El hijo del contador de un poderoso narco de Rosario fue contratado por un juez federal en su juzgado

El hijo del contador de un poderoso narco de Rosario fue contratado por un juez federal en su juzgado

El hijo de un contador involucrado en la validación de actividades comerciales para las empresas de Esteban Alvarado, uno de los principales criminales narco de Rosario, trabajó desde 2017 hasta el mes pasado en el juzgado federal Nº 4 de Rosario, bajo la supervisión del juez Marcelo Bailaque. Actualmente, Bailaque enfrenta un procedimiento disciplinario en el Consejo de la Magistratura de la Nación, acusado de obstaculizar una investigación contra Alvarado.

La maniobra genera sospechas, ya que Bailaque se encuentra bajo investigación por supuestamente favorecer a Alvarado, una acusación que él niega.

Esteban Alvarado, uno de los más conocidos narcotraficantes de Rosario.

En 2013, el juez Bailaque rechazó una solicitud de intervenciones telefónicas dirigidas al grupo de Alvarado, solicitada por fiscales federales que ya asociaban al grupo con el tráfico de drogas. Además, hay rumores de que el contador, Gabriel Mizzau, manejaba las finanzas personales del juez. El hijo de Mizzau, Sebastián, es quien trabajaba en el juzgado.

En febrero de 2019, Alvarado fue condenado por el asesinato de un prestamista, resultando en una sentencia de cadena perpetua. También se le condenó por asociación ilícita, utilizando empresas legales para financiar actividades delictivas. Una de estas empresas, Logística Santino SRL, estaba dedicada al transporte de carga y tenía como socia principal a Rosa Capuano, esposa de Alvarado.

La conexión personal entre el contador y el juez

En junio de 2019, durante una audiencia en el Centro de Justicia Penal de Rosario, el fiscal Luis Schiappa Pietra destacó los negocios ilegales de Alvarado a través de Logística Santino. Gabriel Mizzau era el contador que firmaba los estados financieros de la empresa. Según el Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe (MPA), Mizzau también gestionó la habilitación municipal para el geriátrico Sagrado Corazón de María SRL, otra empresa vinculada a Alvarado.

ESteban Alvarado, narco rosarino. Foto: Emmanuel FlaxESteban Alvarado, narco rosarino. Foto: Emmanuel Flax

Sebastián Mizzau, hijo de Gabriel Mizzau, ingresó en 2017 al juzgado federal de Marcelo Bailaque sin necesidad de concurso, favorecido por la relación de amistad entre su padre y el juez. Trabajó allí hasta el mes pasado, cuando fue promovido al Tribunal Federal Oral 3 de Rosario.

Aunque ni Gabriel Mizzau ni su hijo han sido acusados de irregularidades, el vínculo familiar y laboral ha generado controversia en los círculos judiciales de Rosario, especialmente dado el sumario disciplinario que enfrenta Bailaque.

En 2022, Alvarado fue condenado a 15 años de prisión por narcotráfico en Rosario. Bailaque, en su defensa ante el Consejo de la Magistratura, subrayó que fue él quien procesó a Alvarado y llevó el caso a juicio. No obstante, el nexo de Alvarado con un cargamento de drogas fue revelado durante una investigación paralela en la Justicia de Santa Fe por el asesinato del prestamista Lucio Maldonado, donde salieron a la luz las empresas de Alvarado.

Bailaque defendió su actuación, afirmando que aprobó la mayoría de las medidas solicitadas en 2013, salvo cuando carecían de fundamento adecuado. Sostuvo que los fiscales no apelaron sus decisiones.

El sumario disciplinario se centra en la negativa de Bailaque en 2013 a conceder tres solicitudes de intervención telefónica presentadas por los fiscales Marcelo Di Giovanni y Santiago Marquevich en causas contra Alvarado. Las autorizaciones se concedieron 11 meses después. Emilio Lencina, jefe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que realizó los informes contra Alvarado, testificó que la demora era incomprensible. Bailaque argumenta que actuó conforme a su rol de juez de Garantías, evaluando la solidez de las solicitudes.

En la sentencia de 2022 contra Alvarado del Tribunal Federal Oral 2 de Rosario, se menciona que Logística Santino, empresa de la esposa de Alvarado, contaba con el asesoramiento financiero de Gabriel Mizzau, cuyo hijo trabajó en el tribunal de Bailaque desde 2017.

Subir