Karina Milei suma más poder: se queda con los medios públicos y Luis Caputo con las demás empresas estatales

Karina Milei suma más poder: se queda con los medios públicos y Luis Caputo con las demás empresas estatales

El Gobierno resolvió disolver la Secretaría de Empresas del Estado, de Jefatura de Gabinete, a cargo de Mauricio González Botto; transferir los medios públicos a la Secretaría General de la Presidencia, que maneja Karina Milei; y darle al ministro de Economía, Luis Caputo, el control de las demás empresas estatales, en una Unidad donde estará el actual interventor de los medios públicos, Diego Chaher.

Se trata de un cambio importante en la organización del gobierno, ya que a principios de año el presidente Javier Milei le había dado al entonces jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el manejo de todas las empresas del Estado.

Pero ante el reemplazo de Posse por Guillermo Francos, ahora Milei resolvió transferir la mayor parte de las empresas estatales al ministro Caputo, aunque cada una reportará a cada área específica del gobierno, con la centralización de la Unidad de Empresas Estatales, en manos de Diego Chaher; y dejará los medios públicos a Karina Milei, en la órbita del vocero Manuel Adorni.

"La Jefatura de Gabinete, que tiene a su cargo las empresas públicas, tomó la decisión de reestructurarse de la mano de su titular, Guillermo Francos, y efectivamente, todas las empresas públicas van a pasar a la órbita de quien le corresponda, por una cuestión de competencias", sostuvo este martes Adorni, en su tradicional conferencia de prensa matutina.

Y agregó que Télam, Radio Nacional, TV Pública y Contenidos Públicos (Encuentro, Pakapaka y DeporTV) "pasan a depender de Comunicación, área en la cual soy responsable. El plan sigue siendo exactamente el mismo, el de Télam es efectivamente su cierre y el de los medios públicos dependemos de la decisión que tome el Congreso. Pero nuestra decisión es que todas las empresas públicas transiten el camino de la privatización", aseguró Adorni.

Es que la Cámara de Diputados le había dado media sanción a la Ley Bases, donde se incluía para privatizar a Radio y Televisión Argentina (RTA), la empresa que maneja Radio Nacional y TV Pública; mientras que el Senado quitó a RTA del listado de empresas a ser privatizadas. Así que habrá que ver ahora si Diputados insiste con la versión original o acepta los cambios que incluyó el Senado en cuanto a la privatización de los medios públicos.

De este modo, Karina Milei sigue ampliando su control de diversas áreas del gobierno, ya que la semana pasada logró quedarse con un área clave de promoción de inversiones, que manejaba la canciller Diana Mondino, al lograr que la Fundación Argentina para la Promoción de Inversiones y Comercio Internacional pasara de la Cancillería a la Secretaría General de la Presidencia. Además, la hermana del presidente Javier Milei es la encargada para avanzar en la consolidación del partido La Libertad Avanza en todo el territorio nacional.

El ascenso de Diego Chaher

El actual interventor de los medios públicos, Diego Chaher, se encamina a asumir a cargo de la Unidad de Empresas Estatales del Ministerio de Economía, para profundizar el ajuste en todas las empresas públicas del gobierno nacional.

Asumirá en reemplazo de Mauricio González Botto, con quien está haciendo una transición para reemplazarlo apenas se publique la resolución oficial del gobierno de Javier Milei, tal como informó Clarín. Y un hombre de Chaher, Eduardo González, podría quedar en su lugar como interventor de Télam, RTA, Educ.ar y Contenidos Públicos.

La gestión de Diego Chaher como interventor de los medios públicos logró resultados muy valorados por Milei, ya que "cumplió con el mandato que se le dio", dijeron fuentes del Gobierno a Clarín, al reestructurar Télam sin grandes conflictos en la calle -como tuvo el gobierno de Mauricio Macri cuando despidió a 354 empleados-, además de reducir fuertemente la plantilla laboral y ajustar los gastos en todos los medios públicos, aunque todavía pretenden profundizar ese ajuste para ponerlos en sintonía con el objetivo global del déficit cero.

Fuentes del gobierno dijeron a Clarín que todavía no le aceptaron la renuncia a González Botto, porque necesitan que siga firmando las resoluciones que involucran a todas las empresas del Estado, hasta que salga la resolución oficial con una reorganización del área y la designación de Chaher.

Es que con el desplazamiento de Nicolás Posse y la asunción de Guillermo Francos como nuevo jefe de Gabinete, el secretario González Botto vio debilitada su posición y ofreció su renuncia, que le fue aceptada de palabra. Pero las fuentes oficiales contaron que le pidieron al funcionario que trabaje junto al interventor de los medios públicos en la transición; y que una vez que salga la resolución designando a Chaher nuevo titular de la Unidad de Empresas del Estado, González Botto siga como director de la empresa de aguas AySA, ya que a lo largo de todos estos meses "mostró su eficiencia" y entabló una buena relación con los funcionarios del gobierno de Milei.

Ahora Chaher deberá enfocarse en "pisar el acelerador" con el ajuste en las empresas públicas, tal como contó Juan Manuel Barca en Clarín. Por ejemplo, si bien cerró Télam, planea reabrir el área publicitaria bajo el nombre de Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima. La nueva empresa APESA tendrá alrededor de 100 empleados, que trabajarán en la sede porteña de Télam de avenida Belgrano 347. Ese edificio está vallado desde marzo pasado, pero las autoridades pretenden reabrirlo el mes próximo. Y además planea reubicar a 100 periodistas en otros medios públicos, sobre un total de 780 empleados que tenía Télam cuando asumió Milei.

El nuevo secretario de Empresas Públicas llega apalancado por el asesor presidencial Santiago Caputo y el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, con el objetivo de "profundizar" el ajuste en los medios públicos y en las 33 empresas estatales (sin contabilizar a las financieras), que tenían 110.000 empleados y un déficit operativo de $1,6 billón en 2023.

Es que entre enero y abril pasado el gobierno redujo 3.400 empleados en las empresas públicas, de los cuales Aerolíneas Argentinas aportó "sólo 316", explicó un funcionario libertario del sector, en base a datos del último informe de dotación de la administración pública que difundió el INDEC.

El gobierno pretende profundizar los despidos en todas las empresas estatales, tal como se viene haciendo en los medios públicos, donde en medio año se desvinculó a un tercio de los empleados, en una combinación de retiros voluntarios, despidos, reestructuración organizativa y no renovación de contratos que fueron venciendo en estos últimos meses.

Subir