La Ciudad y el Gobierno negocian por los colectivos y la traba es quién se hace cargo del aumento del boleto

Fue una reunión breve y protocolar, que funcionó como el inicio formal de las negociaciones entre el Gobierno y la Ciudad por la transferencia de 32 líneas de colectivos, en principio cada uno con su posición y todavía lejos de un acuerdo. Habrá nuevos encuentros y la discusión principal pasará por los subsidios de Nación por unos $13.500 millones estimados para este año, y el costo político que implicará el aumento del boleto para equipararlo con el resto de las provincias.

Los funcionarios del ministerio de Transporte ratificaron la decisión del traspaso, y marcaron que la tarifa dependerá de la administración conducida por Horacio Rodríguez Larreta. Para sus pares de la Ciudad, la responsabilidad tanto del valor del servicio como de las “asimetrías” con el resto del país la tendrá la Casa Rosada.

Del lado del Gobierno, los anfitriones en el 12° piso del edificio sobre Hipólito Yrigoyen fueron Diego Giuliano -secretario de Gestión del Ministerio de Transporte- y Álvaro Herrera -jefe de Gabinete-, entre otros. Puntual llegaron Jorge Macri -ministro de Gobierno de la Ciudad- y Manuela López Menéndez, secretaria del área.

Una hora después Giuliano expresaba la posición del Gobierno. “Nuestra tarea ha sido la de plantear la forma en que la Ciudad asuma su compromiso con los pasajeros y pasajeras, y pueda encargarse de este servicio en la misma relación que el resto de las provincias”, insistió el funcionario con la decisión que había tomado el ministro Alexis Guerrera, con el aval de Alberto Fernández.

La “agenda de trabajo” acordada tendrá una nueva una reunión el próximo martes, sobre cuestiones jurídicas y económicas. Por el momento no habrá plazos y sumarán a la discusión a la provincia de Buenos Aires, un pedido de la Ciudad para discutir el transporte en el área metropolitana de manera integral. “No hay manera de administrar el sistema de transporte sin las tres partes”, sostuvo Jorge Macri.

“Planteamos que la Ciudad asuma su sostenimiento, no se trata de una cuestión forzada sino de un acuerdo por el que tiene que hacerse cargo de sus servicios y de sus competencias. El objetivo es que cada uno asuma su parte, sin que eso signifique que nos retiramos”, marcó Guiliano, y aludió al sistema SUBE y las compensaciones por el boleto integrado.

“La tarifa depende de una decisión nacional. Si hay una asimetría es un tema del Gobierno. Habiendo un ámbito de diálogo apostamos a que podamos encontrar una solución viable”, contrapuso Jorge Macri.

Como adelantó Clarín, el Gobierno decidió avanzar con la transferencia definitiva del transporte automotor de pasajeros a la Ciudad. Se trata de 32 líneas de colectivos que circulan dentro de los límites del distrito. Las interjurisdiccionales, que cruzan la General Paz y el Riachuelo, seguirán bajo la órbita de Nación.

En la previa a la reunión de este jueves, funcionarios porteños consideraron la medida “inconsulta e injusta” y la atribuyeron a una nueva arremetida contra la administración Rodríguez Larreta. “Es una muestra más de los embates del Gobierno contra la Ciudad”, cuestionó el alcalde.


Diego Giuliano habló de «armonización tarifaria» y de «aplanar la curva» en relación al boleto de colectivos. Foto Juano Tesone

Luego del primer encuentro, los funcionarios de Transporte de la Nación remarcaron que la provincia de Buenos Aires cubre el 91% del servicio de colectivos y la Capital un 44%.

La Casa Rosada se apoyó en un reclamo de mandatarios provinciales, iniciado por el cordobés Juan Schiaretti y seguido por el santafesino Omar Perotti. Desde esos distritos con el boleto a $ 59 -en contraste con los $ 18 en la Ciudad- pidieron “terminar con la arbitrariedad” de los subsidios concentrados en el área metropolitana.

“Distintos gobernadores e intendentes han planteado una asimetría que debe ser superada y el camino que empezamos hoy es en esa dirección”, dijo Giuliano. El día anterior Schiaretti había ratificado su postura y apuntado al reparto de la asistencia en 2021.

“Es injusto que Nación gaste en subsidios $ 189 mil millones y $ 161 mil millones se quedaron en el AMBA, mientras que sólo vinieron al interior del país $ 28 mil millones”, remarcó el mandatario cordobés, aunque tomó distancia de la discusión con la Ciudad: “No es solución que le quiten los subsidios a CABA”.

Gobernadores radicales se despegaron del reclamo de Rodríguez Larreta. Gerardo Morales subrayó la diferencia del valor del boleto en la Ciudad y las provincias en la reunión de la mesa nacional, aunque luego se pronunció a favor de que la discusión incluya a toda el área metropolitana.

En el medio, el Gobierno oficializó este lunes una asistencia de $ 9.600 millones a las provincias por el Fondo de Compensación para el transporte automotor de pasajeros, por los tres primeros meses del año.

Pese a la discusión por los colectivos, Rodríguez Larreta cerró un acuerdo con Wado de Pedro por buena parte de los terrenos que Mauricio Macri le había cedido a la Ciudad y la deuda por las obras del Paseo del Bajo.

Por el conflicto por la quita de coparticipación, la Corte Suprema citó al jefe de Gobierno porteño y al ministro del Interior a una audiencia el 11 de marzo.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba