Máxima tensión por la Ley Bases: se bajaron dos santacruceños y peligra el quórum en el Senado

Máxima tensión por la Ley Bases: se bajaron dos santacruceños y peligra el quórum en el Senado

El Gobierno negoció hasta último momento y buscó contener el apoyo de los senadores dialoguistas con el único objetivo de evitar alguna fuga en los votos que contaba para la aprobación en general de la Ley Bases y el paquete fiscal en la mega sesión convocada para este miércoles. Pero el rechazo del kirchnerismo y de dos santacruceños, sumado a la falta de confirmación de Martín Lousteau puso en duda el éxito del oficialismo.

Hasta la tarde de este martes entre los libertarios y los aliados más cercanos daban por seguro que tenían el número para el quórum (37 senadores) y para la sanción en general de los proyectos enviados por el Gobierno. Contaban entre los presentes a Lousteau, ya que el senador y jefe del radicalismo anunció que iba a defender su dictamen.

Al Gobierno se le complicó con el giro de los santacruceños José Carambia y Natalia Gadano que restaron su apoyo a las propuestas del Gobierno. Según explicó el legislador, el acuerdo con la gestión de Milei era para la firma del dictamen, pero no había comprometido su voto para el apoyo en general.

Carambia había firmado el dictamen en comisión a cambio de un aumento en las regalías mineras que pasarían de 3 % a 5 %. Pero al parecer el senador, que tiene juego propio en el Congreso sin responder al gobernador Claudio Vidal, desconfía que se vaya a aprobar la medida. El lobby de las mineras puso en peligro el objetivo de los santacruceños y a eso se agrega que en Diputados, el oficialismo dice tener los números para ratificar la media sanción.

En un mensaje difundido a través de la redes sociales, Carambia junto a Gadano convocaban a no dar quórum en la sesión de este miércoles al tiempo que exigían que se trate primero la movilidad jubilatoria, propuesta que tiene la media sanción de Diputados, junto al paquete fiscal. La intención de los santacruceños es garantizar la caída de la reversión del impuesto a las Ganancias antes de avanzar con la Ley Bases que reclama el Gobierno.

La decisión de los senadores generó más que preocupación en el oficialismo y sus aliados porque dejaba los números justos para el quórum. "No sé si el oficialismo tiene los números, hoy hay 36 senadores", deslizó un dialoguista a horas del inicio de la sesión, dando de baja la chance de que Lousteau baje al recinto junto al resto de los radicales, el PRO, La Libertad Avanza y los federales.

Este baño de realidad que tuvo el oficialismo en las ultimas horas generó cierto nerviosismo entre los dialoguistas. Juan Carlos Romero, uno de los jugadores clave que tuvo el oficialismo para que la Ley Bases pueda avanzar en el Senado, se mostró indignado cuando Guadalupe Tagliaferri advirtió que había dudas sobre el quórum. "Hay que bajar y el que no esté que se haga cargo de actitud", le contestó el salteño.

Las conversaciones entre los distintos bloques fueron un continuado durante la tarde del martes. Los radicales se juntaron en el segundo piso para definir la estrategia. El primero en llegar a la reunión fue Lousteau y el único ausente fue el mendocino Rodolfo Suárez.

Las primeras especulaciones hablan de que la UCR aportará 13 de los 14 votos posibles. La única baja era Lousteau aunque Maximiliano Abad aún jugaba al misterioso y postergó alguna definición a la espera de ver cómo se posicionaba el resto del bloque.

En principio, desde la UCR ya anticiparon que buscarán nuevas modificaciones a lo firmado en el dictamen y, si bien no hay una negociación abierta con el kirchnerismo, la oposición unificada puede dar vuelta los artículos, aunque no tiene garantizado los dos tercios para bloquear un intento de Diputados por imponer la versión de la media sanción.

Entre los radicales buscan modificar el capítulo vinculado con las privatizaciones para permitir que los senadores puedan votar cada una de las empresas y así excluir a Aerolíneas Argentinas. Correo Argentino y medios públicos. Este esquema es rechazado por el Gobierno y puede ser modificado cuando vuelva a Diputados si en el Senado no sale con los dos tercios.

Subir