En medio de la incipiente tregua dentro del oficialismo, Cristina Kirchner reaparece en un acto en Avellaneda

La vicepresidenta Cristina Kirchner reaparecera este lunes con un discurso público en un plenario nacional de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), en el corazón del Gran Buenos Aires, dos semanas después del reencuentro con Alberto Fernández que precedió a la salida de Matías Kulfas del gabinete.

Bajo el lema «20 de junio, la vigencia de Belgrano, Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria», uno de sus tópicos predilectos, la ex presidenta se presentará en Avellaneda junto al ministro anfitrión, Jorge Ferraresi, y Hugo Yasky, secretario general de la central obrera y diputado, un evento de especial relevancia para la coalición de gobierno como cada uno de los que participa la vice.

Su última reaparición pública fue el viernes 3, hace más de quince días, en Tecnópolis, en el centenario de YPF, un acto que fue bisagra para la pareja gobernante.

Cristina Kirchner con Alberto Fernández, Sergio Massa y Victoria Tolosa Paz, en Avellaneda en 2021 en la campaña electoral.

No solo porque hacía tres meses que no se hablaban -desde el 1 de marzo, un silencio solo quebrado por un saludo protocolar vía Telegram, el 11 de abril, por el nacimiento de Francisco, el hijo presidencial-, si no después de esa puesta en escena, que incluyó críticas directas de la ex mandataria al vínculo de la Casa Rosada con el Grupo Techint por la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, el Presidente no tuvo más remedio que echar a Kulfas, uno de sus ministros más emblemáticos, por la famosa filtración del off the récord en la que el Ministerio de Desarrollo Productivo deslizó sospechas de corrupción en la obra mencionada en manos de funcionarios K.

Ese viernes, en Tecnópolis, fue la última vez que hablaron Fernández y Kirchner, pero el jefe de Estado buscó, al día siguiente y con la salida del ex ministro, congraciarse con su vicepresidenta.

Las horas que siguieron, hasta que Kulfas atestiguó en la Justicia que no tenía ningún elemento para confirmar irregularidades en la adjudicación de la provisión de los caños para el gasoducto por parte de Techint, estuvieron impregnadas por un clima de tensión puertas adentro que el Presidente trató de apaciguar con el viaje a Los Ángeles y el despliegue de una agenda geopolítica que, según trascendió, cayó bien en la oficina de la vice.

Para ese viaje, el mandatario subió al avión a Sergio Massa, que, como el kirchnerismo, pide «repensar» la gestión. 

La anterior reaparición de Cristina Kirchner, semanas antes del centenario de YPF, también había sido reveladora para el Frente de Todos.

En Chaco, en compañía del gobernador Jorge Capitanich que busca su bendición para postularse a la Presidencia el año próximo, la ex Presidenta desplegó todos sus reproches juntos: planteó que lo que ella hacía era dar un debate interno, minimizó la figura de Fernández, cuestionó en duros términos el rumbo económico y embistió, también con dureza, contra Kulfas y Martín Guzmán, el otro ministro del gabinete más criticado por el kirchnerismo.

Tregua incipiente

Después de esos dos últimos actos de la vice, desde uno y otro bando de la coalición se puso en marcha una tregua interna que por ahora es incipiente pero que tiene cada vez más adeptos, con excepción del Presidente, que se resiste a instrumentar una mesa de discusión nacional.

La semana pasada, por caso, Máximo Kirchner recibió en la sede del PJ platense a dirigentes referenciados en Casa Rosada como Juan Zabaleta, Gabriel Katopodis o Victoria Tolosa Paz, con la excusa del reparto de secretarías del PJ bonaerense.

Los de Obras Públicas y de Desarrollo Social son dos de los ministros que tienen cada vez más interacción con el kirchnerismo, y que reniegan de la decisión presidencial de no habilitar un ámbito de discusión.

Zabaleta, de hecho, estuvo en el despacho de la ex presidenta del Senado hace algunas semanas.

Jorge Ferraresi. Foto Federico López Claro.

Jorge Ferraresi. Foto Federico López Claro.

En ese sentido, la tregua tendrá este lunes en Avellaneda un nuevo capítulo: Ferraresi, uno de los oradores, además de Yasky y de Cristina Kirchner, a cargo del cierre, también entendió la gravedad de la crisis y aplacó su propia pelea interna con el kirchnerismo, en particular con La Cámpora, por el control del distrito. 

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba