Últimas noticias de Argentina

«Es un debate que está abierto, imposible de parar»

En el cierre de su gira por EE.UU. el Presidente aseguró que esa alternativa no forma parte de su agenda, pero aceptó el reclamo alentado por los gobernadores del oficialismo.

Antes de terminar su gira de 96 horas en los Estados Unidos, el presidente Alberto Fernández esquivó una definición sobre la posibilidad de suspender las PASO en 2023, una alternativa que empujan los gobernadores del peronismo y que preocupa a la oposición.

«No estoy pensando ni en las PASO, ni en reelecciones, ni en cuál es la coyuntura política y personal, ni de mi espacio político. Estoy pensando en cómo sacar adelante los problemas que tenemos y son muchos y todos los días se agravan, porque el mundo cada día está más difícil. La verdad es que yo tengo otras prioridades hoy en día», sentenció Fernández durante una conferencia de prensa en su escala en Houston, Texas.

Así, el mandatario se refirió al pedido alentado por un grupo de gobernadores del oficialismo sobre el que se pronunció también el martes el bonaerense Axel Kicillof. «Es un debate que se está dando y hay que escucharlo en detalle», había dicho el gobernador de Buenos Aires.

El presidente Alberto Fernández, durante su presentación en Houston ante empresarios del petróleo. FOTO Presidencia.

Desde el Ejecutivo intentaron en las últimas horas frenar las especulaciones para suspender las primarias. El Presidente aludió a las palabras de Kicillof, con quien estuvo reunido la semana pasada en la Casa Rosada, aunque aseguró no haber conversado de ese tema. «La verdad es que, como bien dijo Axel, es un debate que está abierto. Además ustedes hablan todos los días, así que es un debate que esta abierto, imposible de parar. No quiero opinar de eso. Estoy con mi cabeza puesta en otra cosa”, contestó ante la consulta de Clarín.

Aunque el Presidente no cerró la posibilidad de manera tajante, hoy esa alternativa no forma parte su agenda. A nivel provincial ya se suspendieron las primarias en Salta y San Juan, mientras en Chubut hubo un acercamiento -luego frustrado- entre el oficialismo y la UCR provincial para que no se realicen, situación que tensionó la sociedad entre el PRO y el radicalismo a nivel nacional.

Fernández escuchó de primera mano el reclamo de los gobernadores, que pasan por Balcarce 50, pero evita ponerse al frente de ese reclamo. Los deja, sin embargo, seguir juntando voluntades en el Congreso. Aunque en el peronismo quieren acelerar la discusión para plasmarla antes de fin de año. Cerca del jefe de Estado, sin embargo, no hablan de plazos y dejan abierta la puerta para una modificación en 2023, durante el año electoral. «La ley no lo impide», afirman.

La postergación del 2021

En efecto, existe el antecedente cercano de la postergación de las primarias el año pasado para evitar que los comicios fueran en el pico de la pandemia. El Presidente también insistió en que no está pensando en su reelección. Sin embargo, en mayo, durante su gira por España había confirmado que pelearía por un segundo mandato. Cuatro días después, ante el escasísimo apoyo de gobernadores y dirigentes del oficialismo, relativizó sus palabras.

En 2020 los mandatarios provinciales del peronismo le habían arrancado la decisión de avanzar con la derogación de la norma instrumentada por primera vez en 2011. Máximo Kirchner, jefe del bloque de diputados del FDT, frenó entonces ese debate.

El presidente Alberto Fernández en Houston, durante una presentación ante empresarios del petróleo. FOTO Presidencia.

El presidente Alberto Fernández en Houston, durante una presentación ante empresarios del petróleo. FOTO Presidencia.

Durante el acto por el Día de la militancia del 17 de noviembre de 2021, frente a una Plaza de Mayo colmada de militancia oficialista -con la excepción de La Cámpora- el Presidente levantó la competencia electoral interna para dirimir las candidaturas. «Mi mayor aspiración es que en 2023 desde el último concejal hasta el Presidente de la República lo elijan primero los compañeros del Frente de Todos», bramó el Presidente en el primera acto de fe oficialista después de la derrota electoral.

Por ese entonces, en el entorno de Fernández imaginaban un empoderamiento presidencial que nunca se produjo; una ilusión que terminó de quebrarse definitivamente con la renuncia de Martín Guzmán y la llegada de Sergio Massa a la conducción del Ministerio de Economía.

En el cierre de listas de las legislativas, Máximo y Cristina Kirchner se quedaron con la lapicera para armar las nóminas del FdT y obligaron a ceder en sus pretensiones a actores disímiles del arco oficialista, como el Movimiento Evita, algunos intendentes y hasta el ministro bonaerense Sergio Berni.

Ahora los gobernadores quieren hacer pesar su poder territorial en los distritos para ungir a sus candidatos en las listas nacionales. También pretenden quedarse con parte de los $ 63 mil millones que figuran presupuestados para 2023 con destino al financiamiento de los gastos electorales.

El argumento económico, en medio del plan de estabilización -el ajuste- instrumentado por Sergio Massa -elogiado por la titular del FMI- cobra sentido. Es el mismo argumento que utilizaba Mauricio Macri antes de dejar el poder.

En el cristinismo y en La Cámpora y también en despachos oficiales admiten lo evidente: la eliminación de las PASO pondrá en aprietos a Juntos por el Cambio, dividido por la puja entre “halcones” y “palomas” de los dos espacios. En la organización que conduce Máximo Kirchner, sin embargo, quedaron descolocados por el plan que empujan los gobernadores, porque complica la convocatoria al diálogo con la oposición que empuja el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro por instrucción de la vicepresidenta

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba