En el Senado, el bloque de la UCR diseña una ecuación para descomprimir las internas

Mientras en Diputados el bloque radical cruje, en el Senado el radicalismo también debate -aunque con mayor discreción- su conducción y diseña una ecuación que les pueda garantizar la unidad.

La idea es que el formoseño Luis Naidenoff, sostenido por el sector del jujeño Gerardo Morales, siga al frente de la bancada, pero se desprenda de la jefatura del interbloque de Juntos por el Cambio y le deje esa vocería a Alfredo Cornejo.

Así, el mendocino que salta desde Diputados y dejará de ser el presidente del Comité Nacional este mes seguiría teniendo garantizado un lugar en la Mesa Nacional del espacio. La negociación, sin embargo, está atada al recambio de autoridades del Partido y demás acuerdos.

En Congreso, la presidencia de los bloques cotiza porque desde ahí se gestionan las estructuras y recursos. El jefe de interbloque, en cambio, es la voz política que cierra los debates sintetizando la postura del espacio.

Naidenoff asegura que no le importa perder esa vidriera en la medida de que eso sirva para cerrar un acuerdo amplio dentro del Partido.

«Las vanidades conspiran contra el armado inteligente y maduro que necesitamos y que nos está reclamando la sociedad», sostuvo en diálogo con Clarín.

No sería la primera vez que se rompa la regla tácita de que el jefe del interbloque tiene que ser a su vez el presidente de alguno de los bloques.

Ya ocurrió en 2017, cuando molesto con el gobierno de Mauricio Macri el radical chaqueño Angel Rozas renunció a la presidencia de Cambiemos: se quedó solo con el bloque UCR y en su reemplazo asumió Pedro Braillard Poccard, del PRO.

En la Cámara Alta, la UCR tiene un bloque más grande que el PRO, por eso la jefatura del interbloque les corresponde. Serán 18 senadores radicales frente a 11 del PRO. Uno menos de los esperados, porque la chubutense Edith Terenzi armará un bloque propio provincial con su compañero de boleta del PRO, Ignacio Torres.

De ese total, las cuentas señalan que unos 14 avalaron que Naidenoff siga al frente del bloque. La jefatura del interbloque, igual, puede decidirse después del 10 de diciembre.

La discusión por la primera vicepresidencia

Al radicalismo le corresponde, además, otro lugar de peso en la Cámara: la primera vicepresidencia. En orden de mando es el cuarto lugar después de Cristina Kirchner, la presidenta previsional Claudia Ledesma Abdala y el vicepresidente Maurice Closs.

Actualmente ese lugar es ocupado por Martín Lousteau, representante del sector radical que levanta la bandera de la renovación y está enfrentado a Morales.

Esa fracción desató una sangría en Diputados en su cruzada por desplazar al cordobés Mario Negri de la conducción del bloque, al punto que se espera que se abran de la UCR y armen un bloque propio: «Evolución».

En este contexto, el otro bando radical impulsa a la senadora electa por Santa Fe, Carolina Losada, que llega empujada por el peso de las urnas para ese cargo. «Es un activo importante para recuperar esa provincia», señalan.

Es cierto que la periodista logró en su primera incursión política, y sin apoyo de ningún dirigente nacional, imponerse en las PASO a las listas del radicalismo institucional y del PRO.

Pero también sorprendería que recién llegada al Senado, donde la experiencia pasa facture, ocupe de entrada ese puesto.  

Cerca de Lousteau aseguran que el economista no entrará en discusión ni disputa por ningún cargo e insisten en que lo  que exige no son nombres sino cambios en la forma que se maneja el radicalismo.

Un dato no menor es que Lousteau tiene también su lugar en la Mesa Nacional a raíz de ese cargo jerárquico. Por eso, deslizan que la «vieja guardia» pretende usar a la senadora electa para desplazarlo.

«Martín tiene la legitimidad construida hacia afuera. Si quiere estar en la Mesa Nacional va a estar», aseguran restándole importancia.

En el PRO miran la discusión desde afuera pero coinciden en señalar que el diagrama de la Mesa Nacional está reacomodándose. 

Mientras tanto, en el PRO el jefe de bloque seguirá siendo Humberto Schiavoni, mientras que la porteña Guadalupe Taglaferri, mano derecha del jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta, ocupará la vicepresidencia segunda del Senado, lugar que deja la cordobesa Laura Rodríguez Machado, que vence mandato y salta a Diputados.

.

.

Rafael Correa se reunió con la vicepresidenta en el Senado: "Hay Cristina Kirchner para rato"

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba