Una licitación de AYSA por U$S 127 millones provoca ruidos en la oposición

EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Ricardo López Murphy y otros diputados de Juntos por el Cambio pidieron suspender ese contrato para que decida el próximo Gobierno. La titular de la empresa Malena Galmarini le mandó una nota al diputado para invitarlo a conocer «los antecedentes y procedimientos» del acto.

Una licitación para la compra de policloruro de aluminio para AYSA y que supone un gasto por 127 millones de dólares provocó ruidos en la oposición. Es para la compra de un coagulante que es el producto químico que se usa para clarificar el agua.

Ricardo López Murphy y otros diputados de Juntos por el Cambio preparaban ayer un pedido informes que objeta y pide redefinir la licitación a fin de que la decida el próximo Gobierno.

La presidenta de AYSA, Malena Galmarini, le mandó esta noche una nota a Lopez Murphy en la cual lo invita a hacerse presente en la sede de la empresa para poner a su disposición «los antecedentes y procedimientos de seleccion» de la licitación.

.

López Murphy sospecha que la licitación sería supuestamente para beneficiar al empresario Mauricio Filiberti, llamado “El rey del cloro” y dueño de Transclor. Filiberti es, también, accionista de EDENOR. La presidenta de Aysa es Malena Galmarini, la esposa de Massa.

Desde la oposición, se destacaba la “amistad de Massa con Filiberti” pero los voceros de Economía señalaron que “Massa es tan amigo de ese empresario como Rogelio Frigerio o Macri o Nicolás Caputo que estuvo de vacaciones con él”.

Desde el ministerio de Economía, ​se defendió la licitación y se afirmó que «durante el macrismo este tipo de contratos se adjudicaban en forma directa. Es la primera vez que Filiberti compite en una licitación«. Y desde fuentes de AYSA  se afirmó que «se sigue adelante con la licitación porque no hay ninguna irregularidad«.

López Murphy hizo a Clarín una serie de advertencias. Primero que se trata de una compra para proveer de ese producto “a partir del 2024 cuando habrá otro gobierno en el poder”.

La discusión gira alrededor de si la empresa de aguas y cloacas del estado argentino debe comprar sulfato de aluminio para clarificar el agua, policloruro de aluminio (PAC) o ambos en forma conjunta.

Mauricio Filiberti, el ex propietario del yate Attila , y dueño de Trasclor.

La licitación incluye el mantenimiento de la plata de sulfato de aluminio que tiene AYSA en Bernal.

Según López Murphy, “si se hiciera una licitación de coagulantes alternativas y se abriera los volúmenes a la competencia entre varias empresas, se podría ahorrar unos 23 millones de dólares”.

“Depender solo de la compra de PAC genera la monopolización de dicho insumo y los precios que se pagan están un 40 por ciento por encima de los que deberían pagarse”, explicó el ex ministro de Economía.

“El sulfato de aluminio está siendo discriminado intencionalmente ya que es considerado para promover solo el 22 por ciento del volumen total de la compra de coagulante”.

En la actualidad, Transclor de Filiberti provee “un 78 por ciento de PAC” a AYSA y otras tres empresas proveen el 22 por ciento de coagulante pero como sulfato de aluminio.

Según el llamado a licitación 60425/2023, el martes próximo se va a hacer la presentación y apertura de las ofertas.

“Si AYSA no me contesta voy a preguntar al jefe de gabinete, Agustín Rossi, el 21 de marzo cuando venga a exponer a la cámara de Diputados”, adelantó el precandidato a jefe de gobierno de la CABA,.

López Murphy dijo a Clarín que “se debe armar una comisión de expertos para decidir cuál es el mejor producto” para usar como coagulante del agua. “La idea es hacer la licitación más competitiva y puede ser que, finalmente, gane Filiberti”, dijo el economista.

La licitación tiene como objeto la “contratación de la Operación y Mantenimiento de la Planta de Policloruro de Aluminio (Planta de PAC) propiedad de AySA S.A. y la provisión de Policloruro de Aluminio (PAC)”.

El proveedor “deberá hacerse cargo de los costos derivados de dicha operación, asumiendo el mantenimiento íntegro de la Planta de PAC propiedad de AySA, quedando a su cargo los costos de dicho mantenimiento, la adquisición de las materias primas para la fabricación de PAC en la cantidad y calidad necesaria para la producción que AySA le requiera, conforme las pautas mínimas que resultan del Documento de Especificaciones Técnicas”.

“El proveedor no podrá producir en esta Planta ningún otro producto que el PAC propiedad de AySA”, aclara el llamado a licitación.