos y que nada interrumpiera la maniobra».

La fiscalía concluyó diciendo que la ex presidenta, «tuvo el dominio sobre los funcionarios cómplices y el empresario fiel que dieron continuidad a estas maniobras delictivas”.

.

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba