Elisa Carrió rompe el frente opositor en Santa Fe por supuestas complicidades con los narcos

En medio de la tensión que aún genera la violencia narco en Rosario, Elisa Carrió anunció este sábado que no formará parte del “Frente de Frentes” que en Santa Fe se formó para enfrentar al peronismo de Omar Perotti al tiempo que denunció «una vieja complicidad» entre sectores de la política y el crimen organizado que «destruyó a Santa Fe».

La referente y precandidata a presidenta por la Coalición Cívica analizó con la ex diputada por Santa Fe Lucila Lehmann la situación que se vive en esa provincia con el avance del narcotráfico y el aumento de la violencia, que en lo que va del año dejó casi 70 homicidios.

“Es imposible integrar el Frente de Frentes y mantener una vieja complicidad que destruyó a Santa Fe, más allá del costo político que haya que asumir”, transmitió Carrió en un breve comunicado.

Fuentes cercanas a la ex diputada nacional justificaron la decisión de no ser parte del frente opositor. «Hasta aquí hicimos el esfuerzo de estar en el Frente de Frentes, más no podemos hacer», indicaron Clarín desde la Coalición Cívica, para insistir en la complicidad de dirigentes locales opositores con el negocio narco y el crimen organizado.

En este contexto, la ex diputada hizo un llamado a «limpiar la Provincia», pero aclaró que «eso no se puede hacer con los mismos que fueron parte de los problemas que hoy tenemos”.

“Estamos abiertos a integrar a todas las personas de buena fe y de principios de todos los espacios, sobre todo los independientes de las pymes, del sector agropecuario y a todos los santafesinos que quieran algo diferente para su provincia», agregó.

La decisión de Carrió puede ser sorpresiva. Es más, desde el propio espacio confiaron a este diario que la líder se lo comunicó este mismo sábado al diputado y presidente del partido Maximiliano Ferraro. Sin embargo advirtieron que la ex diputada ya había denunciado en su momento la supuesta «complicidad» de la dirigencia política y de la policía de Santa Fe con el narcotráfico. Fue cuando apuntó contra el ex gobernador provincial Antonio Bonfatti, referente del socialismo en Santa Fe.

Fue en septiembre de 2016 que Carrió salió a apoyar una investigación de un grupo de dirigentes de Cambiemos, en ese momento, que alertaban sobre una supuesta connivencia entre el poder político, las fuerzas de seguridad y los narcos. «Yo apoyo la denuncia. No hay narcotráfico sin complicidad», había dicho Carrió.

Ahora desde la Coalición Cívica repiten que «Santa Fe está sin salida». Y esto no es sólo por los cuestionamientos que tienen hacia la política del socialismo que gobernó la provincia durante años sino también por la presencia de algunos dirigentes entre los candidatos del Frente de Frentes que según dijeron hasta «entran a la cárcel» a negociar con los narcos.

En su entorno explicaron que Carrió tomó la decisión este fin de semana debido a que vencen los plazos electorales para la presentación de listas y frentes y que la precandidata presidencial comenzará a recorrer Río Negro y Neuquén para acompañar a los candidatos de esas provincias.

«No queremos hacer política con esto porque es una tragedia, pero no podemos estar donde va a seguir la convivencia», remarcaron al menos del entorno de la ex diputada.

Esta ruptura se da a días de la visita de Mauricio Macri a Rosario para presentar su libro Para qué. Justamente, el ex Presidente llegará el lunes a Rosario para hacer campaña con eje en el tema seguridad.

Sin embargo, desde la Coalición Cívica remarcaron que la decisión de bajarse del Frente de Frentes no tiene nada que ver con la visita del máximo referente del PRO y garantizaron que esta decisión no afectará al armado nacional de Juntos por el Cambio.

No obstante, la decisión de la ex diputada de alejarse del Frente al menos sorprendió a los dirigentes del PRO de Santa Fe.

El Frente de Frentes tiene su base histórica en el Frente Progresista, un acuerdo entre el Partido Socialista y la UCR que se debilitó en parte por la puja entre la dirigencia nacional, pero que terminó por cerrarse cuando lo radicales sellaron una estrategia electoral nacional con el PRO.

.