“Sos un cagón”: la fuerte pelea entre Mayra Mendoza y Jorge Ferraresi, con insultos frente a Axel Kicillof

“Sos un cagón”: la fuerte pelea entre Mayra Mendoza y Jorge Ferraresi, con insultos frente a Axel Kicillof

Debía ser una reunión distendida, con intendentes contentos por la firma de convenios con Provincia Leasing del Banco Provincia por $4.000 millones. Sin embargo, la interna entre un sector del kirchnerismo que ensalza al gobernador Axel Kicillof frente a La Cámpora, terminó con un insulto de la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza a su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi, por encabezar un acto en Bernal, sin aviso, ni invitación: "¡Sos un cagón!".

La tensa escena fue en uno de los salones de la gobernación de La Plata, donde Axel Kicillof convocó a diez jefes comunales para firmar acuerdos de leasing con el objetivo de que los municipios adquirir bienes. De un lado de la mesa, Kicillof junto a sus funcionarios y del otro, los intendentes. Una foto de Juan Domingo Perón junto a Eva Duarte en la cabecera completaron la pintura de la que se esperaba de sonrisas pero en la que solo hubo seriedad.

Del lado de la larga mesa de los intendentes, el lugar más incómodo fue el de Gastón Granados, intendente peronista de Ezeiza. Quedó flanqueado por Mayra Mendoza y Jorge Ferraresi. La intendenta de La Cámpora, que ya había expresado cierto malestar al gobernador en alguna recorrida en la que apareció con gesto adusto, ahora pasó a la palabra y habló.

Esta vez la molestia fue porque Ferraresi, el día anterior, encabezó un plenario en Quilmes, organizado por el dirigente Gabriel Berrozpe y el concejal quilmeño Ariel Burtoli.

El encuentro fue en la sede de la agrupación "Peronismo por la Soberanía", en el Barrio Iapi de Bernal Oeste.

"Gracias Jorge Ferraresi porque tu palabra tiene valor, sos un ejemplo de gestión y de buen peronista, te seguiremos acompañando para fortalecer a nuestro gobernador Kicillof en la defensa de los bonaerenses y por el pacto con el pueblo", señaló Berrozpe en sus redes. Y remató: "Hoy en Bernal Oeste empezó una construcción militante, desde abajo hacia arriba y de la periferia al centro, para sumar fuerza política transformadora de la realidad que nos duele".

En La Cámpora, o al menos en Quilmes, entendieron el acto como una provocación. "Es un acto contra Mayra", remarcaron. Entre los argumentos destacan la frase "Todos con Axel", pero también la crítica a otros sectores del peronismo, lo que entienden que genera divisiones. Medios locales ratifican la acusación, ya que en las crónicas aparecen frases de Ferraresi como: "En 2025 la lapicera no la van a tener los mismos de siempre".

La firma de un convenio en La Plata donde Mayra Mendoza se cruzó con Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda.

Una vez que trascendió la foto del acto, en la Municipalidad de Quilmes sólo retumbaba una idea: "El gobernador no puede estar ajeno a todo eso". Y para sumar al fastidio, enumeraron que en Merlo le había organizado una movida similar al intendente Gustavo Menéndez y otra al massismo en San Fernando, donde conduce el distrito el jefe comunal Juan Andreotti.

En el entorno de Mayra Mendoza aseguran que en el encuentro de este martes en La Plata, Kicillof se hizo el desentendido. La camporista se enojó y le hizo saber al gobernador -que no puede reelegir en el cargo- que no puede ser que no reaccione ante esa situación.

Después el encuentro protocolar, la intendenta de Quilmes entendió que Ferraresi buscó irse antes para no tener ningún cruce y fue a buscarlo. "Sos un cagón", le dijo Mayra Mendoza.

Pero más allá de ese mano a mano, Mayra le habló a Axel Kicillof con Juan Cuattromo, presidente de Banco Provincia como testigo. "Es un error político seguir fomentando la interna", aseguran en Quilmes que le dijo la jefa comunal al mandatario que no tiene reelección en la provincia de Buenos Aires, donde el año pasado fue reelegido con el 44,94% de los votos.

Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, encabezó un acto en Bernal (Quilmes) y motivó la furia de Mayra Mendoza.Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, encabezó un acto en Bernal (Quilmes) y motivó la furia de Mayra Mendoza.

Aparte de Mendoza, Ferraresi y Granados, en ese salón también estaban los intendentes de Carlos Casares, Daniel Stadnik; de Ezeiza, Gastón Granados; de Hipólito Yrigoyen, Luis Pugnaloni; de Saladillo, José Luis Salomón; de Necochea, Arturo Rojas; de Mar Chiquita, Walter Wischnivetzky; y el jefe comunal interino de General Pinto, Fernando Rodríguez.

Por las diferencias internas dentro del peronismo, el presidente del Partido Justicialista bonaerense, Máximo Kirchner, llamó a elecciones internas y las unificó con las nacionales para noviembre. La pelea de fondo, entre otras, es por la sucesión de Axel Kicillof en la gobernación.

El eco del enojo de Mayra Mendoza podría tener un nuevo capítulo este viernes. Ferraresi tiene organizado otro acto, esta vez en Lanús, otro distrito gobernado por La Cámpora, en este caso por el intendente Julián Álvarez. El epicentro de la discusión es en la populosa Tercera Sección Electoral, donde el peronismo no pierde una elección desde 1997.

La cita es en el club Juncal de Lanús Este, bajo el mismo lema: "La Patria no se vende". En Lanús, Ferraresi camina de la mano de la concejal Belén Berrueco, a la que hizo romper el bloque de Unión por la Patria; y su hermano, Ezequiel Berrueco, secretario Ejecutivo del Instituto Provincial de Formación Laboral. En ese armado también colabora el dirigente Hernán Lakota, funcionario municipal.

Una muestra de construcción diferente a la de Ferraresi es la del octogenario intendente de Berazategui, Juan José Mussi. Invitado por el exvicegobernador Gabriel Mariotto, fue hasta Lomas de Zamora, pidió no polemizar con La Cámpora. En el sindicado Luz y Fuerza de Temperley, Mussi se mostró cercano a Kicillof pero sin entrar en cruces y lo más importante, no molestó al jefe comunal Federico Otermín. Los 83 años de Mussi se hacen valer a la hora de construir.

Subir