Se complica la situación judicial de la vicepresidenta y de Báez con un nuevo caso por lavado

El informe que la Dirección General de Recuperación de Activos y Decomiso de Bienes de la Procuración General, realizó por orden del fiscal Guillermo Marijuan derivará en una nueva investigación por lavado de dinero que reunirá a Cristina Kirchner y a Lázaro Báez.

El documento, como contó Clarín, expuso que diez de los 217 inmuebles relevados, pertenecían a los ex presidentes entre 2008 y 2009 cuando más contratos viales recibió del Estado, el dueño del Grupo Austral se las compró en U$S 2 millones. En todas esas operaciones intervino Máximo Kirchner.

Lázaro Báez y los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner celebraron más de veinte acuerdos comerciales que fueron simultáneos con su ascenso como adjudicatario de obra pública vial en suelo santacruceño.

Esos acuerdos privados, que mayoritariamente fueron compraventa de propiedades, firma de un fideicomiso, un préstamo millonario, terrenos permutados, contratos de locación y de explotación de hoteles, se celebraron de manera simultánea a la adjudicación al Grupo Austral de 51 contratos viales “de manera ilegal, amañada y violando todo normativa en materia licitatoria”, sostiene la acusación.

El Ministerio Público Fiscal durante la etapa de alegatos en el caso por la presunta corrupción en la obra pública vial, señaló que “parte del dinero de esos contratos direccionados se destinaban a solventar los negocios comerciales entre ellos”.

Como elementos de una misma ecuación, en etapa de instrucción hay un legajo patrimonial que nuclea a Lázaro Báez y a Cristina Kirchner.

En 2013 ante la AFIP el dueño del Grupo Austral declaró bienes por 66.851.903 pesos. Entonces admitió 79 propiedades. Lejos de aquella fortuna, tres años después, el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN) le adjudicó un patrimonio de 3.058.871.300 pesos (205 millones de dólares de entonces) y la titularidad de 1.412 bienes muebles e inmuebles.

Fue en ese contexto que la Justicia indicó que el patrimonio del empresario condenado por lavado de dinero, se incrementó entre 2004 y 2015 en un 12.127 %, y el de Austral Construcciones (su firma insignia) un 45.313%, según un informe judicial que se encuentra en la causa que investiga la presunta corrupción en la obra pública.

¿Qué significan esos números? En primer término para el fiscal Guillermo Marijuan, un patrimonio aún injustificable. Fue el responsable en el marco de la Ruta del Dinero K de ordenar el informe al TTN, de allí derivó este expediente que busca determinar si aquellos 1.420 bienes fueron adquiridos por Báez a título personal o si procedió como testaferro de la vicepresidenta.

Son los únicos dos imputados en la causa que el juez Sebastián Casanello delegó en la fiscalía a cargo de Marijuan. El informe que entregó la Dirección General de Recuperación de Activos y Decomiso de Bienes de la Procuración General, complica a la vicepresidenta y a su ex socio comercial, ya que expuso que diez de los 217 inmuebles relevados, Báez se los compró al matrimonio Kirchner. La información que se desprende del documento de 90 páginas al que accedió Clarín, derivará en un “nuevo expediente por presuntas operaciones de blanqueo”, señalaron fuentes judiciales.

Hay nuevos hechos para examinar tras el detalle patrimonial que recibió el fiscal Marijuan. La acusación continúa siendo lavado de activos, delito bajo el cual se abrió la causa patrimonial. “Estas maniobras no son ajenas a los hechos de defraudación investigados en el juicio por la obra pública”, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

Los números del informe

Entre 2004 y 2013 Lázaro Báez pagó 77.220.993 pesos para comprar esas 217 propiedades. De ese universo de operaciones, el dueño del Grupo Austral -mientras ganaba contratos viales- pagó 135 propiedades en efectivo. De ese número puede hacerse otro desagregado: 17 operaciones se realizaron en dólares y los pagos fueron en efectivo, cuando regían estrictas restricciones sobre las divisas estadounidense.

El informe analizó 217 propiedades y mostró que diez propiedades que integran el patrimonio de Lázaro Báez, eran propiedad de Néstor y Cristina Kirchner. Integraban los bienes gananciales del ex matrimonio presidencial. Algunas de esas operaciones ya se conocían, ahora el documento “expone operaciones que son sospechadas de responder a posibles maniobras de lavado”, indicaron fuentes de la causa a Clarín.

Como ya contó este diario, por estas diez operaciones en las que Lázaro Báez compró propiedades a los ex presidentes, representados siempre por Máximo Kirchner, pagó según las escrituras, un total de 6.741.300 pesos. Si se toma el tipo de cambio oficial de entonces, el contratista de obra pública le pagó a sus ex socios comerciales 1.916.013 dólares.

Otro número: esas diez propiedades representan 45.279 metros cuadrados adquiridos por el principal contratista vial de Santa Cruz, gracias a acuerdos comerciales con los ex presidentes.

Un total de nueve propiedades se registraron a nombre de Austral Construcciones. Estas operaciones ocurrieron entre 2008 y 2009 cuando a Austral Construcciones ya le habían adjudicado casi 40 contratos viales. En esos dos años sólo en anticipos de obras percibió del Estado, 214 millones de pesos. Parte de esos fondos “habría utilizado para devolver dinero a los Kirchner con estas operaciones inmobiliarias”, indicó una fuente del expediente judicial.

Es en ese mismo período que la familia Kirchner le otorga a Báez la explotación de tres de sus cuatro hoteles con la firma Valle Mitre SRL. Pero en simultáneo, el dueño del Grupo Austral con su constructora, adquirió siete estancias por 168 millones de pesos.

¿De dónde obtenía esos fondos Báez? Según la justicia de las maniobras irregulares de la obra pública, la misma que le “garantizaron los entonces presidentes de la Nación”, indicó el fiscal del juicio.

Añadió: “Ha habido desvíos severos e intencionales de los cuantiosos recursos de los fondos nacionales que debían ir a rutas y fueron a otro lado, a incrementar el patrimonio de Báez”. La segunda etapa fue un “esquema de reciclaje» que se utilizó para «instrumentar maniobras de lavado de activos a partir de la actividad hotelera y el alquiler de propiedades».

En este punto se refirió a los casos por lavado de dinero Hotesur y Los Sauces que revisa la Cámara de Casación para decidir si se hará el juicio oral. Y se suman nuevas maniobras que investiga el fiscal Marijuan.

.

.

El juicio de todos los juicios: el impacto del alegato del fiscal Diego Luciani

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba