Últimas noticias de Argentina

Falleció por coronavirus el cuarto docente porteño: harán un «bocinazo» para que Larreta cuide la «vida»

Mientras que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insiste con la presencialidad de los alumnos en las aulas al afirmar que no tiene «dudas» de que «los chicos tienen que estar en las escuelas con la situación sanitaria actual» en la Ciudad ante la pandemia del coronavirus, distintas familias realizarán este viernes, a las 18, un bocinazo en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad para exigirle que tome las medidas necesarias para cuidar la educación, la salud y la vida.

Con consignas tales como «No expongan a nuestros hijos al virus”, “sin vida no hay clases” y “necesitamos medidas que nos cuiden”, distintas familias de la Ciudad de Buenos Aires se autoconvocaron por medio de las redes sociales para exigirle al jefe de Gobierno porteño que reconsidere la medida implementada en la Ciudad de Buenos Aires para que los alumnos tengan clases presenciales en las escuelas en medio de la crisis sanitaria actual.

Mientras se tienden puentes subterráneos con Nación, Larreta busca consenso para nuevas restricciones

Usando barbijo, las familias se movilizarán en autos, motos o bicicletas para respetar el distanciamiento social. En este contexto, este viernes murió por coronavirus Marcelo Mendoza, un trabajador de la educación que ejercía como preceptor del colegio CENS N°62. Tenía 55 años, era padre de siete hijos y se tomaba tres colectivos por día para llegar a la escuela.

Se trata de la cuarta muerte de un trabajador de la educación por coronavirus a a dos meses meses del inicio de las clases presenciales. La muerte ocurrió tres semanas después de haber arrojado resultado positivo de Covid. La pérdida de Marcelo se suma a las de Jorge Langone, de la E.T N° 13 DE 21, de Lugano; la muerte del auxiliar Juan Carlos Ramírez, de la escuela 21 del distrito escolar 3; y la de Marcelo Becker, maestro de enseñanza práctica de la Escuela Técnica N° 35.

Los cuatro fallecimientos de los trabajadores de la educación ocurrieron en tan sólo tres semanas y a dos meses de haber comenzado las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires. «Con la situación sanitaria que tenemos hoy, no hay dudas de que los chicos tienen que estar en las escuelas», aseguró Rodríguez Larreta, en contraposición con las medidas dictadas por el Gobierno nacional a través del DNU 241/2021 que dispuso medidas restrictivas.

La medida del gobierno nacional busca contener el crecimiento exponencial de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Sin embargo, el funcionario de la Ciudad de Buenos Aires reafirmó la medida implementada en los barrios porteños para que los alumnos tengan clases presenciales en las escuelas, basada en un fallo de la justicia local que dio lugar a un pedido de un grupo autoconvocados de padres.

Médicos desde la trinchera: «No sabemos en dónde están las camas libres de las que habla la Ciudad»

El fallo fue rechazado por la justicia federal hasta tanto la Corte Suprema de Justicia se pronuncie. El Gobierno porteño había pedido a la Corte Suprema de Justicia, apenas conocido el DNU del Poder Ejecutivo nacional, que declare la inconstitucionalidad de la medida específica que tiene que ver con la suspensión de las clases.

La suspensión de las clases por 15 días, hasta el 30 de abril, incluye a la Ciudad de Buenos Aires y al área metropolitana de la provincia de Buenos Aires, que es donde mayor cantidad de casos se registraron en las últimas semanas, con riesgo de que no alcancen las camas de terapia intensiva para la internación de pacientes frente a la creciente demanda tras el inicio de lo que se llama la segunda ola de la pandemia.

Sin embargo, Rodríguez Larreta insistió con que «las condiciones están dadas en la Ciudad de Buenos Aires para la presencialidad» en las aulas. En ese marco, llamó a «dejar de lado las diferencias» que existen en torno a este tema, al participar del ciclo de charlas organizado por la Fundación Mediterránea. «El desafío es dejar de lado las diferencias. La pandemia nos dio la oportunidad de trabajar juntos. Yo siempre voy a estar del lado del diálogo», manifestó el alcalde porteño.

En ese sentido, afirmó que la dirigencia política debe «sentarse a hablar francamente porque los enfrentamientos, las chicanas políticas y la grieta no funcionan» y agregó que «con la grieta, por ahí, se puede ganar una elección, pero después es imposible gobernar» y adelantó que si bien su «ámbito natural» es la Capital Federal, va a «colaborar en las próximas elecciones» legislativas «en cualquier lugar del país».

A pesar de esto, evitó referirse a su candidatura presidencial en 2023, no obstante dijo tener «vocación política» desde que nació y agregó: «el lugar en particular mío, lo veremos». Cabe destacar que ayer, Rodríguez Larreta restringió en las clínicas públicas y privadas de la Ciudad de Buenos Aires las operaciones quirúrgicas que no sean de urgencia durante los próximos 30 días.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba