García Cuerva, duro con quienes politizan la misa: “Es para unir, no para dividir”

García Cuerva, duro con quienes politizan la misa: “Es para unir, no para dividir”

La Iglesia sigue acumulando rechazos a los cánticos contra el gobierno en dos iglesias porteñas. Primero fue el virtual número dos del arzobispado de Buenos Aires, el obispo Gustavo Carrara, quien ofició una de las misas y, si bien se mantuvo al margen, pidió disculpas. Ahora, fue el propio arzobispo, Jorge García Cuerva, quien condenó lo sucedido, al afirmar que la misa “es para unir, no para dividir”.

El domingo pasado en una misa para rezar por Nora Cortiña, la presidenta de Mdres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y del hijo del Premio Nobal de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, recientemente fallecidos, los feligreses comenzaron a corear en un mmento la consigna “La Patria no se vende” para manifestar su oposición al gobierno del presidente Javier Milei.

Fue en la emblemática iglesia de la Santa Cruz, en el barrio de San Cristóbal, dependiente de la congregación de los Padres Pasionistas, donde durante la dictadura se reunían familiares de desaparecidos y se infiltró el capitán de la Marina Alfredo Astíz tras lo cual fueron secuestradas, entre otras, dos monjas francesas.

El viernes, los cánticos se repitieron en otra misa, esta vez en la iglesia Inmaculado Corazón de María, en el barrio de Constitución, en memoria del sacerdote y barrendero Mauricio Silva, precisamente en el Día del Barrendero declarado en su honor, que fue secuestrado, torturado y asesinado en 1977.

En medio de tanta politización, el presidente del Episcopado, el obispo Oscar Ojea, salió a aclarar que la misa que oficiará el miércoles en una parroquia de La Matanza junto a los curas villeros es en reconocimiento a la abnegada tarea de las cocineras de los comedores populares y “no contra algo o contra alguien”.

Más aún: Ojea dijo que no piensan “invitar a ningún político porque no queremos que algo tan propio del ser humano, que no pertenece a ningún sector político en particular, sea usado de ningún modo; estamos hablando de algo superior que tiene que ver con la comida que necesitamos todos, tengamos la ideología que tengamos”.

A su vez García Cuerva afirmó que "la misa es algo sagrado porque está en las entrañas más profundas de la fe de nuestro pueblo. Aquí venimos a alimentarnos de unidad, de fraternidad, de paz. Por eso no está bueno usar la misa para dividir, para fragmentar y partidizar. No está bueno usarla para que terminemos separados como hermanos”,

Durante una homilía en una misa en la parroquia San Ildefonso, del barrio de Palermo, señaló que “tampoco está bueno contar con la buena fe de quienes participan de la eucaristía o de los sacerdotes a los que se invita a presidirla para que después pase lo que ha pasado en estos días, como le ha pasado a monseñor Gustavo Carrara".

"Como celebrante principal asumo la responsabilidad, y pido humildemente disculpas al que pudiera sentirse ofendido por el mismo", había dicho Carrara en un comunicado.

Subir