Sin presencia de aliados, la UCR cierra filas y vota una lista de consenso en la Convención Nacional

Luego de un poroteo previo que definió la pulseada por anticipado, los sectores del radicalismo liderados por Gerardo Morales, Martín Lousteau y Alfredo Cornejo buscarán exhibir este viernes una foto de unidad con un acuerdo para designar a Gastón Manes, hermano de Facundo, al frente de la Convención Nacional. Se trata del órgano que el año próximo resolverá la plataforma electoral y la política de alianzas del partido, una discusión que ya arrancó y provoca tensiones entre los socios de Juntos por el Cambio.

Como con la disputa por el Comité, en la que se impuso Morales, otra vez quedaron de un lado el gobernador de Jujuy, su colega correntino Gustavo Valdés y Manes, apalancado por Ernesto Sanz y Maximiliano Abad en la provincia de Buenos Aires y ahora con el apoyo de Gustavo Posse y Federico Storani, sus ex rivales en ese distrito. Ese grupo según sus referentes sumaba unos 230 convencionales del total de 329.

El sector de Lousteau se adjudicaba unos 118. Los números son aproximados, porque como suele pasar en las previas algunos les dan el aval de palabra a los dos grupos en pugna, ambos los contabilizan como propios y las cuentas no cierran. De cualquier modo, para avanzar con el acuerdo establecieron una proporción de dos a uno. Otro espacio aparte, el de los “mendocinos” liderados por Cornejo, juntaba unos 15 votos.

La mesa de la Convención quedará integrada por cuatro dirigentes por la mayoría, dos por la minoría -uno será Hernán Rossi, que era candidato de ese sector para presidir- y uno para los “mendocinos” en el caso de que se mantengan los siete miembros, y ocho, cuatro y uno en caso de que amplíen a 13.

La elección de Gastón Manes fortalece el peso en la estructura partidaria y las aspiraciones de su hermano Facundo, desde lo simbólico más que por los efectos concretos. Las decisiones de estrategia electoral el año próximo se definirán por votación entre todos los convencionales, como en Gualeguaychú en 2015.

Luego de la ratificación de las autoridades darán a conocer un documento, redactado en la previa entre representantes de los espacios. Después del revuelo que generó que en la convocatoria con el orden del día no figurara Juntos por el Cambio sino una “coalición opositora” como objetivo para fortalecer hacia 2023, los encargados del texto final se encaminaban a incluir el nombre de manera explícita y con todas las letras, para despejar suspicacias.

“En realidad el marco de alianzas se va a definir el año que viene, pero con la discusión que se armó por el orden del día si ahora hablamos de coalición a secas puede tomarse como una provocación innecesaria”, coincidieron los negociadores. El documento entonces ratificaría la “pertenencia” a Juntos por el Cambio y a su vez expresaría la “vocación de ampliar” el espacio en base a coincidencias programáticas.

Facundo Manes con su hermano Gastón, encaminado a presidir la Convención Nacional del radicalismo.

Habrá discursos de Morales, Lousteau y las autoridades parlamentarias Cornejo, Mario Negri y Luis Naidenoff, entre otros dirigentes. “Si hablamos de la unidad de los argentinos, cómo no vamos a hablar de la unidad del partido y de la coalición. Obviamente cada uno intentará respetar su identidad. El radicalismo está fortalecido y aspira a tener un rol de liderazgo”, dijo Gastón Manes, otro de los que tomará la palabra, a Clarín.

La jornada será en el teatro Coliseo Podestá de La Plata y no habrá invitados del PRO y la Coalición Cívica. Con la tensión con los socios en aumento en los últimos días, potenciada por la arremetida de Mauricio Macri contra la UCR por las votaciones en el Congreso, sólo hubo convocatoria a los correligionarios que buscarán mostrar unidad y un mayor ímpetu que en los años de Cambiemos para disputar la centralidad y las candidaturas del espacio.

Con el aval a Manes para presidir la Convención los radicales a su vez procuran establecer un “equilibrio” entre el neurólogo y Morales, presidente de la UCR. Ambos intentan asfaltar el camino hacia una candidatura presidencial en una “competencia colaborativa”, según definieron, en principio con la intención de que el año próximo quede en carrera el que llegue mejor.

Cornejo se ubica como “independiente” de las pulseadas entre ese grupo y el de Lousteau, el senador que ya blanqueó su objetivo de pelear por la jefatura de Gobierno de la Ciudad. El locro del miércoles con Horacio Rodríguez Larreta, con elogios mutuos en el escenario de Parque Norte, generó resquemores en el radicalismo. Algunos referentes lo consideraron un “exceso”, con la mirada de que el PRO “no va a entregar” el distrito a la UCR. También en el macrismo provocó recelos la puesta en escena de esa sociedad.

.

Interna opositora: ahora la UCR se diferencia del PRO y el apellido Manes avanza un casillero

.

Martín Lousteau: "Al radicalismo le falta sex appeal"

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba