Saltar al contenido
Diario Tiempo

Un diputado provincial de La Libertad Avanza difundió un plan provocador: cambiarle el nombre al CCK por Julio Argentino Roca

noviembre 20, 2023
Un diputado provincial de La Libertad Avanza difundió un plan provocador: cambiarle el nombre al CCK por Julio Argentino Roca

Agustín Romo, diputado provincial electo por La Libertad Avanza en la Provincia de Buenos Aires, se descolgó este lunes con una propuesta provocadora sobre uno de los edificios emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires: propuso rebautizar al CCK, el Centro Cultural Kirchner, como «Julio Argentino Roca».

Lo hizo a través de un mensaje en Twitter, la red social ahora conocida como X, cuando los festejos libertarios por el triunfo de Javier Milei en el balotaje presidencial no cejaban.

«Para mí al CCK hay que ponerle Julio Argentino Roca«, trinó Romo, cortito y contundente, fiel a la verba con la que sembró fama personal de provocador en la red social del otrora pajarito.

Carlos Agustín Romo Ortega es una de las figuras de La Libertad Avanza a las que denunció Alberto Fernández a mediados de octubre por las maniobras en el mercado cambiario ante la disparada del dólar blue. Además, como dato accesorio, es sobrino nieto de Ramón «Palito» Ortega, cantante popular, productor musical y ex gobernador de Tucumán en los años noventa.

Agustín Romo posa en modo selfie con Javier Milei, el domingo del triunfo en el balotaje. Foto Twitter

El CCK fue abierto en mayo de 2015, en los últimos meses del segundo gobierno de Cristina Kirchner. Se encuentra emplazado en el histórico edificio que fuera del Correo Central, en Sarmiento al 100. Es un centro en el que se presentan artistas nacionales e internacionales e incluso sirve de sede para encuentros culturales, como exposiciones y conferencias. Su nombre siempre fue puesto en debate por su obvia intención partidaria.

Desde su inauguración, la elección del nombre causó revuelo, con el reproche de un sector de la oposición por el proselitismo implícito en la designación con el apellido entonces presidencial. En tiempos de mandato de Mauricio Macri se evaluó renombrarlo y finalmente se instaló la idea de utilizar la sigla CCK.

Romo ejerció como director de Comunicaciones Digitales de La Libertad Avanza, con el expertise que le dieron años de tuits picantes. Desde las cuentas oficiales y no oficiales del espacio contribuyó al crecimiento del partido libertario y a su propia reputación, que le permitió encaramarse a un escaño en la Legislatura bonaerense.

El Centro Cultural Kirchner, iluminado con los colores patrios, en octubre de 2017. Foto Martin Bonetto El Centro Cultural Kirchner, iluminado con los colores patrios, en octubre de 2017. Foto Martin Bonetto

De allí, acaso, la apelación a un apellido resistido por el kirchnerismo y sector del progresismo nacional. Es que Julio Argentino Roca dirigió la llamada «Conquista del Desierto» en la que murieron pueblos originarios de la Patagonia y la Región Pampeana. Sus críticos llegaron a pedir que se retire su monumento porteño, en Diagonal Sur.

Las contrapropuestas y una opción gasolera

De todas maneras, la propuesta de Romo no encontró aceptación unánime, ni siquiera entre sus seguidores.

«CCC. Centro Cultural Calamaro», contraofertó Érica García, música, ocasional conductora de TV devenida especialista en finanzas, ex pareja del guitarrista Ricardo Mollo y seguidora libertaria hasta la previa del balotaje. Ella tampoco pecó de ingenua: Andrés Calamaro fue uno de los artistas que, en plena gira por Argentina, declaró su apoyo a Javier Milei antes de la segunda vuelta electoral.

Para mi al CCK hay que ponerle Julio Argentino Roca.

— Agustín Romo (@agustinromm) November 20, 2023

Aunque García también señaló un eventual problema si se le pusiera Roca al centro cultural lindero con el Bajo porteño. «Es muy confuso, la gente se va a ir al tren Roca«, desconfió del público del actual CCK y, a la vez, de los usuarios del sistema ferroviario que va al sur del Gran Buenos Aires.

«Centro cultural Doctor René Favaloro«, replicó otro seguidor, en una serie de respuestas que incluyeron otros nombres ilustres de la cultura, la ciencia y el arte argentinos: «Debe llamarse Centro Cultural Borges«, como el que ya existe en Galerías Pacífico; Centro Cultural Alberdi, por el prócer preferido de los «liberales libertarios»; «Astor Piazzolla, banco duro»; o «Carlos Gardel«.

No faltó quien, subido a la ola libertaria, se pronunció por el exvocero de Domingo Cavallo y exarmador de LLA, desplazado cuando subió la influencia del PRO: «Centro Cultural Kikuchi». Como para no perder las iniciales actuales.

Settings