«No hay pérdida del poder adquisitivo»

Kelly Olmos vinculó la escalada de los precios con la sequía y la falta de divisas.

Tras conocerse el dato de 7,7 % de inflación de marzo dado por el INDEC, la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, admitió que es «absolutamente» dramática la situación económica aunque tuvo una sorpresiva respuesta cuando le preguntaron sobre el impacto que la suba de precios tiene sobre los salarios.

«Este 7,7% de inflación es producto de una cuestión estructural, de escasez de divisas, que tiene que ver con las condiciones en que recibimos el gobierno y ahora se ha agudizado por la sequía», arrancó la funcionaria al analizar índices oficiales, que marcaron la tasa mensual más alta que se registró en los últimos 20 años.

La ministra Kelly Olmos junto a otros funcionarios de la cartera laboral en una reunión del Consejo del Salario.

En declaraciones a AM 750, Olmos apeló a los mismos argumentos que esgrimieron distintos sectores del Gobierno que relacionaron la suba de precios con «la sequía más fuerte del siglo», que según indicó «tuvo un impacto enorme para los ingresos de divisas como así también en los ingresos del Estado».

Por eso indicó que la atención está puesta en los factores a través de los cuales puedan ingresar divisas y en este sentido mencionó el dólar agro. También habló de apelar a organismos financieros multilaterales. Mencionó a fondos saudíes y de China. «Con  todo eso tendremos que ver si se logra neutralizar el impacto de la sequía», dijo.

En lo que tiene que ver con lo salarial y el nivel de ingreso de los trabajadores, Olmos resaltó que «desde el Ministerio de Trabajo se están habilitando todos los pedidos de revisión salarial que se formulan». Además indicó que «los acuerdos con este nivel de inflación son muchos más breves».

«Objetivamente con esta inflación hay que reducir los plazos para que no se afecte la recuperación de los salarios», precisó.

En este contexto, la ministra dijo que frente a este problema de alta inflación, «el salario no tiene que ser la variable de ajuste».

Pero lo llamativo fue cuando a la funcionaria se le preguntó sobre el impacto que tiene la escalada inflacionaria sobre los ingresos de los trabajadores.

«En el empleo formal, lo estamos siguiendo mes a mes, y por los convenios suscritos, el impacto al 31 de marzo mantiene la capacidad adquisitiva del 31 de diciembre, no hay pérdida», aseguró la ministra, quien aclaró que se trata de más de 6 millones de trabajadores entre el sector privado y público.

Explicó que los acuerdos alcanzados como las sumas fijas otorgadas en algunos sectores hacen que en promedio los salarios no pierdan frente a la inflación. Finalmente indicó que «la alta inflación afecta el estado ánimo y los alimentos, que tienen incrementos superiores al promedio».

.