Últimas noticias de Argentina

Milagro Sala va a juicio acusada de organizar una protesta por teléfono desde la prisión domiciliaria

Después de recibir al senador oficialista Oscar Parrilli en su casa, donde cumple prisión domiciliaria, Milagro Sala recibió otra mala noticia.

El juez de Control 1 de Jujuy, Gastón Mercau, resolvió elevar a juicio una causa por incidentes ocurridos en marzo de este año durante una protesta vecinal en un barrio de la capital provincial. La dirigente social está acusada, junto con otras cinco personas, del delito de «atentado a la autoridad».

La jefa de la organización Tupac Amaru será sometida a un nuevo proceso oral y público por decisión de Mercau, quien elevó el expediente a la instancia de debate tras rechazar las oposiciones presentadas por los abogados defensores Miguel Villagrán y Ariel Ruarte en contra del requerimiento realizado por el agente fiscal Diego Funes.

En marzo, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, mantuvo un fuerte cruce con vecinos en medio del acto de firma para la construcción de una escuela, que se contrapuso al reclamo por más espacios verdes y que no saquen la canchita de fútbol del lugar.

Según la acusación fiscal, Gabriel Toconas, Víctor Puca, Héctor Aramayo, Hugo García y Héctor Huespe fueron imputados por «atentado contra la autoridad doblemente agravado por ser cometido por una reunión de más de tres personas y por poner manos en la autoridad», mientras Sala fue acusada como supuesta «determinadora directa del delito de atentado a la autoridad doblemente agravado» a raíz de un aparente llamado telefónico que realizó a los acusados.

Esas comunicaciones se habrían realizado desde la casa en la que Sala cumple prisión domiciliaria, luego de ser condenada a 13 años de prisión por el desvío de 60 millones de pesos destinados a planes sociales. Por esa causa la defensa presentó un recurso ante la Corte, que debe resolver si deja firme la sentencia.

Los incidentes ocurrieron en el barrio capitalino de Campo Verde, cuando vecinos protestaban en contra de la decisión del Gobierno jujeño de construir un colegio secundario en un parque de la zona, el cual defendían como «único pulmón verde» y pedían su preservación.

El conflicto derivó en operativos policiales, uno de ellos el 8 de marzo, que es al cual se vincula la causa elevada a juicio.

En su resolución de rechazo a las oposiciones, el juez expresa que «la acusación de la fiscalía cumple con lo requerido en la normativa procesal, que los inculpados ejercieron su defensa material y que fueron incorporados a la causa la totalidad de las pruebas expuestas, respetando el principio de legalidad y debido proceso».

En relación a Milagro Sala, lo que expone el fiscal Diego Funes, es que «en forma previa, el día 7 de marzo, habría mantenido una conversación telefónica en la que habría instigado a Huespe, y a través de él a los demás imputados, a cometer los delitos contra la autoridad policial«.

Por la violencia ejercida en la represión policial, múltiples organizaciones sociales, políticas, sindicales y de derechos humanos salieron a expresar su repudio, inclusive desde la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que pidió informes al Ejecutivo local.

Según el requerimiento de citación a juicio difundido por el Poder Judicial jujeño «un grupo de personas agredió a personal policial que escoltaba un camión que transportaba personal de la empresa encargada iniciar la construcción del colegio» y como resultado «108 policías sufrieron heridas de distinta consideración».

El conflicto en Campo Verde

En marzo, Gerardo Morales inauguró la obra del nuevo Colegio Secundario N°39 en el barrio Campo Verde, de San Salvador de Jujuy. Y destacó su importancia debido a que por esa zona desde Alto La Viña, Bajo La Viña, Campo Verde, Chijra y Los Perales, «hay una sola escuela secundaria pública».

Sin embargo, al llegar al lugar se encontró con un nutrido grupo de personas que se encontraban allí para pedir que el establecimiento, que demandará una inversión de 90 millones de pesos, se construya en otro lugar y no en la canchita del barrio.

«No puedo creer que la consigna sea ‘cancha si, escuela no‘», les dijo Morales a los manifestantes, a quienes identificó con militantes de la Tupac Amaru, la agrupación de Milagro Sala.

Sin embargo, según consigna El Tribuno de Jujuy, los vecinos negaron ser «tupaqueros» y aseguraron que estaban allí para pedir que la construcción se realice en otro lugar, para así mantener la cancha del barrio.

Morales denunció que fueron apedreados los funcionarios que llegaron a trabajar al lugar, junto con los camiones que trasladaban los materiales, cuando empezaron a programar la construcción de la escuela.

Tras el acto, el mandatario provincial visitó a los efectivos policiales que resultaron heridos durante un operativo en el barrio Campo Verde, donde se enfrentaron con los vecinos que se oponían a la construcción de la escuela. 

Con información de la Agencia Télam

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba