La Justicia espera que México conteste un pedido de extradición de un testaferro del secretario de los Kirchner

El juez federal Julián Ercolini espera que la Cancillería envíe el exhorto diplomático lo más pronto posible a México para iniciar el complejo procesado de extradición del mexicano Isaac Eugenio Esparza Hidalgo, quien fue detenido por Interpol la semana pasada y podría dar pistas sobre 40 millones de dólares perdidos en la red de lavado del ex secretario de los Kirchner, Daniel Muñoz.

Ercolini envió el exhorto que ahora se tramitará entre las cancillerías argentina y mexicana antes de llegar a manos de un juez mexicano quien tendrá la última palabra.

En fuentes judiciales se espera que el canciller Santiago Cafiero ordene imprimir velocidad al trámite y no pase lo que pasó con un exhorto de Suiza sobre las cuentas de los empresarios Carlos Wagner y Juan De Goycoechea quienes tienen cuentas bancarias embargadas y se debe renover el pedido de congelamiento.


Daniel Muñoz con Néstor Kirchner.

Tanto Esparza con Wagner y el ex titular de Isolux argentina tienen que ver con la causa madre de los Cuadernos de las Coimas.

Las cancillerías son solo un conducto para intercambiar exhortos pero la voluntad política de los gobiernos puede retrasar o acelerar el proceso de colaboración entre los países.

En un exhorto, enviado a pedido del fiscal Carlos Stornelli en una causa residual de los Cuadernos de las Coimas, Ercolini resumió el rol de Esparza en la última etapa del impresionante mecanismo de lavado que el ex secretario de los Kirchner Daniel Muñoz había montado en el exterior para esconder, por lo menos, 70 millones de dólares provenientes de coimas.

En el escrito Ercolini sostuvo que “Muñoz resultó un engranaje clave en el circuito de acumulación y traslado del dinero de esa asociación ilícita (liderada por Néstor y Cristina Kirchner), en particular en lo referido a la recaudación de los fondos ilegales”.

Más de sesenta entregas de coimas de empresarios de la construcción recogidos por el ex secretario de Planificación, Roberto Baratta y que quedaron registradas en los famosos Cuadernos “fueron recibidas personalmente por Muñoz” en el departamento de Recoleta o en la residencia de Olivos. Se estima que Baratta recaudó, en total, unos 200 millones de dólares.

Luego de las revelaciones de Clarín sobre el iPhone de Baratta, Hilda Horovitz, ex mujer de Oscar Centeno, el chofer que llevó a la mano derecha de Julio De Vido en sus viajes por oficinas de empresas de la construcción para recoger sobornos y llevarlos al departamento de Néstor y Cristina Kirchner en Recoleta o a la quinta de Olivos, entre otros lugares, denunció amenazas.

Por otra parte, el viernes Horoviz pidió a la TOF 7 pasar al programa de protección de testigos e imputados por las amenazas que recibió tras las primicias que publicó Clarín sobre los chats de Baratta que revelan un número importante de operaciones político judiciales.

El Tribunal Oral Federal N°7, a cargo del juicio por la causa principal, dispuso la semana pasada ponerle una custodia policial y se le asignó un botón antipánico. Denunció que desconocidos habrían intentado ingresar a su casa.

Además, sigue el exhorto de Ercolini, Muñoz estaba a cargo del traslado semanal del dinero en valijas y por medio de aviones de la Agrupación Aérea Presidencial las enviaba desde el sector militar del Aeroparque Metropolitano “Jorge Newbery” hasta los aeropuertos de Río Gallegos y El Calafate, en Santa Cruz.

Tras las muerte de Kirchner a fines de 2010, su entorno empezó la pelea por el “tesoro”, como lo llamó en su confesión el ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares.

Entonces, Muñoz creó 16 empresas en Estados Unidos para invertir esos 70 millones de dólares en propiedades inmobiliarias. Entre ellas un piso en el Plaza Hotel de Nueva York, donde le gustaba veranear a Cristina Kirchner. Otros 50 millones los invirtió en la Argentina donde, por ejemplo, compró la empresa de nebulizadores San Up e invirtió en otra de blindaje de autos.

En 2010, el ex secretario privado de los Kirchner puso sus bienes a nombre primero de un matrimonio de operadores inmobiliarios de Mar del Plata y de Perla Aydeé Puente Resendez, esposa de Carlos Gellert, primo hermano de su esposa Carolina Pochetti e hijo de una ex diputada K de Santa Cruz.

Cuando algunas de sus empresas aparecieron en la investigación Panama Papers del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Muñoz ordenó vender en forma urgente las propiedades en Estados Unidos y sacar el dinero. Fue poco antes de morir el 25 de mayo de 2016. Unos 30 millones de los sacados de Estados Unidos se invirtieron en la compra de un terreno en las paradisíacas islas Turcs & Caicos del Caribe.

Los otros 40 millones son un misterio donde fueron a parar y aquí es donde el mexicano podría aportar pistas en su declaración indagatoria.

Para Ercolini, Esparza Hidalgo prestó su nombre en la constitución de nuevas sociedades a las que se dirigirían los fondos sacados de EE.UU. Poco antes del fallecimiento de Muñoz, el mexicano se reunió personalmente con Gellert y éste le comunicó que liquidaría los negocios que habían sido colocados a nombre de su esposa y los pondría a su nombre.

Después el mexicano fue, por ejemplo, colocado como “propietario” por las acciones de “GOLD BLACK LTD” y “OLD WOLF LTD”, entre otras empresas.

Exhorto de la Justicia de Suiza

Por otra parte, el TOF 7 preguntó a la cancillería por el retraso en informar, hace dos semanas atrás, del exhorto de la Justicia de Suiza a la Argentina sobre si las cuentas bloqueadas en sus bancos, entre ellas la del ex presidente de la cámara de la construcción Carlos Wagner, en la causa de los Cuadernos de las Coimas deben seguir congeladas o se las puede liberar.

En un exhorto enviado a la Cancillería y entregado al juez Marcelo Martínez de Giorgi y al fiscal Stornelli, se solicita que se informe antes del 17 de diciembre la justicia argentina confirme si deben seguir congeladas o de lo contrario perderán ese status, informaron fuentes judiciales a Clarín.

El exhorto se refiere a la causa 9608/2018 caratulada “Cristina Elisabet Fernández y otros por asociación ilícita”, conocida como la de los cuadernos por Oscar Centeno, el ex chofer del ex secretario de Coordinación, Roberto Baratta. El documento también afirma que la asociación ilícita habría estado integrada por Baratta, el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido y el ex secretario de los Kirchner, Daniel Muñoz, entre otros.

En esa causa, donde se probó el pago de coimas por más de 200 millones de dólares, hay 172 personas procesadas. Del total de procesados hay 136 empresarios, 22 exfuncionarios y 14 supuestos testaferros. Entre todos ellos hay 31 “arrepentidos”.

El juez Claudio Bonadio, antes de morir en febrero del 2020, había ordenado el embargo de una cuenta suiza con 20 millones de dólares a nombre Wagner, ex titular de la Cámara de la Construcción, quien aportó datos clave sobre el circuito de las coimas en carácter de arrepentido.

Se trata del primer hallazgo de dinero sospechado de provenir de la corrupción en el reparto de obra pública durante el kirchnerismo. En Suiza podría haber dinero de otros procesados.

Bonadio, a cargo de la causa, había ordenado que se trabara el embargo ante las autoridades suizas como una medida preventiva para congelar los activos del empresario.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba