Últimas noticias de Argentina

Horacio Rodríguez Larreta se reunió con Elisa Carrió y con Mauricio Macri para limar asperezas y bajar las tensiones

Horacio Rodríguez Larreta tenía que estar en España, en una gira vinculada a temas de gestión que ya había cancelado con cierta antelación para priorizar la política doméstica, y tuvo que viajar de urgencia a Exaltación de la Cruz.

Este lunes, 48 horas después de participar de los festejos por los 20 años del nacimiento de la Coalición Cívica-ARI, el jefe de Gobierno visitó a Elisa Carrió en su chacra bonaerense para limar asperezas y tratar de aplacar las tensiones internas tras los explosivos dichos de la ex diputada, que cuestionó como nunca antes a los amigos y aliados del líder porteño.

Según las fuentes consultadas, la reunión entre Rodríguez Larreta estuvo enfocada ese sentido en los dichos de la ex legisladora del fin de semana, que primero cuestionó en duros términos la amistad de más de dos décadas del jefe porteño con Sergio Massa, en la entrevista que concedió el jueves a Clarín, y después se refirió, en los festejos de la CC del sábado, a la alianza con el radicalismo que lideran Emiliano Yacobitti y Martín Lousteau en la Ciudad.

«Hablaron durante más de una hora y media. Le fue bien», explicaron escuetos desde el entorno de Rodríguez Larreta, que empieza a sentir el rigor del esfuerzo que demanda un proyecto presidencial para el que todavía le faltan dos años de carrera. En la Coalición Cívica confirmaron el encuentro, y solo se limitaron a resaltar la satisfacción de «Lilita» por la estrategia desplegada en los últimos días con la ​que tensó al tope el acuerdo que la CC mantiene con el PRO en la Ciudad, en parte, por la reconfiguración del armado de la gestión del jefe de Gobierno.

Después de esa charla, Rodríguez Larreta tuvo que dedicar un par de horas del lunes a otra de sus peleas internas: visitó a Mauricio Macri en su casona de la zona norte del Gran Buenos Aires.

Tal vez te interesa:  Guzmán celebró al aumento de los derechos de giro que reparte el FMI

«Fue una reunión más de las que tienen habitualmente. Hablaron de la coyuntura», respondieron colaboradores del ex Presidente a la consulta de este diario. Lo cierto es que la relación entre ambos no pasa por su mejor momento. Discuten poder y liderazgo, y el futuro de Juntos por el Cambio.

Hace semanas que hay versiones que dan cuenta de la complejidad que atraviesa el nexo entre el ex mandatario y su sucesor porteño.

Es más: un sector del larretismo está convencido de que las declaraciones del fin de semana de Carrió tienen condimentos proporcionados por el ex Presidente, que detesta a Massa y que está decidido a hacerle sentir al jefe de Gobierno todo el poderío acumulado en estos años. Y que parte del enojo se origina por la performance de Juntos por el Cambio en la Ciudad, por la boleta que encabezó María Eugenia Vidal y que dejó afuera del Congreso a Fernando Sánchez.

En la Coalición Cívica niegan el razonamiento: «Eso subestimar a Carrió», subrayan. Dicen que, en principio, hay una decisión de no integrar el gabinete local de cara a la renovación que Rodríguez Larreta planea implementar en los próximos días y que incluye a Jorge Macri, a otros dirigentes del espacio y a referentes del radicalismo que responden a Lousteau y a Yacobitti -furioso con las declaraciones de «Lilita»-, y a Enrique Nosiglia.

En el PRO rechazan las versiones: juran que el jefe de Gobierno ofreció más de un casillero a dirigentes de la CC, pero que pidieron lugares de mayor jerarquía. La guerra de trascendidos no da tregua y la integración del gabinete porteño todavía sigue sin definirse por completo.

Sin embargo, colaboradores de la ex diputada abundaron a última hora de este martes que le comunicaron oficialmente al jefe de la Ciudad que no «quieren cargos» en la estructura porteña. Podría haber un comunicado este miércoles. 

Tal vez te interesa:  Anses confirmó la fecha de pago para el complemento de SUAF

Según pudo reconstruir este diario, el jefe de Gobierno le explicó a la ex diputada que su amistad con el presidente de la Cámara baja es personal, y que no hay un acuerdo político. Según trascendió, ya se lo había explicado en más de una oportunidad. El textual de Carrió a Clarín -«Me espanta ese vínculo», lanzó- molestó especialmente al alcalde, que la llamó, preocupado, a última hora del viernes.

«Lilita» buscó desdramatizar la situación, y le reforzó la invitación al evento del sábado que contó con su presencia, la de Macri, Vidal y Diego Santilli, entre otros integrantes del PRO.

Una vez arriba del escenario, Carrió volvió a enrostrarle a Rodríguez Larreta la alianza que tiene desde hace años con el radicalismo de la Ciudad y que, según la Coalición Cívica, se erigió como el principal socio estratégico del PRO en territorio porteño. La ex legisladora no tolera ese acuerdo. Tampoco la confirmación de Cristian Ritondo como jefe del interbloque en Diputados.

Al jefe de Gobierno, esa daga lanzada por la fundadora de la CC, la segunda en 24 horas, volvió a enajenarlo. Pero la onda expansiva alcanzó a toda la coalición opositora. Fue tal el revuelo interno que Yacobitti redobló los esfuerzos para tratar de quedarse con la jefatura del bloque de la UCR en la Cámara baja en desmedro de Mario Negri, asistente de privilegio al agasajo de Open Door. 

Para Carrió, que todavía conserva una centralidad formidable y se regodea con su dedo acusador, lo de estos últimos días fue puro disfrute. También para Macri. No así para Rodríguez Larreta

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba