El inesperado cese de 40 asesores del bloque radical mete más tensión en el Senado

En una pelea que parece no tener tregua, cuarenta y pico de asesores del bloque radical del Senado se quedaron sin trabajo en el arranque de este 2022. Eran de planta transitoria. “Algunos estaban hace mucho con nosotros y les faltaba muy poco para jubilarse”, dicen en la bancada de la UCR. «Les cortaron la cabeza», añaden.

En los últimos días se los vio a varios de los cesanteados desfilar por las oficinas de la jefatura del bloque que preside Luis Naidenoff, en el tercer piso del Senado, en busca de una solución. ¿La habrá?

En el radicalismo -y también en el PRO- leen los «rajes» en clave política. Que los despidos fueron hechos por las autoridades de la Cámara alta en medio de la tensión entre el oficialismo y la oposición.


Senadores Luis Naidenoff, jefe del bloque de la UCR, y Humberto Schiavoni, titular de la bancada del PRO. Foto Federico López Claro.

“Acá no hay ninguna coincidencia, fue adrede”, dijo un senador de la UCR que entiende ahora se debe buscar una “salida política”.

“Gratis no iba a ser”, se lamenta otro radical en referencia a que la oposición buscó a fines del año pasado que la última sesión (por Bienes Personales) se cayera por falta de quórum y a que después Juntos por el Cambio la judicializó con la presentación de un amparo.

A ese escenario de tensión se le suma la disputa por el control de las comisiones del Senado.

Cristina Kirchner construyó una nueva mayoría y se propone, en caso de que no haya acuerdo político, con dejar la presidencia de todas en manos del oficialismo y sus aliados.

“Reglamentariamente nada lo impide, pero sería algo completamente inédito que lo único que haría es que la relación entre el oficialismo y la oposición sea todavía más complicada”, advierte un senador de JxC.

Bronca por WhatsApp

La semana pasada, en el WhatsApp de los senadores de JxC varios manifestaron su bronca con la amenaza de Cristina de ir por todas las comisiones.

La que viene hay prevista una reunión entre Luis Naidenoff y el jefe del FdT, José Mayans.

La oposición buscará conservar las comisiones que controló hasta el año pasado. Asoma difícil: seguro perderá al menos la de Salud, hasta ahora en manos del radical jujeño Mario Fiad, un senador alineado con el gobernador Gerardo Morales.

A la comisión de Salud se la tienen apalabrada en el Frente de Todos al tucumano Pablo Yedlin, quien juró como senador en diciembre pasado e integra el esquema político del jefe de Gabinete Juan Manzur.

Alfredo Cornejo, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio. Foto Ignacio Blanco / Los Andes

Alfredo Cornejo, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio. Foto Ignacio Blanco / Los Andes

Otro tema que tensiona la relación entre las bancadas es la falta de interlocutores (entre jefes de bloques no se contestan llamadas, según las quejas que se escuchan) y el duro perfil de algunos senadores opositores recién llegados a la Cámara alta.

En la oposición insisten con que el mayor problema es que el oficialismo «no admite que perdió las elecciones» legislativas del año pasado.

«En diciembre lograron un quórum trucho con (la senadora por La Rioja) Clara Vega», señala un referente de JxC, en referencia a que la sesión arrancó después de la media hora que indica el reglamento para su inicio.

Vega entró al Senado por una boleta de Cambiemos pero se mantuvo hasta ahora en un monobloque. En la oposición ya la cuentan como aliada del oficialismo.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba