Últimas noticias de Argentina

La guerra y la paz en el Frente de Todos y la interna política en Independiente

War

Algunos quieren mostrar que reina la «calma chica» en el oficialismo y otros, no dejan de desnudar las tensiones vigentes entre las y los caciques del Frente de Todos. Un dato que aportan quienes señalan que reina la armonía tras la última carta pública de Cristina Kirchner, cuentan que dos días antes de la intervención quirúrgica de la vicepresidenta (efectuada el último 4 de noviembre), hubo una serie de intercambios entre Alberto, Cristina, Massa y Martín Guzmán sobre las negociaciones con el FMI. Esto demostraría que la autora de la misiva -que señala que «la lapicera» para firmar con el FMI «la tiene el Presidente»- nunca dejó de estar al corriente de las conversaciones con el organismo internacional. Y de que el ministro económico mantiene vigente la relación con los Kirchner, más allá que desde el Instituto Patria solo surgen observaciones críticas hacia el egresado de Columbia. Como la canción que entona La Cámpora:  “Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar…»


Martín Guzmán pronunciando un discurso junto a la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Foto EFE/ POOL

Peace

Pero el dato fuerte es que el viernes último, se reunieron finalmente Alberto Fernández y Máximo Carlos Kirchner. La conversación fue a solas y los dos se dijeron algunas cosas fuertes. Los contertulios mantuvieron silencio sobre los temas abordados pero este cronista puede confirmar que el diputado nacional dio allí su conformidad a la idea de unas PASO en el Frente de Todos, en todo el territorio y en todas las categorías. A la sazón, la idea de unas Primarias es un anhelo de La Cámpora, que pretende desbancar a unos cuantos intendentes bonaerenses de sus atornilladas comarcas. Preparen las urnas…

Estadio de Nueva Chicago: Alberto Fernández y Máximo Kirchner. Foto Juano Tesone

Estadio de Nueva Chicago: Alberto Fernández y Máximo Kirchner. Foto Juano Tesone

Love

En tanto, quienes quieren mostrar que el clima beligerante continúa con bríos reiteran que, en el asado post electoral en la Quinta de Olivos, Alberto Fernández dijo en voz alta (y delante de Wado De Pedro y Mayra Mendoza) que los intendentes no remontaron una derrota en las PASO de 3 puntos sino que recuperaron los «10 puntos que perdimos por culpa de Cristina». ¿Puede haber contradicciones entre un nutrido grupo de funcionarios nacionales y de intendentes bonaerenses sobre si esa frase se pronunció o no? La cinta Gonzalito…

Por eso, días atrás un emisario del kirchnerismo hizo llegar un mensaje clarísimo a tierras albertistas: «Aflojen con las operetas» fue el texto que se guasapeó con destino a un ministro fiel al Presidente al que asignan contar que el malhumor con Wado De Pedro es creciente entre el círculo cerrado del jefe de Estado. Es más: en el campamento K devuelven que, la semana pasada, cuando el ministro del Interior dijo ante un grupo de empresarios de la Cámara Española de Comercio de la República Argentina (Cecra) que todo el Gobierno nacional «tiene la misma postura» en cuanto a honrar los compromisos de deuda con el Fondo Monetario Internacional, la noticia no fue lo suficientemente difundida por las usinas oficiales. Otro de los lugares donde se intentaron calmar los nervios que la situación económica actual genera en el Gobierno, fue la Cámara de Diputados. Allí, el titular del cuerpo, Sergio Tomás Massa, recibió al economista Martín Redrado, este último muy activo en los últimos días en radios y programas de tevé. Redrado se mostró muy crítico con la actual política económica y su amigo Massa (recordemos que Redrado fue parte de los equipos técnicos del Frente Renovador) le pidió que bajar un cambio (o un tono) en sus aseveraciones periodísticas a fin de aportar «serenidad». Tal vez los dichos del «Golden Boy» de que “hoy, los dólares de los argentinos están y no hay ningún motivo para un corralito» hayan sido en armonía con la idea de un sosegamiento. ¿Tajaí, Martín?

Tolstoi

En medio de este estado de ‘guerra y paz en loop´ oficialista podría inspirarse en una frase de esa obra de León Tolstoi publicada e 1867: «Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo»…

Dale ro, dale ro…

En tanto, la principal fuerza de la oposición (Juntos por el Cambio), jugó fuerte en la elección del Cub Atlético Independiente, donde la familia Moyano se juega su continuidad en el «Rojo» de Avellaneda. El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, va de candidato (también su hijo) junto al periodista y vocero de Edenor (en uso de licencia) Fabián Doman. Esa lista es bancada por el jefe de los diputados PRO, Cristian Ritondo, y sumó el aval de Diego Valenzuela, el alcalde de Tres de Febrero. Pero una adhesión desde el peronismo causó sensación por la «espectacularidad»: Carlos Montaña es un fiel colaborador de Sergio Berni, desde los tiempos en que el duro militar tenía poder e influencia en el Ministerio de Desarrollo Social. Esta semana, estaban por cerrar las listas y Montaña -postulado como Vocal 1°- llegaba sobre la hora porque estaba en un operativo del Ministerio de Seguridad bonaerense. Por eso, el amigo de Berni fue hasta cerca de la sede del club ¡en helicóptero! y pudo poner el gancho en tiempo y forma. Estilo Rambo…

Soplando velitas

Ya con los barbijos más relajados, una fiesta se celebró con ánimo peronista el último sábado. Es que fue el cumpleaños número 74 de Pepe Albistur, el histórico empresario pejotista. En Grand Bell, La Plata, el marido de Victoria Tolosa Paz animó una celebración al aire libre, con DJ y bandejeo, al que recurrieron peronistas de distintos sectores. El presidente Alberto Fernández faltó a la cita de su amigo pero sí estuvieron desde su núcleo el jefe de Gabinete Juan Manzur, el secretario de Presidencia Julio Vitobello; el vicejefe de Gabinete Jorge Neme, el ministro de Desarrollo Juanchi Zabaleta; el diputado nacional Eduardo Valdés con sus hijos y el secretario de Comunicación, Juan Ross, viejo amigo de Albistur. Otro amigo de la familia Albistur presente fue Emilio Pérsico quien conversaba animadamente con Andrés «Cuervo» Larroque, el único representante de La Cámpora presente, como contó Federico Mayol. También estuvo (fiel al fanatismo riverplatense del cumpleañero) Rodolfo D’onofrio, célebre campeón del fútbol local, quien no paraba de danzar con Zulemita Menem. A metros, departía el periodista Jorge «Turco» Asís, muy atento a los sanguchitos de carne que el parrillero proveía. «Estos son como los cumpleaños de Antonio Cafiero donde se juntaban los unos y los otros», afirmaba uno de los presentes, quien no soltaba su copa de regio vino tinto. Los muchachos peronistas…

Tolosa Paz junto a su esposo, José "Pepe" Albistur. Archivo Clarín

Tolosa Paz junto a su esposo, José «Pepe» Albistur. Archivo Clarín

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba